Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

López Murphy sobre salario, desempleo e inflación (2)

with 6 comments

En la primera parte de esta nota (ver aquí) hicimos una crítica específica a la posición del economista López Murphy sobre el rol del desempleo en el control de los salarios, y la inflación. Debido a la forma en que se está establecida esta idea, y su conexión con algunas de las tesis centrales del marxismo, y de los poskeynesianos, desarrollamos ahora la cuestión en un marco que excede en mucho el argumento específico de LM. Particularmente nos interesa destacar el contenido político de las formulaciones actuales del mainstream nuevo keynesiano, y las alternativas desde el poskeynesianismo y el marxismo. Lo que presento en esta parte de la nota es material estándar de los cursos habituales de la macroeconomía universitaria, y también lo que sustenta las políticas de los bancos centrales de la mayoría de los países adelantados.

Expectativas racionales y dinero neutral

El planteo del Friedman y Phelps delos años 1960 y 1970 sostenía que si bien en el corto plazo las políticas de estímulo monetario pueden aumentar el nivel de empleo en el corto plazo, en el largo plazo la tasa de desempleo vuelve a su nivel “natural”, quedando como saldo solo un mayor nivel de inflación. En otros términos, en el largo plazo la curva Phillips es vertical, aunque en el corto plazo los monetaristas admitían que podía reducirse el desempleo por debajo de la tasa natural. Según Friedman, ante el estímulo monetario de la demanda y el aumento de los salarios nominales, los trabajadores incrementan su oferta de trabajo (pensando que aumentan los salarios reales). Sin embargo, cuando se dan cuenta de que sus salarios reales no aumentan (dada la suba de los precios), se vuelve al nivel de desempleo “natural”. De esta manera quedaba todavía un resquicio para argumentar a favor de políticas estatales de estímulo con vistas al corto plazo. Pero entonces los teóricos de las expectativas racionales (Lucas, Sargent; para una crítica, aquí), corrigieron el planteo de Friedman: dado que los agentes forman sus expectativas utilizando toda la información disponible, cuando el gobierno quiere aumentar el empleo inyectando dinero, los individuos (aquí no hay clases sociales) inmediatamente sacan la conclusión de que el estímulo solo generará aumento de precios. Por lo tanto, aumentan los salarios (la expectativa racional de inflación forma parte de la ecuación que determina los salarios), y por consiguiente aumenta también el nivel de inflación, sin que se afecten el ingreso real y el empleo siquiera en el corto plazo. El dinero, en este enfoque, es completamente neutral, tanto en el corto como en el largo plazo.

La NAIRU y los nuevos keynesianos

Si bien buena parte del planteo monetarista y de expectativas racionales fue incorporado por el mainstream, en este hoy prevalece la idea de que existen imperfecciones en los mercados, y que el dinero no es neutro en el corto plazo. Es el consenso nuevo keynesiano. Las políticas monetarias de la “gente seria”, que reivindica LM, tienen anclaje en este pensamiento.

A partir de la tasa natural de desempleo, de Friedman, los nuevos keynesianos (Blanchard, Mankiw, Ball, Romer, Stiglitz, Taylor, entre otros) desarrollaron la tesis de la NAIRU (Non-Accelerating Inflation Rate of Unemployment). La NAIRU comúnmente se toma como sinónimo de la tasa natural de desempleo, pero su fundamento es algo distinto, como subrayan algunos poskeynesianos. Es que el marco conceptual de Friedman es un mercado walrasiano, en el cual la tasa natural es aquella hacia la cual gravita espontáneamente el desempleo.

Según este enfoque, los trabajadores eligen la combinación entre el ocio (valorado positivamente) y la renta que deriva del trabajo (un mal) que les proporcione la mayor satisfacción. Por lo tanto, para los monetaristas, el desempleo es un resultado de las decisiones de los trabajadores, aun cuando la teoría admite que existen algunas imperfecciones en los mercados, variaciones estocásticas de la oferta y la demanda, o que hay costos por reunir información sobre vacantes de puestos laborales. La NAIRU con la que operan los nuevos keynesianos, en cambio, tiene su fundamento en las instituciones del mercado laboral, así como en los procedimientos mediante los cuales las empresas fijan los precios. Se sostiene que entre los trabajadores y los empresarios existe una negociación conflictiva para el establecimiento de los salarios, y que los salarios no son plenamente flexibles, ya sea por la duración de los contratos, o porque las demandas salariales dependen de la tasa a la que aumentaron los salarios en el pasado reciente, o por algún otro factor. Por otra parte, se supone que las empresas poseen un poder de mercado que depende de la elasticidad de la demanda, y que fijan los precios recargando sobre los costos salariales un mark up que está determinado por ese poder de mercado.

La idea entonces es que cuando el desempleo está por debajo de la NAIRU, las demandas por salarios reales de los trabajadores son superiores a lo que las empresas están dispuestas a otorgar a los precios y expectativas prevalecientes. Esta incompatibilidad entre las aspiraciones salariales y los planes de precios de las empresas se resuelve entonces en una espiral inflacionaria en la que ni los trabajadores ni las empresas obtienen lo que quieren. En consecuencia la inflación será superior a la esperada; lo que dará lugar a una inflación esperada mayor para el futuro, lo que generará nuevos aumentos de la tasa de inflación. Por lo tanto, una inflación estable -esto es, en un nivel igual al de la expectativa de inflación- solo se alcanza cuando el desempleo se eleva hasta la NAIRU (veáse, por ejemplo, Stiglitz, 1997).

Por otra parte, los nuevos keynesianos sostienen que puede haber diferentes rigideces, por ejemplo, debido a los costos de las empresas para ajustar los precios. Por lo tanto, los nuevos keynesianos admiten que en el corto plazo el dinero puede no ser neutral y la demanda puede afectar el nivel de empleo. Sin embargo, a fin de que no se produzca una aceleración de la inflación, en el largo plazo el promedio de la tasa de inflación esperada debe ser igual al promedio de la inflación real (por expectativas racionales); y el promedio del desempleo real debe ser igual a la tasa natural de desempleo, o a la NAIRU. Puede verse entonces que este consenso keynesiano es más bien monetarista en su enfoque del largo plazo.

Una NAIRU variable

En un principio, el nuevo keynesianismo sostuvo que la NAIRU era estable. Sin embargo, los modelos de los años 1980 o inicios de los 1990 no podían explicar las relaciones entre las tasas de inflación y el desempleo en Europa y EEUU. Por ejemplo, entre 1980 y 1987 hubo un significativo aumento del desempleo en Gran Bretaña, Francia y Alemania que no fue seguido por un período de caída de las tasas de inflación, como hubiera predicho una única NAIRU. De ahí que los nuevos keynesianos incorporaron otros efectos, entre ellos, la llamada histéresis (véase Blanchard y Summers, 1986), para describir la dependencia de la NAIRU de su trayectoria a lo largo del tiempo, y dar cuenta del caso europeo. En un caso típico de histéresis los trabajadores que tienen empleo y negocian sus salarios están preocupados por conservar su trabajo, pero no se preocupan de los desempleados. De manera que se puede mantener un nivel de desempleo porque los salarios no bajan. Además, si se produce un shock adverso (tales como un aumento de los precios del petróleo, caída de la productividad, aumento de impuestos) y con salarios rígidos, aumenta el desempleo. La razón de nuevo es que los salarios se mantienen rígidos porque los trabajadores empleados negocian sus remuneraciones sin tener en cuenta a los que perdieron el empleo. En esa coyuntura, no hay ninguna fuerza que impulse a la situación previa al shock negativo. Blanchard y Summers planteaban que por el fenómeno de histéresis también podían explicarse altas tasas de desempleo en otros períodos históricos.

Por otra parte, en EEUU la NAIRU estaba bajando desde mediados de los años 1980. Como señaló Gordon (1999), a mediados de los 1990 la tasa de desempleo estaba por debajo del 6%, en tanto la inflación se había desacelerado notablemente entre 1994 y 1998. Esa situación contrastaba fuertemente con la aceleración de la inflación que se había producido a fines de la década de 1980, la última vez en que la desocupación había bajado del 6%. De manera que en los 1990, y luego más todavía en 1998, la FED pudo bajar la tasa de interés en paralelo a una baja inflación. Según Gordon, la NAIRU había bajado del 6,2% en 1990 al 5,6% en 1996.

Las explicaciones de esta caída de la NAIRU fueron de diverso tipo. Así, se sostuvo que con las crisis asiáticas EEUU se había convertido en refugio de capitales, por lo cual se había apreciado el dólar y bajado los precios de los productos importados, así como las tasas de interés. También se apuntó a la debilidad de los sindicatos, la disminución del salario mínimo, la mayor inseguridad en el trabajo, el aumento de los trabajadores temporarios y cambios demográficos. Otra explicación fue por cambios de la productividad y la no adecuación de los salarios a esos cambios. Así, se sostiene que en los 1970 los salarios crecieron a pesar del estancamiento de la productividad; y en los 1990 habría sucedido lo contrario: el aumento estuvo por debajo del crecimiento de la productividad. Lo cual equivale a un desplazamiento descendente de la curva de oferta de trabajo, provocando la caída de la NAIRU (para un resumen de estas posturas, véase Ball y Mankiw, 2002). Otra tesis fue que en EEUU también hubo histéresis, aunque en sentido inverso a lo que sucedía en Europa en los 1980, dando como resultado una caída de la NAIRU.

Como resultado de estas discusiones, además de reconocerse que no había una única NAIRU, tuvo que admitirse que al introducirse más factores en la determinación de la NAIRU surgían muchos problemas para su medición. Así, Staiger, Stok y Watson (1997), analizando datos para EEUU entre 1955 y 1994, encontraron que si bien había una relación negativa entre tasa de desempleo y tasa de inflación, surgía una “considerable ambigüedad acerca del valor preciso de la NAIRU” (p. 193). Por ejemplo, a lo largo de esas cuatro décadas un desempleo en el rango del 5 al 6 por ciento podía haber estado asociado tanto a un subsecuente aumento de la inflación, como a su disminución. Más en general, señalaban que la medición de la NAIRU era imprecisa tanto si se la medía como una constante, como un paseo aleatorio no observado, o como una función cambiando lentamente con el tiempo. También Ball y Mankiw reconocieron que “la NAIRU es difícil de medir, en gran medida porque varía con el tiempo. La economía experimenta muchos tipos de shocks que influencian la inflación y el desempleo. A la luz de este hecho, sería notable que fuera fácil de medir el nivel de desempleo consistente con una inflación estable” (p. 134).

En cuanto a las políticas económicas, la NAIRU subyace a las políticas de “objetivo de inflación” que implementan los bancos centrales, que consisten, en lo básico, en controlar la inflación a partir del manejo de la tasa de interés. Si la inflación real se ubica por encima de la llamada inflación objetivo (2% según la regla Taylor), el Banco Central aumenta la tasa de interés, a fin de moderar la demanda (reducir la brecha entre el producto efectivo y el potencial), y por ese lado disminuir el empleo y en consecuencia las presiones sobre los precios. En otros términos, el Banco Central controla la demanda a través de la tasa de interés, a fin de que el desempleo coincida con la NAIRU. Esto en el corto plazo, porque para el mediano o largo plazo la NAIRU está determinada por factores que tienen que ver con las condiciones del mercado laboral. De ahí que las recomendaciones de los nuevos keynesianos de política práctica sean, en los hechos, coincidentes con las de los monetaristas. Los fundamentos teóricos del asunto pueden ser frágiles, pero las conclusiones políticas se presentan como ineludibles: medidas tales como flexibilizar el trabajo y debilitar el poder sindical, siguen considerándose esenciales para el largo plazo. Por eso se puede afirmar que los nuevos keynesianos mantienen el contenido esencial de las políticas monetaristas originarias.

El grano de verdad en la NAIRU

A pesar de las imprecisiones en su medición, y las dificultades para definirla, se puede decir que en la noción de la NAIRU que defiende el mainstream existe un “grano de verdad”, que es la admisión de que el desempleo actúa como un factor de control y represión de los salarios. En palabras de Blanchard y Summers, “es el miedo a perder el empleo por parte de los trabajadores corrientes… lo que restringe las demandas salariales” (p. 58). Veremos luego que, si bien desde un marco conceptual opuesto, el marxismo conecta con esta idea. Y también el enfoque de los poskeynesianos (lo tratamos en la próxima parte de la nota) tiene un punto de contacto con la NAIRU de los nuevos keynesianos. Lo cual pondrá en evidencia, una vez más, que la NAIRU no tiene nada de “neutral”, en lo que respecta a la política y el conflicto de clases.

Bibliografía citada:
Ball, L. y G. Mankiw, “The NAIRU in Theory and Practice”, Journal of Economic Perspectives, vol. 16, pp. 115-136, 2002
Blanchard, O. y L. Summers (1986): “Hysteresis and the European Unemployment Problem”, The NBER Macroeconomics Annual 1986, vol. 1, pp. 15-90.
Gordon, R.(1999): “Foundations of the Goldilocks Economy: Supply Shocks and the Time Varying NAIRU”, Northwerstern University – NBER, http://economics.weinberg.northwestern.edu/robert-gordon/337.pdf.
Staiger, D.; J. Stock y M. Watson (1997): “How Precise Are Estimates of the Natural Rate of Unemployment?”, C. Romer y D. Romer (eds.) Reducing Inflation: Motivation and Strategy, pp. 195-246.
Stiglitz, J. (1997): “Reflections on the Natural Rate Hypothesis”, Journal of Economic Perspectives, vol. 11, pp. 3-10.


Descargar el documento:
[varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como]:
“López Murphy sobre salarios, desempleo e inflación (2)”

Written by rolandoastarita

18/09/2014 at 11:52

Lógica del capital y crítica marxista (4)

with 14 comments

Las partes anteriores de esta nota aquí, aquí y aquí.

El discurso posmoderno post caída del Muro

Los críticos de la tesis de la lógica del capital sostienen que no existe centralidad del trabajo asalariado, ni leyes objetivas de la dinámica capitalista. Ya hemos discutido teóricamente estas cuestiones. Sin embargo, las diferencias no deben ser dilucidadas solo a nivel teórico, sino también en relación a datos y hechos. La pregunta entonces es acerca de la capacidad que ha tenido la tesis “no hay leyes ni lógica del capital” para explicar, o prever, las tendencias del desarrollo económico y social de las últimas décadas.

En este punto tengamos presente que el posmodernismo tomó vuelo con sus pronósticos sobre lo que venía luego del derrumbe de la URSS, la desarticulación de los llamados Estados de bienestar, en Occidente, y el arranque de la globalización. Por aquellos años los posmodernos plantearon que con la caída de los regímenes stalinistas, y el fin del fordismo -producción y consumo de masas, trabajo alienante en las líneas de montaje, cultura conformista, control sindical y estatal- se abría una era de expansión de la diferencia, de construcción libre de las identidades, de exaltación de la particularidad y desarrollo de las personalidades. Según esta visión, la posmodernidad consumista llevaría a ofrecer a cada uno la mercancía adecuada, en tanto que en los lugares de trabajo se impondrían los horarios flexibles, los equipos de trabajo participativos y creativos, y la especialización no alienante. Las relaciones de producción capitalista serían flexibilizadas en sentido libertario y democrático, y la sociedad sería abierta y plural, dando lugar a un individuo “liberado del corsé autoritario” y focalizado en el placer y el cuidado del cuerpo y la mente.

Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

11/09/2014 at 10:32

López Murphy sobre salario, desempleo e inflación (1)

with 37 comments

En una polémica realizada ayer en un programa de TV con Jorge Altamira, dirigente del Partido Obrero, el economista de derecha López Murphy reivindicó las políticas de los bancos centrales de los países desarrollados de control de la inflación, que han venido aplicándose en las últimas décadas. Si bien las mismas tienen como punto axial la idea de que una elevada tasa de desempleo da lugar a una baja de la tasa de inflación, se combinan sin embargo con la tesis de que la inflación es, en lo esencial, un fenómeno monetario (esto es, un resultado de una excesiva emisión monetaria). En el curso de la polémica, JA señaló, correctamente en mi opinión, el carácter ideológico del planteo de LM; con esto quiso decir que no tiene un fundamento científico, sino está basado en la defensa de los intereses del capital en general. LM defendió su posición presentándola como “natural y lógica”, prácticamente como si se tratara de un hecho técnico; la naturalización pasa por el argumento de “la aplican los países serios”.

Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

05/09/2014 at 13:31

Campaña internacional en defensa de delegados obreros

with one comment

El Gobierno de Cristina Kirchner presentó recientemente una denuncia penal contra delegados gremiales del ferrocarril Sarmiento, y pidió su desafuero sindical. Por esta vía intenta acabar con una conducción sindical de larga trayectoria en defensa de los trabajadores. Este ataque se inscribe en una política más amplia, de corte represivo, que acompaña el programa económico en curso, de “ajuste” sobre los salarios y los ingresos en general de la población trabajadora.
En respuesta, se ha lanzado una campaña internacional en defensa de los delegados del ferrocarril Sarmiento, en base al texto que reproduzco a continuación.

                               

                                   ¡No al pedido de desafuero de los ferroviarios combativos!
                                                   ¡No a la criminalización de la protesta!

“En Argentina, luego de la exitosa huelga general del 28 de agosto, el ministro de Transporte e Interior, Florencio Randazzo, presentó una denuncia penal y pidió el desafuero sindical (quitarle sus cargos legalmente) contra varios delegados ferroviarios del ramal Sarmiento. Su intención es descabezar al Cuerpo de Delegados y el sindicato, encabezado por Rubén “Pollo” Sobrero, que lucha y defiende los derechos de los trabajadores y viene enfrentando las mentiras de la famosa “revolución ferroviaria” del gobierno.
Sin pruebas, se acusa a los delegados Mónica Schlottauer, Edgardo Reynoso, Luis Clutet y Rubén Maldonado, y al compañero Julio Capelinsky -del sector limpieza-, por un supuesto “atentado” contra los trenes. Nada más falso. El supuesto “atentado” consistiría en residuos de basura en un vagón, según fotos mostradas por el gobierno. Una tremenda ridiculez.
Es una acusación falsa con el objetivo de intimidar a los que luchan y a dirigentes que no se venden, intentando tapar que hubo un gran paro nacional.
Esta falsa acusación es parte de una política del gobierno nacional de criminalizar la protesta, como ocurre en otros países. De esa forma el gobierno, por ejemplo, avaló la condena a cadena perpetua de trabajadores petroleros de la localidad de Las Heras. Ya existe una campaña internacional por la absolución de los petroleros de Las Heras. En el país existen cerca de 6.000 luchadores procesados por diversas protestas. Hace un tiempo atrás el gobierno acusó al dirigente ferroviario “Pollo” Sobrero de quemar trenes con una causa judicial falsamente armada. Tuvieron que retroceder y sobreseerlo porque no había ninguna prueba. Ahora vuelven a hacer lo mismo.
Repudiamos esta actitud anti sindical del gobierno de Argentina contra delegados y dirigentes sindicales que luchan y no responden a sus dictados.
Está en curso una campaña internacional en defensa de los ferroviarios. Llamamos a la más amplia unidad y solidaridad de sindicatos, organizaciones estudiantiles, vecinales, de derechos humanos, personalidades, legisladores y partidos políticos.

¡No a la criminalización de la protesta! ¡No al desafuero de los delegados ferroviarios combativos de Argentina!

Enviar pronunciamientos por mail

Nos pronunciamos contra el pedido de desafuero a los delegados Mónica Schlottauer, Edgardo Reynoso, Luis Clutet y Rubén Maldonado, y al compañero Julio Capelinsky -del sector limpieza- del ramal Sarmiento del Ferrocarril porque consideramos que es una forma de criminalización de la protesta,

Nombre y apellido ciudad y país organización cargo (sindical u otro)
mail a monicaireinoso@gmail.com

 

Descargar el documento:
[varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como]
“Campaña internacional en defensa de delegados obreros”

Written by rolandoastarita

04/09/2014 at 10:05

Lógica del capital y crítica marxista (3)

with 24 comments

Tercera parte de la nota; las anteriores, aquí y aquí.

 “No hay núcleo unificador”

Una de las cuestiones centrales en que nos oponemos los que sostenemos que existe una lógica del capital y los críticos de esta tesis, es acerca de si hay una relación social núcleo, unificadora de la formación social. En este respecto, el crítico de la lógica del capital sostiene que la realidad social contemporánea no tiene un núcleo que sea conocible, y que incluso no tiene importancia que sea conocible porque, de todas maneras, no existe núcleo alguno. En consecuencia, la realidad es fragmentada: cada instancia -la política, la economía, lo institucional, la cultura, las ideas morales, la ideología, etcétera- es autónoma con respecto a las otras, y tiene el mismo poder explicativo acerca de la evolución social. Por eso, ni discute siquiera cuál puede ser la relación central; no tiene objeto analizar si la contradicción central es “imperio – nación” o “capital – trabajo” ya que la misma formulación de algún eje ordenador carece de sentido. Más aún, ni siquiera es conocible. Por lo tanto, la suma de “realidad no conocible” y “fragmentación” de instancias a igual nivel da como resultado un enfoque afín al pensamiento posmoderno. En particular, porque se rechaza la idea de que la economía es el ámbito central de las contradicciones sociales, y que la clase obrera es el sujeto social fundamental enfrentado a la clase capitalista (puede verse esta posición en Omar Acha, citado en la segunda parte de esta nota).

Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

02/09/2014 at 11:24

Lógica del capital y crítica marxista (2)

with 3 comments

Segunda parte de la nota iniciada aquí.

Más sobre leyes objetivas y determinación

Al tratar la lógica del capital, y la existencia de leyes sociales objetivas, aparece de manera repetida la cuestión de la “determinación”. Los críticos de la tesis de la lógica del capital hacen todo un mundo de la crítica al “determinismo”, y en particular, al “determinismo económico”. A este fin, construyen un muñeco de paja: reducen todo determinismo al determinismo unidireccional y mecánico, para concluir que la determinación es propia de un marxismo “dogmático y cerrado”.

La realidad sin embargo es que la determinación juega un rol central en las ciencias sociales. Por supuesto, es fácil acordar en que las determinaciones que son propias de la mecánica clásica (del tipo que dice “si en un instante dado se conocen las posiciones y velocidades de un sistema dado finito, a partir de sus funciones se pueden determinar las velocidades y posiciones futuras”), tienen una aplicación muy limitada, o nula, en el análisis social. Dado que las actividades humanas se desarrollan en entornos siempre cambiantes, y que cambian precisamente a causa de las acciones de los seres humanos sobre esos entornos -y sus reacciones a esos cambios-, el futuro no está determinado de ninguna manera mecánica o lineal.

Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

25/08/2014 at 09:59

Nueva crítica del PTS

with 16 comments

El PTS volvió a criticar mis posiciones acerca del imperialismo y la liberación nacional. Puede verse la crítica en http://puntoddesequilibrio.blogspot.com.ar/2014/08/marxismo-nacional-o-internacionalismo.html.

 Aunque no responde a lo que he planteado acerca de la liberación nacional (véase aquí y siguientes), el PTS ahora sostiene que desconozco “la presencia global del imperialismo y su rol como fuerza reaccionaria en toda la línea que interviene globalmente en defensa de los intereses del capital, a la vez que opera en beneficio de la expansión de los sectores más poderosos del capital global”.

Sin embargo, y contra lo que dice el PTS, en Valor, mercado mundial y globalización (y lo he repetido en comentarios en el blog) defendí la vigencia de la noción de imperialismo, aunque no en el sentido en que lo planteaba Lenin, o lo hace hoy la mayoría de la izquierda. Por lo que he explicado en otras notas, y también en los libros publicados, sostengo que no se puede seguir pensando al imperialismo como una forma de explotación basada en la extracción del excedente a partir de la coerción político-militar, como ha sido el colonialismo. Tampoco se puede hablar de explotación de países (como Argentina) por medio de la inversión extranjera, el llamado intercambio desigual o la deuda (argumento esto largamente en Valor… y también en Economía política de la dependencia y el subdesarrollo). Por eso sostengo que Argentina no es explotada por EEUU o la UE. La clase obrera es explotada, no “el país”. Los porcentajes mayores o menores que les tocan a los explotadores nacionales o extranjeros en el botín de la explotación no convierte a ninguna de sus fracciones en “explotada”.

Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

19/08/2014 at 16:32

Lógica del capital y crítica marxista (1)

with 10 comments

Una de las cuestiones en las que más se enfrentan las posiciones que defiendo en este blog con las de muchas organizaciones y autores marxistas es en torno a si existe, o no, una lógica del capital. En buena parte de la izquierda que, de alguna manera, se referencia en la teoría de Marx, está difundida la idea de que hablar de una lógica del capital es propio de un marxismo mecanicista y de derecha, y que equivale a asimilar lo social al comportamiento natural de las plantas o las bacterias. Uno de los autores que más ha contribuido a consolidar esta visión, al menos en Argentina, es John Holloway. El objetivo de esta nota es discutir algunas cuestiones relacionadas con el tema, y comentar las consecuencias políticas que se desprenden del planteo de la lógica del capital. Dada su extensión, he dividido la nota.

¿Por qué hablamos de una lógica?

Empecemos diciendo que, en términos generales, hablamos de una lógica para significar que existen ciertos cursos de acción, económicos y sociales, que tienden a establecerse como consecuencia necesaria de las relaciones sociales predominantes. Con esto queremos decir que muchos hechos sociales, que se repiten más o menos regularmente, ocurren según leyes. Esto es, hay ley cuando podemos establecer que existe una dependencia regular de un hecho social con respecto a una determinada condición. Por ejemplo, cuando decimos que en la sociedad capitalista los individuos que no son propietarios de los medios de producción y de cambio, pero libres de concurrir al mercado, están obligados a intentar vender su fuerza de trabajo a los capitalistas, estamos estableciendo una relación regular entre “no propietarios y libres” e “intentar vender su fuerza de trabajo”.

Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

16/08/2014 at 13:07

Crítica del PTS por tema deuda

with 39 comments

El PTS ha tenido la gentileza de responder mis posiciones por el tema de la deuda (ver aquí y  aquí); y más en general, sobre la cuestión “imperialismo – liberación nacional” (aquí y siguientes). Dado que el texto del PTS resume muy bien la postura del “marxismo nacional”, pongo aquí el enlace a fin de que tenga más difusión y los lectores del blog puedan comparar posiciones. Es:

http://puntoddesequilibrio.blogspot.com.ar/2014/08/la-deuda-externa-el-imperialismo-y.html.

Por otra parte, he tratado los antecedentes teóricos y políticos de la cuestión “imperialismo – liberación nacional” (y la cantinela “Argentina es explotada por el capital financiero internacional”) en mi libro “Economía política de la dependencia y el subdesarrollo. Tipo de cambio y renta agraria en la Argentina”, Bernal, Universidad Nacional de Quilmes, 2010 (próximamente va a estar disponible en la web).

Además, y a fin de contribuir al debate, en los próximos días, publicaré una nota referida a la “lógica del capital” (no es casual que la idea sea criticada por el posmarxismo “nacional – izquierdista”); y otra nota acerca de mi crítica al “Programa de Transición” trotskista (la táctica transicional subyace a la agitación del no pago de la deuda). Naturalmente, estas cuestiones están en el centro de mis diferencias con el programa del Frente de Izquierda.

Written by rolandoastarita

12/08/2014 at 09:19

Economía mundial, ¿semi-estancamiento de largo plazo? (4)

with 6 comments

Última parte de la nota iniciada aquí

China, especulación en materias primas

Aunque no de la magnitud del crédito inmobiliario, el mercado de metales también es una muestra de la forma en que la especulación impulsa la sobreacumulación. China es el principal importador de cobre, mineral de hierro y otros metales. Sin embargo, no todo ese metal ha estado dirigiéndose a la producción en los últimos años. El cobre, y otros metales, como aluminio, alúmina y mineral de hierro, se han estado importando utilizando letras de crédito, pero buena parte del mismo se destinó a funcionar como colateral de créditos de plazo más corto, y a tasa baja, obtenidos en el sistema bancario en las sombras, y también en el sistema bancario reconocido (The Economist, 29/03/14). Esos fondos se utilizan a su vez para invertir en activos de mayor rendimiento. Un mecanismo típico es como sigue: un capitalista obtiene una letra de crédito de un banco para adquirir cobre o mineral de hierro. Luego utiliza el metal para conseguir cash por unos meses, ya sea entregándolo como colateral, o vendiéndolo a alguna empresa necesitada de materia prima, y cubriendo su posición corta en el mercado de futuros. Entonces utiliza el dinero para especular con algunos de los productos de alto rendimiento que se ofrecen en el sistema bancario en las sombras, antes de devolver el préstamo. Este tipo de especulación estuvo muy extendida en los últimos años. Además, se sospecha que muchas compañías utilizaron el mismo stock de metal para obtener múltiples préstamos (South China Morning Post, 1/08/14). Según esta fuente, habría unas 700.000 toneladas de cobre que se utilizan como colaterales en el sistema bancario en las sombras. Se trata de la mayor concentración del mundo en stocks de cobre. De acuerdo a analistas del mercado de metales, entre un tercio y la mitad del stock mundial de cobre (40% de la producción mundial) está comprometido en este tipo de manejos financieros. Grandes bancos occidentales, como Standard Chartered y Citigroup, también están implicados en “el financiamiento con metales”. Ahora, en la medida en que el sistema en las sombras está endureciendo las líneas de crédito, muchas compañías encuentran difícil conseguir préstamos y están vendiendo metal para conseguir líquido. La venta de las grandes reservas acumuladas podría precipitar la caída de precios, agravando los problemas, con repercusiones a nivel mundial.

Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

07/08/2014 at 13:07

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.184 seguidores