Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Lorenzino, Kicillof y devaluación, ¿desfachatez o ignorancia?

with 19 comments

Rolando Astarita [Blog]  Marxismo & Economía El paro general del juevesEn su presentación del día de ayer ante el Senado, el equipo económico -Hernán Lorenzino, ministro de Economía, Axel Kicillof, viceministro, Guillermo Moreno, secretario de Comercio Interior, Mercedes Marcó del Pont, presidenta del Banco Central y Ricardo Echegaray, jefe de la AFIP- dejaron en claro, una y otra vez, que el Gobierno K es enemigo de las devaluaciones. “No hay razones para que el Gobierno piense en devaluar”, dijo Lorenzino. Y el doctor Kicillof se explayó largamente sobre el tema. Durante más de 40 minutos disertó acerca de los males que históricamente provocaron las devaluaciones. Así, explicó que generan inflación y recesión, aumentan el desempleo, disminuyen el poder adquisitivo de los argentinos, para concluir que actualmente, devaluar “sería la salida para un problema que no existe”. Todo esto condimentado con las condenas a la macroeconomía de los manuales, que ya son un “clásico” en “heterodoxia” (acerca lo que pienso de esta “heterodoxia”, ver aquí).

Pues bien, el argumento de Kicillof invisibiliza las cuestiones fundamentales implicadas en las devaluaciones. Es que la devaluación ha sido siempre un medio para bajar salarios (esto es, para provocar una redistribución regresiva del ingreso) de todo gobierno y del capital en general. Por eso, ha sido empleada por gobiernos de diferentes orientaciones. Esto es, no sólo por la “ortodoxia neoliberal” (digamos, al estilo Frondizi o Krieger Vasena, bajo Onganía), sino también por el “movimiento nacional y popular”. En particular, la devaluación de 2001-2 ocurrió bajo el gobierno de Duhalde, y fue apoyada por casi todo el espectro político, incluyendo a los Kirchner y a muchos otros funcionarios del actual gobierno, y destacados representantes del “pensamiento nacional”. Y esa devaluación fue clave para la recuperación del ciclo de negocios en Argentina (esto es, la salida de la crisis no se produjo por vía “progresista”, sino por aumento de la explotación del trabajo). Por supuesto, prudente para con sus mandantes, el doctor Kicillof pasó por alto esta pequeña circunstancia.

Pero además, en los primeros años del gobierno de Néstor Kirchner, el banco central intervenía en el mercado para evitar la apreciación del peso. De nuevo, el doctor Kicillof se “olvidó” de aquellos años de alabanzas al peso depreciado, cuando el discurso dominante presentaba el “modelo de crecimiento basado en el tipo de cambio alto” como la antítesis del “modelo neoliberal de los 90”, de moneda apreciada en términos reales. Por entonces parece que la receta del “manual de macro ortodoxa” era la apreciación del peso, y la “heterodoxia” era moneda devaluada. Con moneda devaluada, más superávit fiscal, se nos decía, se superarían el atraso y la dependencia del capitalismo argentino. En otras notas he discutido las debilidades y contradicciones que encerraba esto, y no tengo que volver a ello aquí. Lo que destaco ahora es que el cuento que cuenta Kicillof se cae por los cuatro costados.

¿Quién devalúa?

Según Moreno, Kicillof, Marcó del Pont y Lorenzino, la inflación en Argentina es la que dice el Indec. También dicen que el Gobierno no devalúa. Entonces, vamos a los números para ver qué hay de cierto.

La realidad es que entre diciembre de 2007 y marzo de 2013 la inflación, fue del 59% (Indec). En ese lapso la devaluación fue del 64,5%. Entre enero de 2012 y enero de 2013 la inflación fue del 11% (Indec); en mismo período el tipo de cambio oficial aumentó 13%. En los tres primeros meses de 2013 la suba acumulada de precios fue del 2,4% (Indec), en tanto la devaluación del peso fue del 3,8%. Esto significa que el ritmo de devaluación, bajo el gobierno de Cristina Kirchner, se ubicó por encima de la tasa de inflación (calculada según el Indec, que los funcionarios dicen que es la única válida). Hubo entonces, según los datos proporcionados por el equipo económico, una depreciación real de la moneda (y esto sin tomar en cuenta la inflación externa), impulsada por el mismo equipo económico que está diciendo que no impulsa la devaluación porque genera bajas de salarios e inflación.

Además, el ritmo de inflación se está acelerando, ya que se ubica en el 16% anual (tomando como referencia el primer trimestre). Esto cuando la inflación proyectada por el Gobierno (en el cálculo del presupuesto) es del 10,8%. ¿Cómo están diciendo entonces que no devalúan? Además, si no hay que devaluar para solucionar un problema “que no existe”, ¿por qué se devalúa? Y si no devalúan, ¿por qué el tipo de cambio manejado por el Central pasó de menos de $2,90 en enero de 2005 a $5,23 en la actualidad? (casi 80% de devaluación). La conclusión: o están mintiendo desfachatadamente, o no saben hacer las cuentas.

Descargar el documento:
[varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como]
Lorenzino, Kicillof y devaluación, ¿desfachatez o ignorancia?

Written by rolandoastarita

10/05/2013 a 11:45

19 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Si es que “no devalúan” como dicen, ¿como puede ser que la inflación sea como dicen que es, es decir, menor al aumento del tipo de cambio?
    Creo que la conclusión ante esto es: la inflación no es la que dicen y efectivamente no hay devaluación actualmente (a menos que la ratio dólar-peso se dispare).
    Leyendo la conclusión de tu artículo no entendí esto último, pero aún así es a lo que llego. ¿Es correcto?

    Me gusta

    Roman

    10/05/2013 at 12:38

    • La conclusión de la nota es que están mintiendo, o no hacen las cuentas (lo cual no es creíble). Y la mentira va tanto en lo del Indec, como en la cuestión del tipo de cambio. Con referencia a esto último, quisieran volver a tener un dólar alto como en los años posteriores a 2003. Lo ocultan con mentiras, pero es lo que está en el fondo. El problema es que si devalúan, en las actuales condiciones, solo conseguirán disparar la inflación. Pero el “secreto” del “modelo industrialista con inclusión” fue la recuperación de la crisis de 2001-2 en base al tipo de cambio alto (y equipos productivos e infraestructura energética que se había renovado en los 90).

      Me gusta

      rolandoastarita

      10/05/2013 at 12:46

  2. No tienen chances. Tal cual si devalúan ahora en 3′ se va todo a precios y si no lo hacen la inflación se los come.

    Me gusta

    Julio Avantt

    10/05/2013 at 13:28

  3. Hace dos años el profesor Emmanuel Alvarez Agis daba la clase de macroeconomia en la unq, y era el mismo quien decía que en estos procesos de devaluacion e inflación sostenida en simultaneo ” Alguien se come, o se tiene que comer el ajuste”, y es verdad… en este caso es el salario Real como bien dijo usted Profesor. Entonces es raro verlo hoy por hoy, detrás de todo ese equipo económico apoyando esta mentira descaradamente, ocultando el sol con la mano, o quizás también puede que sea una cuestion de ignorancia (o se trate de ignorante a todo el pueblo)… Pero lo dudo, en sus clases de macroeconomia se notaba que sabia y mucho de matemáticas. Es mas, el mismo decía que tuvo una base muy fuerte a lo largo de su vida académica, en matemáticas y modelos económicos basados en ellas. Entonces la disyuntiva esta resuelta…. Desfachatez!

    Me gusta

    Alumno unq

    10/05/2013 at 14:47

  4. hola
    me causo mucha gracia escuchar a lucas liach hijo de juan liach y autor de un blog
    decir que para bajar le precio del dolar o aumentar el precio del peso habia que producir menos esa mercancia
    es como las manzanas si usted quiere que valgan mas produzca menos
    la devaluacion causa inflacion como usted lo explico pero la inflacio puede causar una devaluacion?

    Me gusta

    Alicia

    10/05/2013 at 15:08

    • Profesor Astarita, todos los economistas sabemos que no es lo mismo soltar el tipo de cambio un 30%, 40% o un 50% en un día, que ir devaluando un centavo por día. La velocidad de ajuste importa y mucho. Es verdad que las devaluaciones funcionan reestableciendo el ciclo de acumulación, pero a la inversa que plantea los neoclasicos como los economistas mediáticos, en nuestro país, no funciona el efecto sustitución o sea , las devaluaciones no estimulan las exportaciones ( no funcionan las elasticidades) y la sustitución de importaciones, las importaciones bajan ya que se termina ajustando por una baja de ingreso (efecto renta). Ahora, el gobierno utiliza tipos de cambio efectivos diferenciales, múltiples, esa es una de las políticas principales que este gobierno lleva a cabo, y eso se va modificando todo el tiempo.

      Me gusta

      Esteban M (@Tevy83)

      10/05/2013 at 17:31

    • “La velocidad de ajuste importa y mucho”. Sí, efectivamente, no es lo mismo un ajuste a un ritmo que el otro. Pero es AJUSTE. Y es lo que está negando el discurso del gobierno, con un montón de mentiras, que ya no hay manera de sostenerlas. De eso se trata, del AJUSTE sobre los salarios. Por eso no se elevan los mínimos no imponibles a los salarios; por eso el gobierno veta el aumento conseguido por los trabajadores rurales (¿no era que había que distribuir el ingreso en el campo?). Por eso, a los empleados estatales les otorga un aumento menor que el índice de inflación real. Por eso también estos “progres” están mintiendo acerca de la inflación, como mienten acerca de los verdaderos niveles de pobreza e indigencia.
      En definitiva, la mentira sistemática trata de disimular este hecho tan elemental, que están haciendo un AJUSTE. De ahí todo el verso acerca de que procuran no devaluar. Solo les faltó decir la otra cara del asunto: que trataron de frenar la inflación real (que por supuesto, no es la cifra con que mienten al pueblo) aplicando un remedio de los “odiados” (entre comillas, porque muchos participaron de aquel festín) 90: retrasando el tipo de cambio.

      Me gusta

      rolandoastarita

      10/05/2013 at 18:03

    • Una inflación alta, en la medida que aprecia el tipo de cambio, termina muchas veces provocando una devaluación; que a su vez impulsa más la inflación. Una espiral de este tipo se vio en los 80 en Argentina.

      Me gusta

      rolandoastarita

      10/05/2013 at 19:53

  5. El relato no es más que eso… un relato. Cada vez tiene menos sentido analizar el discurso K. Uno no puede dejar de escuchar estos discursos como si fueran un programa de humor.

    Al margen, lo que me llama la atención en esta nota es el término “ortodoxia neoliberal”. Profesor Astarita, ¿podría definirlo? ¿Hay autores que representen esta línea de pensamiento? Si ya fue tratado en otro post, le pido sólo lo linkee. GRACIAS!

    Me gusta

    Adrian Ravier

    10/05/2013 at 17:06

    • Utilizo el término en un sentido general para significar a los economistas que adhieren a la ley de Walras, al principio de homogeneidad, a Say y a la teoría cuantitativa.

      Me gusta

      rolandoastarita

      10/05/2013 at 18:04

    • Gracias profesor! No recuerdo haber leído o escuchado sobre el principio de homogeneidad. Luego, muchos economistas adherimos a la Ley de Say, y somos críticos de la Ley de Walras o la teoría cuantitativa.

      Me gusta

      Adrián Ravier

      10/05/2013 at 21:51

    • Más que “principio” debí haber escrito “postulado de la homogeneidad”. Según entiendo, fue formulado por primera vez por Hume, en relación a la teoría cuantitativa. Dice que las demanda de los bienes solo depende de los precios relativos. Un cambio que solo ocurra en el nivel absoluto de los precios implica que los precios relativos permanecerán constantes. Es en el fondo el mismo principio que se utiliza en la micro . También se enuncia diciendo que las funciones de demanda y demanda excedente de los bienes son homogéneas de grado cero en los precios monetarios y el nivel absoluto de precios.

      Me gusta

      rolandoastarita

      11/05/2013 at 17:51

  6. Que el Gobierno modifique el tipo de cambio radicalmente o lo deje gotear tiene implicancias claras en la economía. Sin embargo, los continuos niveles de inflación -que creo solo tuvieron una pausa en el 2009 por factores externos- me parecen realmente que son lo que define en la actualidad el tipo de cambio real en Argentina, se devalúe o no. En la actualidad el Gobierno se enfrenta a un escenario de inflación estructural que está drenando su poder de acción y el 54%.

    Si bien hay sujetos más expuestos que otros a la inflación, los trabajadores son los más perjudicados, pero a su vez, la clase trabajadora en su interior tiene distintas realidades: los trabajadores sindicalizados (son los menos perjudicados, pero perjudicados al fin), los que están en negro y los desocupados. Esta situación parece no tener remedio, la inflación deteriora a los trabajadores, no está creando empleo, el gobierno se está desfinanciando y los empresarios pierden competitividad y ganancias en cada vez más sectores y cualquier medida que tome el gobierno conducirá a más inflación como primer efecto.

    Ante esto, en lo económico, veo un escenario de sangrado progresivo que llevará unos años y concluirá cuando las empresas dejen de ser rentables y empiecen a cerrar y los trabajadores pierdan trabajo y se concentren más en mantener el puesto que en aumentos de sueldos. Lo que nos situará en una situación aun más dolorosa. Además, no me extrañaría que el creciente descontento social sea capitalizado por algún partido político que venga con un ajuste neoclásico, pero tengo dudas de su viabilidad social. Lo que nos situaría en una situación aun peor.

    ¿Que piensa ud.?

    Me gusta

    Julio Avantt

    11/05/2013 at 05:27

  7. El hecho de que la devaluación sea superior a la inflación oficial y que, aún así, la burguesía mercadointernista pida una mayor devaluación para obtener protección vía de tipo de cambio alto, es evidencia de que mienten, de que la inflación es superior a la devaluación y que ha erosionado, hace tiempo ya, las ventajas competitivas de un tipo de cambio elevado.

    Me gusta

    LGJP

    11/05/2013 at 11:20

    • Este problema se está reflejando también en la lucha de fracciones al interior de la UIA, entre sectores más competitivos que otros (siderurgia vs textiles por ejemplo) y en el veto al hermano del gobernador Urtubey para que asumiera la presidencia de la entidad. Si como dice uno de los comentaristas de esta nota, se va a dilatar el goteo hasta que cierren las empresas no rentables, esto le va a enajenar más apoyos al gobierno. Me parece que las medidas más importantes las van a tomar después de las elecciones y van a variar de acuerdo a cómo resulten estas, y si tienen que reconstituit base electoral o no.

      Me gusta

      LGJP

      11/05/2013 at 11:33

  8. Lo que voy a escribir no tiene nada que ver con la nota, asi que disculpa. Le quería hacer llegar que hace unos días me compre su libro Keynes.. y ya lo estoy terminando. Me pareció muy bueno y querría agradecerle por escribir estas cosas que son imposibles de encontrar en argentina( y creo que en lengua castellana). También le quería preguntar, por curiosidad, si esta escribiendo algún otro libro sobre las concepciones Keynesianas y postkeynesias de economía abierta o alguno que sea sobre Ricardo y los neoricardianos y su relación con Marx( no conozco estudios sobre estos). Se lo pregunto por que he visto varios artículos sobre posricardianos y se me dio por pensar que quizás esos sean apunte para las clases como los de Keynes y en algún momento decide hacer un libro, lo que a mi entender seria muy bueno. Disculpe las molestias.

    Saludos cordiales

    Jorge Ignacio

    Me gusta

    ignacio

    15/05/2013 at 19:14

    • Me alegra que te hay gustado el libro. Sobre los posricardianos escribí algunas notas en el blog, dedicadas a discutir las críticas de Steedman y otros a la teoría del valor (ver aquí). También la serie que empieza aquí. Por otra parte, “debo” una nota para discutir más a fondo la posición de Sraffa ante la teoría del valor de Marx. Cuando escribí esas notas estaba muy influenciado por las interpretaciones del trabajo de Sraffa de Dobb, Meek, Brody, Roncaglia y otros. La lectura de textos borradores o cartas de Sraffa, que se publicaron en los últimos años, me llevan a cambiar, al menos parcialmente, de opinión. Sraffa tenía un enfoque distinto al de Marx en aspectos esenciales de la teoría del valor. Es posible que en Económicas dicte desde el próximo cuatrimestre, o desde el año que viene, una materia optativa de Microeconomía, en la que trataría las diferencias entre las teorías del valor de Marx, Ricardo y los posricardianos.
      No estoy trabajando ahora sobre la macro abierta en los poskeynesianos.

      Me gusta

      rolandoastarita

      16/05/2013 at 09:01

    • Agregado: con respecto al enfoque PK sobre economía abierta y desarrollo, lo más referenciado es el modelo de Thirwall. En mi opinión, una grave falencia de este modelo, al menos en lo que respecta a su utilidad para el análisis de las economías atrasadas, es que no toma en consideración la incidencia del tipo de cambio. Si hubiera tomado en cuenta esto, habría debido indagar en las restricciones de la productividad al desarrollo. Es una cuestión que algún día debería tratar en el blog, porque el modelo de Thirwall se menciona bastante en los ambientes heterodoxos de la facultad de Económicas, y en otros ámbitos.

      Me gusta

      rolandoastarita

      16/05/2013 at 09:07

  9. Estimado Rolando, considero que no se puede analizaar la devaluación separada de los problemas que la originan. En Argentina produce un cambio en los precios relativos, no solo de la tasa de explotación, sino en beneficio de los sectores hegemonicos de las clases dominantes y de los imperialismos a los que representan. Además, la enorme corrupción del aparato del Estado (las que denuncia Lanata son una punta del Iceberg) genera inflación por definición, y no solo un par de puntos, de los cuales salen beneficiados los funcionarios gubernamentales y los proveedores protegidos por el Estado. Por otra parte, la falta de inversión originada por la decisión de no invertir a largo en la Argentina, hace que el aumento del consumo se traslade a precios. Otro factor, por el lado de los ingresos, es ls estructura tributaria, que ni siquiera araña la gran propiedad territorial. Por otra parte, la redistribución de la renta del suelo, tendría que tener otra estructura, así como el control de los recursos mineros y petrolíferos. Esto lo sabe Kiciloff, salvo que sea un pelotudo, que no lo es. Aunque no te conozco directamente, te mando un abrazo. Estoy suscripto a tu página.
    .

    Me gusta

    Sergio Salvatore

    06/06/2013 at 16:37


Dejá tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: