Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Mi solidaridad con “Mujeres en la Economía”

with 9 comments

El viernes 24 de setiembre pasado tomé conocimiento de una serie de expresiones machistas, agraviantes y discriminatorias, vertidas por escrito (a través de mails a sus alumnos), por parte del profesor Nicolás Salvatore, de la Facultad de Ciencias Económicas, de la UBA. Pregunté personalmente a Salvatore qué era eso, y me respondió que eran chistes y bromas, que sus alumnos entendían. Y que todo el alboroto y las denuncias obedecían a una campaña política destinada a desprestigiarlo.

Debido a que desde hace algunos años participo en su cátedra “Mercado de capitales”, por estos días he recibido varios mails preguntándome por mi postura frente a esto. Al respecto, reproduzco el mensaje escrito que envié a la agrupación Mujeres en la Economía, de la Facultad de Ciencias Económicas, el día martes 28 de setiembre.

“Quiero dejar en claro ante la comunidad educativa de la FCE que respaldo totalmente lo que está haciendo Mujeres en Economía para corregir y eliminar actitudes sexistas y discriminatorias por parte de  los varones. Alguna vez Gramsci dijo que la sociedad capitalista quería convertir a la mujer en un mamífero de lujo. Sus palabras conservan plena actualidad. La desigualdad de género es una realidad. La discriminación de la mujer, aunque a veces se ponga las ropas del chiste y lo divertido, debe ser erradicada. En esto no hay “exageraciones” posibles. Y menos cuando se trata de la relación entre docentes y alumnas”.

También autorizaba a Mujeres en Economía a utilizar esta declaración como mejor le pareciera. Agrego que es lamentable que haya gente (incluso algún docente por los pasillos de la facultad) que esté atacando a las alumnas que están enfrentando los prejuicios machistas y sexistas que dominan en muchos sectores de la FCE.  Son los típicos argumentos que se esgrimen para seguir con la discriminación y el sexismo: las que denuncian “exageran”; “tienen problemas psicológicos”; “no entienden un chiste”; “le arruinan la carrera a un buen profesor”, y un largo etcétera de imbecilidades de igual calibre.

Written by rolandoastarita

01/10/2010 a 14:53

Publicado en Académica

9 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Profesor, le escribo como estudiante independiente. No pertenezco a ninguna agrupacion. Quiero comentarle mi indignacion por toda esta situacion, Nicolas Salvatore es el mejor profesor que tuve en la carrera. Tuve el placer de que sea mi profesor en Macro I, estoy ansiosa por cursar MK con el, pero debido a todo este caos, me estan quitando mi oportunidad.
    Creo que Nicolas hace mucho tiempo que se comporta de la misma manera, hace tiempo que hace chistes, que pueden agradar o no. Pero acusarlo de sexista me parece ridiculo. Esta claro que algunos chistes no son acordes, pero SEXISTAS? por favor.
    La realidad es que como mujer, me siento en igual posicion que cualquier hombre, no necesito que agrupaciones me defiendan, acaso existe un grupo Hombres en la economia? tan diferentes somos que necesitamos de eso? por favor, dejen de tratarnos como diferentes, es la unica manera de combatir el machisto. Esto solo alimenta el machismo, y nos pone en una situacion de vulnerabilidad que no existe.
    Igualmente agradezco su solidaridad con las mujeres, pero no somos victimas, no somos inferiores, nos podemos defender igual que cualquier hombre.
    Saludos,
    Maru.

    Me gusta

    Maru

    05/10/2010 at 10:22

    • Estimada Maru, en primer lugar esta cuestión es independiente de si Nicolás Salvatore sabe o no de economía. Segundo, el carácter sexista de los chistes es independiente de lo que a vos te parezca, o de la intención que haya tenido NS. Hay un entorno social objetivo que les da ese carácter discriminatorio. Por eso cuando decís que los chistes “pueden agradar o no”, estás minusvalorando el problema. Conozco gente que se ha sentido agraviada y humillada delante de toda una clase. Es terrible que un docente se ponga a valorar (acompañado de un coro que lo festeja) el cuerpo de una alumna en la clase, y a calificarla por eso. Esa alumna fue a escuchar una clase, no a que la examinaran como un mamífero. Nadie le dio derecho a un docente a hacer eso. Algo así encierra niveles de agresión y humillación intolerables.
      Tercero, tratándose de la relación docente / alumno la cuestión es extremadamente grave, ya que hay una relación de desigualdad. Conozco alumnas y alumnos que no se animaban a hablarlo o denunciarlo, por temor a represalias.
      Cuarto, la discriminación a las mujeres es un hecho objetivo. Por ejemplo, a igual trabajo las mujeres no tienen igual salario, en promedio. La violencia contra la mujer también es un hecho objetivo (es extraño que no hayas oido hablar de esto). La recarga de trabajo hogareño a las mujeres, también es un dato (los datos de la OIT sobre el trabajo de las niñas son alarmantes). La posición de subordinación en millones de hogares tampoco se puede desconocer. Podría seguir, pero con esto basta.
      Por último, quisiera aprovechar para hacer una reflexión acerca de un argumento que leí y escuché por estos días en algún foro. Algunos alumnos/as dicen que, personalmente, los “chistes” de NS no los afectaban, y por lo tanto no ven problema en el asunto.
      Es un razonamiento atrozmente individualista. “Como a mí no me afecta, que siga haciendo chistes”. Con este argumento, si veo discriminación contra un judío, un negro, etc., puedo escudarme siempre en el “total, a mí no me afecta”. A mí me parece un razonamiento lamentable, pero es posible que entre nosotros haya diferencias ideológicas importantes. Yo creo en la solidaridad. Hay gente, en cambio, que piensa que todo se reduce a lo que a ellos les sucede. No pueden entender cómo algo está afectando al otro. Si una alumna es humillada a través de un mail, o en delante de una clase, “a mí no me importa”, o “es lo de menos”. Llegado a este punto, no tengo más argumentos.

      Me gusta

      rolandoastarita

      05/10/2010 at 16:48

    • Profesor, hay varios puntos que podemos debatir, por eso voy a tratar de ordenar mis puntos.
      Claramente el carácter “sexista” es independiente de lo que yo diga, pero no creo que sea independiente de lo que diga todo mi entorno. Visiblemente nos movemos en entornos diferentes.
      El profesor, tiene una forma de comunicarse, que podemos debatir si es la adecuada o no, podemos también debatir si el vocabulario utilizado es acorde o no. Pero considero que no podemos debatir el carácter “sexista”, el profesor se dirige EXACTAMENTE con el mismo modo a ambos sexos, modo correcto o no.
      Como bien dice usted, conoce gente que se ha sentido agraviada, gente, muy bien dicho, no mujeres específicamente. Como le mencione anteriormente, podemos debatir un montón sobre el modo de Salvatore, pero a este debate, por favor no le pongamos el titulo de sexista, porque estaríamos desvirtuando todo.

      Respecto a su cuarto punto, yo personalmente nunca me sentí discriminada por ser mujer, pero aun así cuentan conmigo en esa “lucha”, ya sea en la violencia contra la mujer, en la recarga de trabajo hogareño, en los salarios desiguales. Me parece una lucha sumamente importante. Y justamente porque existen esas luchas tan primordiales, no creo que debamos gastar nuestro tiempo en el “sexista de Salvatore”. Insisto, no hay sexismo en sus chistes.

      No se si tuvo el placer de presenciar la asamblea, yo si, y en ninguno de los testimonios se observo un carácter sexista, es mas, la mayoría de los testimonios a favor del profesor fueron mujeres!!!!!!!

      Respecto al razonamiento individualista, le agradezco que lo haya citado, es verdad, vivimos en una sociedad lamentable. Mi argumento nunca fue “a mi no me molesta, que lo siga haciendo…” mi argumento es otro, quedo claro cuál es, no?
      Y ya que menciono la discriminación hacia los judíos, yo como judía si me sentí agraviada y discriminada en muchas circunstancias dentro de la facu. Lo lamentable no es eso, ignorantes hay en todos los ámbitos. Lo lamentable es que nunca nadie se preocupo por eso, nunca se abrió un mail que sea “denunciasantisemitas@…”. En cambio si se abrió un mail que sea “salvatoredenuncias”, o algo por el estilo. Acaso esa causa es mas importante? Porque miran para otro lado cuando profesores abiertamente nos discrimina a los judíos? Gracias por abrir este tema, la verdad que lo tenía muy adentro, y sería interesante que también luchemos por esa causa.

      Le aclaro que no soy esa clase de persona que usted menciona, que todo se reduce a lo que a ellos les sucede, por el contrario, me solidarizo con la lucha de las mujeres (luchas serias), me solidarizo con todo acontecimiento de fascismo dentro de la facultad, ante cualquier tipo de discriminación, ahí prometo estar, tiene mi palabra.
      Saludos,
      Maru.

      Me gusta

      Maru

      06/10/2010 at 16:04

    • Estimada Maru, en tu respuesta sostenés: “el carácter sexista es independiente de lo que yo diga, pero no creo que sea independiente de lo que diga todo mi entorno”. Pero en esto no importa “tu” entorno, el que podés haberte construido con “tus” amigos y “tu” grupo social, sino el entorno social objetivo. Una actitud o afirmación puede no ser considerada sexista por “tu entorno”; pero puede ser sexista y discriminatoria para quienes están por fuera de “tu” entorno. Advierto que continuás con un razonamiento individualista. Es la idea de que “lo que es bueno para mí, o para el grupo que me rodea” no tiene por qué ser socialmente cuestionado. Por eso te digo que en nuestras diferencias hay distancias ideológicas (tal vez también culturales) que posiblemente sean insalvables.

      Segundo, el carácter sexista de las afirmaciones de un profesor no se elimina porque se dirija a un grupo amplio, en este caso a toda la clase. Por el contrario, reafirma y agrava ese carácter. Si yo discrimino y humillo a una persona delante de un grupo amplio de personas, no puedo argumentar que no discriminé y humillé porque en lugar de hacerlo de manera personal, me dirigí a toda la clase. Cuando un profesor escribe, en un mail que dirige a todos los alumnos, que responde con más entusiasmo una pregunta si le está formulada por un alumna “con un buen par de gomas” (sic) está realizando una expresión claramente sexista. Lo mismo cuando escribe que las alumnas van a tener que practicarle sexo oral. Y cuando pone a una alumna delante del curso para que la juzguen por su físico. Sistemáticamente está orientando sus “bromas” (para llamar de alguna manera a esta inmundicie) hacia el género femenimo. No tiene el mismo trato para con los varones. A ninguno lo ha puesto delante del curso para que el resto lo juzgue, por ejemplo, por el tamaño de sus genitales. Sí lo ha hecho con las mujeres. Eso es discriminación. No tiene otra palabra.

      Tercero, seguís pasando por alto el tema de la relación docente – alumno/a. Una alumna me ha dicho, por ejemplo, que faltó al primer día de clase con NS porque sabía que podía ser sometida a la evaluación de su físico delante del curso (proceso de elección de “secretaria”, examen del “chasis”, y demás humillaciones). Esa alumna no tenía manera de oponerse a eso, porque temía enfrentar al docente. Esto es gravísimo, en mi opinión, y en la de muchos. De todas maneras puedo comprender (aunque no lo justifico) que a vos no te importe. Tiene que ver con el tema de la empatía. Yo puedo ponerme en el lugar de esa chica de poco más de 20 años que no se atreve a enfrentarse, pero no quiere sentirse humillada y falta a la clase. Hay gente que no puede ponerse en su lugar. Por eso en el fondo deja hacer, y le importa un comino la situación. Y no sólo eso, sino que se pone en contra de la víctima, negando el carácter de la agresión que padeció. Por eso digo también que en este punto no tengo argumentos para hacerte cambiar de opinión.

      Cuarto, que haya otras luchas importantes contra la discriminación sexista (por ejemplo, por igual salario a igual trabajo o contra la opresión hogareña) no habilita a desconocer y pasar por alto el sexismo que se traduce en el comportamiento cotidiano a través de expresiones, y actitudes dentro de la enseñanza. Tiene importancia en sí mismo, en lo que atañe a la relación docente – alumna, y al derecho de toda alumna a participar en una clase libre de coerción y humillación. La alumna que falta a una clase porque teme ser sometida a una agresión, en los hechos está viendo coartado su derecho a estudiar y participar libremente.
      Más en general, los comportamientos culturales facilitan y naturalizan los entornos sociales que posibilitan todas las otras discriminaciones que vos calificás de más graves. Por lo demás, con tu argumento de “dejemos tranquilo lo de NS, porque hay cosas más graves”, se puede permitir casi cualquier cosa. Como docente, si insulto o agravio a un alumno, siempre podría argumentar “no me juzguen o condenen, porque después de todo hay cosas más graves, como un asesinato”.

      Sexto: siempre hay gente que justifica la discriminación de género, o cualquier otra, diciendo que después de todo fueron chistes, y que no hubo mala intención, etc. Y se ha comprobado que incluso en entornos sumamente agresivos para con minorías, una parte de éstas manifestaba no sentirse agredida. Al margen de la lectura que me merezca esto, lo que más importa es lo que dicen las alumnas y alumnos que sí se sintieron humillados y discriminados. Si en una clase un docente examina a una alumna por su físico, y el 95% de la clase (incluidas las mujeres) se divierte con eso, el testimonio de ese 95% no “compensa” lo que diga la víctima acerca de cómo sintió la “broma”. La clave es lo que dice y siente la víctima de la discriminación; no lo que dicen los que no sintieron la discriminación, o disfrutaron con ella.

      Por último, me interesa sobremanera lo que afirmás sobre la discriminación a los judíos en la facultad. Me parece que sería también muy importante plantearlo. Tenés toda mi solidaridad al respecto. Rechazo cualquier tipo de discriminación racista, sexual, religiosa o de otro tipo. Pero es interesante, por otra parte, lo que afirmás: “Gracias por abrir este tema, la verdad que lo tenía muy adentro [la discriminación contra los judíos], y sería interesante que también luchemos por esa causa”. Es interesante porque lo que te pasa es lo que le sucede a cualquier víctima de este tipo de discriminación “sutil” (chistes, alusiones, etc.). Mucha gente que padece estas cosas las sufre calladamente, sin poder expresarlo, o sin poder articularlo claramente en el pensamiento y el lenguaje. Por eso también puede auto-conformarse. Cuando la cosa se pone al descubierto, aparecen las discusiones y denuncias. En ese momento también te vas a encontrar con gente que “justificará” la discriminación contra los judíos, con argumentos similares a los que hoy se utilizan para justificar la actitud sexista de un docente. “Fueron chistes”; “no tuvo mala intención”; “se dirigió a todos”; “hay judíos que no se sintieron discriminados”, etc, etc.

      Tercero, decís

      Me gusta

      rolandoastarita

      07/10/2010 at 09:44

    • Totalmente de acuerdo con Astarita, estimada Maru.
      Rolando, tiene argumentos como para que publique un articulo sobre cuestiones de genero y discriminación, lo hará?
      Leo a diario su blog y cada día me gusta más.
      Fuerte abrazo, compañero.
      Hasta la victoria, Siempre!!!

      Me gusta

      Edy

      07/10/2010 at 18:07

    • Gracias Edy, me alegra que haya gente a la que le sirve el blog. No sé si voy a escribir sobre el tema de género y discriminación, hay personas más preparadas y calificadas para hacerlo. Pero sí voy a volver a plantear el tema en lo que se refiere a la enseñanza. A partir de lo sucedido en Económicas, me empiezan a llegar quejas de alumnas que han tenido que soportar insinuaciones y “aproximaciones” de diverso tipo de docentes, que se aprovechan de su posición. También alumnas que han padecido “chistes”, realizados a su costa, delante de toda la clase. Tanto en la Facultad de Economía de la UBA, como en la Universidad Nacional de Quilmes. Me parece importante que las agrupaciones estudiantiles tomen el asunto. No hay que quedarse callado, ni disimular.

      Me gusta

      rolandoastarita

      08/10/2010 at 08:56

  2. Estimados: soy L.A., y proximo a graduarme en la L.E. No pertenezco a ninguna agrupacion politica. Respeto a todas por igual, y me siento muy a gusto que se haga politica en la facultad, ya que en mi época cuando ingrese en 1977, viví la dictadura y el desaparecer de muchos compañeros. Me recibi de L.A., en la primavera democratica de Alfonsin, y volvi hace unos años para terminar la carrera de L.E. En mi ingenuidad creia que en estos años de democracia universitaria, se habian erradicados los resabios racistas, facistas, machistas y enfermizos. Pero la realidad demuestra que no es asi. Entiendo que el Sr. Salvatore es un funcionario publico y cumple una tarea de enseñanza, y no solo de economia, sino que con su ejemplo debe guardar cierta compostura con sus pares y sus educandos.
    Lo suyo no fue un Error, no fue un Exceso, o un Chiste. Lo dijo valiendose del lugar que ocupa, o sea: “con la impunidad, que Él supone le brinda el cargo de profesor, y de ejercer cierto control sobre los alumnos, y que lamentablemente muchas veces callamos por el temor a no aprobar una materia. Pero en esta oportunidad los estudiantes agredidos respondieron en forma no violenta”.
    Creo que se merece el repudio de toda la comunidad universitaria, y que en cada pasillo, corredor, sienta verguenza de que alumnos, y pares lo señalen con el dedo. Poco importa su experiencia profesional y conocimiento, ya que el respeto y el don de gentes, no se aprende en ninguna facultad y es lo que a este Sr. le falta. Creo que debiera renunciar a su cargo.

    Me gusta

    deinger

    09/10/2010 at 16:50

  3. Gracias por tratar la cuestión que llamaría de “dominio e impunidad”, ya sea por el ejercicio de poder directo, de someter al más débil a atravezar por determinadas circunstancias, (por ej: relación: profesor/alumno), o indirectamente por la naturalización y aceptación de fenómenos (por ej: chistes sobre judíos).
    Hago referencia a lo de impune porque todavía quedan muchas cuestiones, como las mencionadas, a “juzgar socialmente” y solucionar.
    Ya que este es un blog, que supongo leen muchas personas relacionadas con la carrera académica, quisiera agregar una problemática: la del alumno que quiere avanzar en su carrera académica. Lo dejo a modo de preguntas:
    ¿tiene las mismas posibilidades de avanzar aquel alumno que no es un loro de los académicos de la gestión?
    ¿Tiene las mismas posibilidades de avanzar aquel alumno que no es “chupamedias” con los académicos de la gestión?
    Etc.
    Y pasando a las ideologías en las curriculas:
    ¿Tiene el mismo peso en la diagramación de los planes de estudio, por ejemplo, la “microeconomía marxista” y la microeconomía neoclásica?, etc, etc
    Así podría seguir… el resto se lo imaginan supongo.
    saludos

    Me gusta

    Ari

    09/10/2010 at 18:07

    • No sé si respondo directamente a lo que ponés a discusión, pero tu comentario me impulsó a publicar un texto que había escrito en 2007, “No seré intelectual pero soy doctor”. Tiene que ver con las “carreras académicas” y la formación de los graduados.

      Me gusta

      rolandoastarita

      10/10/2010 at 09:48


Dejá tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: