Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

FIT, “chavismo de izquierda” y este blog

with 33 comments

Por estos días he leído la declaración de Democracia Socialista titulada “Por la apertura del FIT y una verdadera renovación política de la izquierda, votemos a la Lista UNIDAD” (se puede consultar aquí http://www.democraciasocialista.org/). Democracia Socialista se define como parte de una “nueva izquierda”, que busca “la renovación de las tradiciones de izquierda”. Hasta ahora esa “renovación” ha pasado, en buena medida, por el apoyo –“crítico”- al chavismo, a Evo Morales, y a partidos como Syriza y Podemos. Se lo justifica diciendo que se trata de “escenarios de disputa abierta”; que la clase obrera “se delimita de la burguesía” apoyando a estos gobiernos y partidos; que no respaldar –con las correspondientes “reservas”- estos procesos es incurrir en el sectarismo y el dogmatismo; y que hay que rescatar los “núcleos de buen sentido” de los que votan a favor de gobiernos capitalistas “progresistas”.

Naturalmente, estas posiciones han desatado una polémica al interior del FIT sobre hasta qué punto son compatibles con las de PO, IS o PTS, que son críticos del chavismo, Evo y Syriza. Puede verse entonces que el tema interpela la naturaleza de los acuerdos programáticos y estratégicos alcanzados en el FIT. ¿Es posible congeniar las posiciones de los partidos trotskistas que lo integran con las de Democracia Socialista y aliados, de manera que presenten una posición común en las cuestiones estratégicas, al margen de diferencias tácticas, secundarias?

Confieso que en estos momentos no estoy en condiciones de responder esa pregunta. Sin embargo, sí afirmo que, desde las posturas que he defendido en este blog, no habría manera de congeniar un programa y una orientación estratégica en común con Democracia Socialista. La razón última es que las diferencias parten de la caracterización de clase de regímenes como el chavismo, y de partidos como Syriza. He planteado, reiteradas veces, que desde el punto de vista de clase el chavismo, o Syriza, no están en el limbo; son organizaciones burguesas. Por eso, si afirmo que el chavismo es un régimen de capitalismo de Estado burocrático, no puedo macanear con que es “un espacio abierto sujeto a disputa”. Pero entonces el Estado venezolano no se puede reformar con “apoyos críticos” (o con intelectuales revolucionarios viajando a dar sus buenos consejos a los burócratas de turno). Algo similar puede decirse de los socialismos burgueses, o pequeño burgueses, y sus partidos y gobiernos. El carácter de clase del gobierno de Syriza no es reformable con “apoyos críticos” y “presión de masas”.

Los argumentos los he presentado en muchas notas (incluyo las críticas a la táctica del entrismo, aquí y siguientes), así como en mis libros. Para que no haya posibilidad de confusión, sostengo que un burócrata que se enriquece con negociados del capitalismo estatal no es un “compañero confundido” o “vacilante”, sino alguien que participa orgánicamente de la explotación del trabajo, y procura su continuidad.  Pero esto es lo que jamás quieren decir aquellos que apoyan a estos regímenes. Y en base a lo anterior planteo también que un obrero que vota por ese burócrata confiando en que puede “disputar” la orientación de su política, no se acerca a ninguna independencia de clase. Pero esto es lo que nunca dicen los partidos Comunistas, los socialdemócratas, los ideólogos de lo “nacional y popular”, los trotskistas afectos a todo tipo de “entrismo crítico”, y similares.

La cuestión, además, afecta al ideario socialista por el que luchamos. La “nueva izquierda” sostiene que desarrolla prácticas “que prefiguran en la sociedad actual lo que queremos construir”. Pero esa “prefiguración” se evidencia en los regímenes que se reivindican como progresistas. Y aquí pregunto: ¿Qué tiene de “progresista” un régimen que ha llevado a Venezuela al desastre actual? ¿Qué tienen de “progresista” la desindustrialización, las colas de gente desesperada por conseguir un alimento o un remedio, el enriquecimiento de lúmpenes en base a la apropiación de la renta petrolera, la represión de las corrientes clasistas e independientes? Yendo a Syriza, ¿qué tiene de progresista un gobierno que ha llevado al callejón sin salida de la desmoralización a las masas trabajadoras, con cuentos de espejitos de colores? Mi respuesta es que no hay nada de progresista en todo esto. En cualquier caso, no hay manera de unificar un discurso estratégico entre quienes apoyan estas políticas –con “reservas”, como corresponde a los “políticamente correctos”-, y los que estamos en contra.

Para que quede clara la diferencia, repito lo que dije en otra nota, en relación al chavismo (y que se puede extender a regímenes similares, o a los burocráticos stalinistas): “El socialismo, en tanto programa liberador, en tanto crítica radical de toda forma de opresión y explotación, sólo podrá reinstalarse en la agenda de la clase obrera mundial desde la autonomía y autodeterminación de los explotados. Jamás podrá regenerarse bajo la conducción de bonapartes “socialistas”, cultos a la personalidad, enriquecimiento del lumpen burgués, milicos en las cumbres del Estado y absurdas mezcolanzas de nacionalismos y socialismos burgueses. Es hora de volver a las concepciones fundantes del comunismo. Y en particular, a la idea rectora de la independencia de clase: la liberación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos” (ver aquí).

No se trata entonces de buena o mala voluntad, sino de diferencias ideológicas sustanciales. Para bajarlo a tierra, si en un programa de TV se pregunta (como ha sucedido) a candidatos de la izquierda qué país encarna, aunque sea aproximadamente, el programa que defienden para Argentina, no hay manera de congeniar “Venezuela chavista es un camino (con ‘correcciones’)” con “Venezuela chavista no es salida”.

Además, una aclaración imprescindible: Democracia Socialista presenta sus posiciones como si fueran una novedad. Por eso habla de “renovar las tradiciones de la izquierda”, y recusa posiciones como las que defiendo por “sectarias y dogmáticas”. Pero aquí no hay novedad. De contenido, su argumento es idéntico al que presentaba el partido Comunista argentino en los 1970 para apoyar –“con reservas críticas”- al gobierno de Perón (y la saga es larga, ver aquí).  Por supuesto, los “nacional-populistas críticos” nunca hacen balance de los resultados -en conciencia de clase, organización, avance del socialismo- de esta práctica de décadas. Lo cual no les impide hablar de la novedad táctica del asunto.

Por último, estas diferencias estratégicas e ideológicas no tienen por qué ser un impedimento para acuerdos por luchas concretas, reivindicativas. Y ni siquiera deberían ser un obstáculo para establecer acuerdos electorales (es interesante recordar que Lenin recomendaba, dadas ciertas circunstancias, formar bloques electorales entre partidos con diferencias tanto o más grandes que las que pueden existir entre las organizaciones del FIT). Pero sí hay que aclarar las cuestiones de fondo, y no disimularlas con fórmulas de compromiso.

Descargar el documento:
[varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como]
FIT, “chavismo de izquierda” y este blog

Written by rolandoastarita

08/08/2015 a 11:35

33 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. De acuerdo. No hay ninguna coherencia entre postular una alternativa de izquierda y anticapitalista y apoyar, asi sea crìticamente, el “socialismo del siglo XXI” del chavismo y abstenerse de criticar públicamente el giro al capitalismo en Cuba ,que viene produciéndose hace años.

    No hay en el mundo un modelo para mostrar. Hay que inventarlo con la participación activa y conciente de los trabajadores y debe tener por objetivo la socialización de los instrumentos y medios de producción y de cambio y el reemplazo de la “democracia representativa” burguesa en estado de putrefacción avanzada por la democracia directa.

    Me gusta

    Alejandro Teitelbaum

    08/08/2015 at 12:14

  2. Lo importante de la cuestión, desde mi punto de vista, es que al margen de los planteamientos propios de DS y otras agrupaciones, todas ellas se pronuncian por el FIT y ven que es el canal de desarrollo de una alternativa de poder propia de los trabajadores. No es necesario “congeniar” los discursos de las agrupaciones trostkistas y los nuevos adherentes, el FIT tiene un programa anticapitalista que se delimita completamente de los populismos, nacionalismos o cualquier política de conciliación de clases. EL que viene al frente de izquierda, milita por ese programa, después tendrán que ver como resuelven sus contradicciones y sus “apoyos críticos”. Todo esto es un triunfo político del FIT.
    Este desarrollo, en caso que siga en esta dirección, pone bajo una orientación socialista y revolucionaria a muchas organizaciones que estarían en otro campo político e “ideológico”, pero que sin embargo, son partidos y agrupaciones de trabajadores y luchadores sociales.
    Saludos

    Me gusta

    Martín

    08/08/2015 at 13:04

    • Si no lo entiendo mal, ¿usted nos está diciendo que, puestos ante el ejemplo de la nota, un representante de Democracia Socialista y Altamira o Del Caño responderían, en lo esencial, lo mismo sobre el chavismo o Syriza? ¿Y que esto se debe al programa del FIT?

      Sinceramente, no veo en qué se basa para sostener semejante cosa. En la página web de DS no advierto ningún cambio sustancial en sus posiciones con respecto al chavismo o Syriza. Tampoco en su declaración de por qué votan la lista Unidad del FIT. ¿Tendrán una posición en tanto DS “pura” y otra distinta en tanto candidatos del FIT? Parece raro.

      En definitiva, puede que sea, como usted dice, un triunfo político del FIT que DS se haya incorporado a sus filas. Pero no veo que eso unifique el discurso en las cuestiones estratégicas.

      Me gusta

      rolandoastarita

      08/08/2015 at 13:47

    • Rolando, esta mal interpretando todo lo que dije.
      El programa del FIT, no se modifica por la incorporación de DS. Por lo tanto, el Frente sigue con la misma orientación. Democracia Socialista apoya y desarrolla esa orientación, al llamar a votar y militar para el FIT. DS después puede apoyar al chavismo, pero esa NO ES la posición del FIT, ni tampoco va a serla aunque ellos se incorporan.
      No tienen porque unificarse los discursos, no somos un mismo partido, el día que se desarrolle la conformación de UN partido revolucionario, podríamos ver que pasa.
      El rechazo de la incorporación de otras corrientes por cuestiones “ideológicas” (que si fulanito dijo esto o lo otro) es la escusa del PTS para no perder terreno dentro del frente. La política frentista de la lista UNIDAD es lo contrario, ampliar al FIT en base al desarrollo de un programa. Estas dos orientaciones, en parte, se han visto claramente en el Encuentro de Atlanta por un lado, y en el Congreso del Movimiento Obrero y la Izquierda por el otro.
      Acá esta el programa del FIT, vos lo firmaste, llamaste a votar ese programa, militaste ese programa, fuiste a las luchas con ese programa, etc, sos parte del FIT, después podes decir lo que quieras sobre chavez, y sobre eso que vos digas de chavez podemos abrir un debate entre compañeros para clarificar las posiciones y porque es otra la posición DEL CONJUNTO DEL FRENTE.
      Al sumarse a un frente, cada partido deberá pilotear las contradicciones entre su programa y el programa del frente. Y logicamente, las agrupaciones más chicas y que quieren incorporarse recién ahora, están en una situación bastante menos favorable que las que dirigen y ya transitaron todo un proceso. Y por eso también, es que el PTS desarrolla esa política (sectaria) por la dirección del Frente contra el Partido Obrero.
      Es evidente, además, que Altamira y Del Caño (habría que decir en realidad, Albamonte, no vamos a pensar que Del Caño es el dirigente histórico del PTS) no tienen las mismas respuestas a los mismos problemas. Negar la apertura del frente a todas las agrupaciones que se están pronunciando por el FIT (algunas más honestamente, otras más oportunistas) en base a este criterio es simplemente un sectarismo liquidacionista. El PTS, si no dirige, es capas de destruir un proceso de organización de la clase trabajadora y lo está demostrando.
      En conclusión, no esperamos que DS se trasvista al Peo de un día para el otro, sino que buscamos desarrollar la alternativa política de los trabajadores, y es un proceso que no se va a dar sin contradicciones.
      Saludos.

      Me gusta

      Martín

      08/08/2015 at 19:04

    • Sinceramente, no entiendo. Si es elegido como diputado un representante de DS va a tener posiciones públicas pro-Chávez, aunque sea diputado del FIT. Y su discurso, supongo, será opuesto al de Altamira, o Del Caño, sobre ese tema. Esto será así, aunque haya firmado el programa del FIT. No digo que esté mal eso, solo digo que será una realidad.
      Creo que lo admitís cuando afirmás: “buscamos desarrollar la alternativa política de los trabajadores, y es un proceso que no se va a dar sin contradicciones“. La contradicción, sin embargo, aquí no será dialéctica, sino de proposiciones opuestas, que no tienen síntesis.

      Me gusta

      rolandoastarita

      08/08/2015 at 20:59

    • El programa del FIT no es anticapitalista ni se delimita “completamente” de los populismos, nacionalismos o cualquier política de clases: lo explicité en un comentario que hice en esta entrada.

      Me gusta

      Fernando

      09/08/2015 at 11:13

    • Rolando, ninguna agrupación por fuera de PO, PTS e IS tiene lugares expectables en las listas. Un diputado que reivindique el chavismo seria una traición absoluta al programa del FIT, por lo tanto el día que suceda ya no va a haber FIT. Pero eso es futurismo.
      En lo hechos concretos, diferentes agrupaciones populistas, apoyan (y militan en algunos casos) a los candidatos que llevan al parlamento una clara delimitación de clase y que a partir de esa tribuna aportan a la organización de la clase trabajadora.
      En el aspecto ideológico no puede haber síntesis porque no hay contradicción sino oposición, como bien marcas, pero los compañeros salen salen a militar a los barrios y en los lugares de trabajo con un programa para el desarrollo de una política de la clase trabajadora, socialista y revolucionaria.
      Es la política que intenta impulsar el PO de elevar el Frente Único al terreno político (CMOI), contra el sectarismo ideológico del PTS (que a pesar de todo, después llama al Perro Santillan a su lista).
      El proceso político va a estar marcado por la orientación que le de su dirección y su capacidad de llevarla adelante, y si digo que es un proceso contradictorio es porque definitivamente no va a ser de color de rosa, pero no veo porque no podría ser un proceso enriquecedor para la clase obrera. En definitiva, las revoluciones no son hechas por una vanguardia ideológicamente uniforme, ellas solo disputan la dirección.
      Saludos

      Me gusta

      Martín

      10/08/2015 at 20:54

    • Según este razonamiento: si un candidato del FIT reivindica al chavismo, eso no es traición al programa del FIT, siempre y cuando esa persona no tenga posibilidades de obtener una banca. Pero si llega a ser elegido, y dice lo mismo, eso pasa a ser “traición al programa del FIT”. O sea, si en las recientes elecciones el FIT daba una sorpresa en cantidad de votos, podían aparecer varios “traidores” al programa. Pero como estaba previsto sacar pocos votos, no había peligro; y por ahora todos siguen siendo leales defensores del programa del FIT, a pesar de que sean chavistas de izquierda.

      Tal vez se deba a que no pertenezco al FIT, pero me cuesta entender esta manera de razonar. En cualquier caso, sería bueno que este criterio (si es el que impera en el FIT) se aclarase explícitamente; incluso para la gente que es chavista e integra las listas del FIT. Deberían ser conscientes de que sus opiniones sobre el chavismo son consideradas una traición al programa del FIT, y que en caso de obtener una candidatura, así serán considerados. En estas cuestiones no se puede andar con disimulos. No estoy pidiendo uniformidad, sino que si hay diferencias, las mismas se expliciten. Máxime cuando las cosas llegan al punto de hablarse de “traiciones” a programas.

      Por otra parte, sobre dialéctica, procesos y contradicciones lógicas: un proceso puede ser contradictorio, en el sentido en que entiende la dialéctica la contradicción. Pero si Juan dice “Venezuela chavista es el camino” y Pedro dice “Venezuela chavista no es el camino”, aquí hay contradicción lógica.

      Me gusta

      rolandoastarita

      10/08/2015 at 22:58

    • Creo que no hay muchas más vueltas para darle al asunto.
      Hablar sobre lo que pasaría si no se cumplen las caracterizaciones que se hacen de un determinado momento no tiene mucho sentido. ¿Que pasaría si el FIT hubiera sacado el 15%? No tiene ninguna importancia, no era el pronostico y no sucedió tal cosa. Las fuerzas que tenían cargos no espectables no iban a ejercer ninguna labor parlamentaria y eso es lo que sucedió.
      Sobre el problema de la dialectica estoy de acuerdo con ud, pero lo que quiero marcar es que no es el problema si fulanito dijo esto y menganito lo otro, en los hechos, esas corrientes apoyan al FIT y no a otros agrupamientos más “afines” ideológicamente. Ellos evidentemente tienen un problema que resolver pero en la practica apuestan a la organización de la clase trabajadora bajo un programa clasista (al menos como perspectiva, ya que sus “ideologías” les van a imponer limitaciones, como las tendencias populistas entre otras). Y todas esas diferencias que surjan se resuelven con el debate, se sacan conclusiones y se continua en la lucha o se rompe con el frente. Acá radica la diferencia fundamental en el propio FIT: frente único de clase o secta ideológica.
      Por demás estar decir que ellos saben muy bien la caracterización que hace el FIT sobre el chavismo, reclamarán más apertura y patalearan, pero la política del frente como frente las determinan los partidos que dirigen el frente, no un partido menor recién incorporado.
      Y todo esto hay que pensarlo como una perspectiva de desarrollo, no se le puede pedir peras al olmo, pero el que vino a la barricada, por más que tenga un fusil de madera, vino a la barricada.
      Saludos

      Me gusta

      Martín

      11/08/2015 at 00:16

    • No responde a la cuestión que planteé: ¿se ha hecho explícita la posición que usted presenta en estos “comentarios” a todos los que integran las listas del FIT? Hasta ahora no sabía que la dirección del FIT considera que alguien que es candidato de sus listas y defiende al chavismo no es traidor en tanto no salga electo, pero pasa a ser traidor si sale electo y mantiene su posición de apoyo al chavismo. ¿Por qué no se explicitó esta postura desde el PO o IS? En ningún texto del FIT leí lo que usted explica aquí. ¿Por qué? ¿O se trata solo de un argumento que se vierte en los “comentarios” de un blog absolutamente marginal?

      Segunda cuestión, la “práctica” de un marxista en una sociedad capitalista pasa, en gran medida, por la crítica, la propaganda y la agitación (entendida esta última no como vociferar consignas, sino explicar una o dos IDEAS a la mayor cantidad de gente). Por eso, cuando Altamira explica por TV o en la Prensa Obrera su programa, o critica al gobierno K, está “haciendo práctica”. Pues bien, lo mismo se aplica a cualquier militante que dice, por ejemplo, que el chavismo ha vuelto a poner en la agenda de la clase obrera mundial el programa del socialismo. ESTO TAMBIÉN ES “PRÁCTICA”. Por eso sostengo que “en la práctica” no se puede defender la independencia de clase apoyando al chavismo. Pero DS piensa -y hace “en la práctica”- exactamente lo contrario: defiende al chavismo y dice que de esa manera impulsa la independencia de clase, y por lo tanto, el programa del FIT. Conclusión: no se pueden barrer las diferencias estratégicas diciendo “en la práctica Fulano defiende el programa del FIT”, cuando detrás de esa defensa se disimulan diferencias sustanciales.

      Tercer asunto: no pido “peras al olmo”, ni que haya unanimidad si no hay acuerdos en las cosas sustanciales. Precisamente un frente o un bloque se hacen cuando hay diferencias programáticas y estratégicas (o que los integrantes del frente consideren tales). Simplemente digo que las diferencias estratégicas deben ponerse negro sobre blanco. Y plantear que el chavismo es la vanguardia en la reconstrucción del proyecto socialista mundial no es una cuestión menor. Estar o no de acuerdo con esta definición no es secundario, ni se puede ocultar detrás del “en la práctica defendemos al FIT”. Precisamente me sentí impulsado a plantear esta cuestión cuando leí la declaración por la cual DS llamaba a votar al FIT (y a la lista Unidad). Es una demostración “práctica” de que estas cuestiones no se pueden eludir. No hay forma de congeniar lo que defiendo en este blog con lo que dice DS en esa declaración electoral (o sea, es “práctica”). Por eso, hacer un frente electoral disimulando que SOBRE ESTA CUESTIÓN sus integrantes tienen posiciones OPUESTAS no ayuda a nadie. El tema, por lo que dije antes, no se supera con mera “práctica” (y hay una larga experiencia al respecto).

      Me gusta

      rolandoastarita

      11/08/2015 at 09:56

    • Estamos de acuerdo Rolando, lo que no veo es que alguien quiera ocultar esas diferencias. Los debates en torno a los populismos se dan por todos lados en las publicaciones y debates de todas las agrupaciones y partidos.
      Saludos

      Me gusta

      Martín

      11/08/2015 at 12:02

  3. Reblogueó esto en Gerardo Daniel Rossi.

    Me gusta

    Gerardo Daniel

    08/08/2015 at 13:33

  4. La posición de Democracia Socialista es alentada por la práctica política del Partido Obrero e Izquierda Socialista: es conocida la disputa contra el PTS porque éste plantea no abrir el frente electoral a ciertas expresiones de “izquierda”: así lo plantean con claridad dos militantes del PTS: “las PASO del FIT, en las que se enfrentan Nicolás del Caño (PTS) y Jorge Altamira (PO), son la expresión en la superficie electoral de una polémica profunda sobre el rumbo que tiene que tomar para avanzar: si se amplía hacia una formación de ‘izquierdas’ en general (con la tragedia de Syriza o Podemos que no puede) o se enraíza en las fuerzas sociales con centro de gravedad en el movimiento obrero” (cfr. http://panamarevista.com/2015/08/01/peronismo-e-izquierda-sobre-el-voto-trosko/). En este contexto es necesario recordar que expresiones como “Pueblo en marcha” y el grupo que orienta el “Perro” Santillán, entre otros, llaman a votar (“Pueblo en marcha” fue invitado por el PO-IS a “rotar” un representante de su espacio en la banca de legislador de la ciudad de Buenos Aires) a Altamira-Giordano (PO-IS). A su vez, la corriente del pekinés Santillán, fiel a su estilo stalino-maoísta, calumnió a la principal figura pública del PTS en Jujuy. Tanto “Pueblo en marcha” como el grupo de Santillán y Democracia Socialista reivindican el “chavismo”, la experiencia de “Evo Morales” y expresiones burguesas variopintas.
    El FIT fue constituido por tres grupos trotkistas que en la lucha de clases de todos los días tienen diferencias enormes: por ejemplo, IS (como el MST) defendió la alianza con grandes terratenientes y pequeños chacareros cuando fue el conflicto por la “125”, mientras que el PO y el PTS (como el MAS) atacaron por su carácter de clase burgués a dicha coalición. Hay diferencias históricas más profundas, claro está: IS es morenista, PTS rompió con el legado morenista, PO es una secta nacional-trotskista que simpatizó con el lambertismo pero siempre mantuvo un obstinado ataque al morenismo. Pero inclusive dentro de un marco común (el programa electoral del FIT) hay diferencias: el punto 18 de la “Declaración programática del FIT” dice “Fuera la Gendarmería y Policía de los barrios populares”, sin embargo el Partido Obrero, en la campaña para elegir Jefe de Gobierno en la ciudad de Buenos Aires, llamó al “Control de las comisarías por representantes electos” (cfr. http://www.izquierdadiario.com.ar/El-Partido-Obrero-rompe-con-el-programa-del-FIT-hacia-la-Policia). Se sabe: cualquier programa se convierte en papel mojado cuando hay profundas diferencias históricas y/o coyunturales.
    El programa del FIT es inconsistente y socialdemócrata, es decir, burgués. El punto 11 defiende la “educación nacional única, estatal, gratuita y laica”, es decir, burguesa (el Estado es burgués), no cientificista (“laica” no es sinónimo de antirreligiosa, por lo que defienden una enseñanza que tolera al catolicismo y a las religiones): Marx ya refutó con excelentes argumentos a estos lasalleanos contemporáneos en su “Crítica al programa de Gotha”. En varios puntos tiran la consigna ahistórica “transicional” de nacionalización y expropiación de medios de producción “bajo el control de los trabajadores”: ¿qué trabajadores?, ¿de qué manera?, ¿bajo control de Moyano y Barrionuevo?, ¿bajo control de comités ad hoc elegidos por trabajadores en asambleas directas y con mandatos revocables en cualquuier momento?, ¿qué significa concretamente “bajo control de los trabajadores”? Sin embargo, este nacionalismo obrero se convierte en nacionalismo a secas al no proponer la gestión de los trabajadores, como se lee en el punto 10: “Por la expropiación de la oligarquía terrateniente, de los grandes pooles de siembra, así como de los monopolios cerealeros, aceiteros y frigoríficos. Por la nacionalización de la tierra, comenzando con la expropiación de los cuatro mil principales propietarios, respetando los derechos de los campesinos pobres, pueblos originarios y pequeños chacareros que no exploten mano de obra asalariada”. En el entrecomillado citado se lee que hay que respetar los derechos de los “pueblos originarios”: ¿saben los firmantes del FIT que los qom tienen legislado una suerte de derecho de pernada que consiste en que el padre puede embarazar a su hija?, ¿saben que las mujeres están oprimidas?, ¿no se contradice defender los “derechos de los pueblos originarios” con los derechos de las “mujeres” que defienden en el punto 20 del programa?, además: ¿no hay contradicciones de clase y de casta en el genérico “pueblos originarios”?, ¿defiende el FIT las jerarquías precapitalistas de los indígenas?, en fin…
    El FIT denunció a las PASO (primarias abiertas, simultáneas y obligatorias) como “antidemocráticas”… ¡sin embargo ahora llamar a dirimir las diferencias internas en las PASO! ¡Partidos que se reclaman de la “clase obrera” dirimen sus difencias en el policlasista terreno electoral! Triste. Pero señala algo muy importante: están inficionados de democratismo burgués: son la izquierda del Capital, meros partidos socialdemócratas.
    Por último: un frente electoral que propone candidantos a cargos ejecutivos está demostrando su vocación de poder capitalista, pues están dispuestos a administrar los asuntos de la burguesía (vale para los cargos de presidente, gobernador e intendente). Un partido o alianza electoral que se reclama anticapitalista no debe proponer candidatos a cargos ejecutivos, sólo a legislativos (en democracias no parlamentarias como la Argentina).
    Por todo lo dicho, llamo a los proletarios con consciencia revolucionaria de clase a votar anulado en las elecciones presidenciales argentinas de octubre de 2015.
    Saludos comunistas,
    Fernando.

    Me gusta

    Fernando

    08/08/2015 at 15:06

    • Por favor, los comentarios deberían ser más breves, de lo contrario se desvirtúa esta sección.

      Me gusta

      rolandoastarita

      08/08/2015 at 16:29

    • Poné tu programa maximalista y no te vota ni el 0,00001% de la población. Lamentablemente es así.

      Me gusta

      Hernan

      08/08/2015 at 18:30

  5. “Es hora de empezar a volver a las concepciones fundantes del comunismo. Y en particular, a la idea rectora de la independencia de clase: la liberación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos”.
    Mi impresión es que de ser así, no necesitaríamos de ningún partido y llegaríamos al consejismo.
    Respecto a este punto “La razón última es que las diferencias parten de la caracterización de clase de regímenes como el chavismo, y de partidos como Syriza. He planteado, reiteradas veces, que desde el punto de vista de clase el chavismo, o Syriza, no están en el limbo; son organizaciones burguesas.” ¿Que le hace pensar que las corrientes troskistas y leninistas dentro del FIT no son burguesas, una social democracia radicalizada simplemente?

    Me gusta

    Soil Sciences

    08/08/2015 at 15:43

    • Así es Soil Sciences: el FIT es un frente electoral socialdemócrata, como lo expresé en este post y en otros de este blog. Saludos.

      Me gusta

      Fernando

      08/08/2015 at 16:45

  6. Rolando. No estoy al tanto de las polémicas que se hayan desatado al interior del FIT sobre la propuesta de Democracia Socialista. Hasta ahora solo he leído algunas críticas previas por parte del PTS. Si es que hay más elementos, me gustaría conocerlos. No se si te refieres a algún documento o a críticas puntuales que te hayan llegado de militantes de algunas de las corrientes que integran el FIT. La cosa no es nueva y estaba al tanto que en CABA ya se les habían cedido puestos ‘no expectables’ , pero puestos al fin, a Pueblo en marcha que integra DS y a un desgajamiento del PC que incluso se cortó por derecha respecto del programa frentista. El dato de la ‘invitación a rotar’ que aporta Fernando, van en el sentido de una mayor integración y tal vez premio consuelo por el apoyo electoral ….en especial con miras a la interna burocrática. No veo que este llamamiento de DS represente algo nuevo, ni un factor discordante que haga crujir la alianza electoral trotskista.

    Me gusta

    AP

    08/08/2015 at 17:12

  7. Hernán. Lo lamentable es que modulen el programa para conseguir más votos. Tu ironía es toda una confesión de parte.

    Me gusta

    AP

    08/08/2015 at 22:11

    • Además de la cierta e ingenua confesión (por la boca muerez el pez), se da el hecho, en mi opinión, que la postura racional y revolucionaria correcta es, precisamente, la contraria: sólo si no presentas tu programa máximo ( y lo debates, difundes, explicas, etc..) es cuando se va a dar el caso de que ese programa y su partido no reciban voto alguno. Nunca.

      Me gusta

      antonio

      09/08/2015 at 06:37

  8. Rolando. Por supuesto que si sale electo un diputado de Democracia Socialista va a difundir posturas pro Chávez, no importa que haya adherido formalmente a un programa. Un oportunista firma cualquier cosa si le conviene y después hace lo que quiere. Lo que está mal es que del otro lado lo saben y no les importa con tal de sumar algunos votos y de paso utilizarlos en una interna burguesa.

    Me gusta

    AP

    08/08/2015 at 22:16

  9. A la mañana del 10 de agosto gana la lista de Del Caño por escasos 18 mil votos sobre la lista de Altamira. Falta escrutar un porcentaje de mesas en particular de la provincia de Buenos Aires, pero no creo que Altamira logre descontar.

    Sobre un total de 21 millones de votos cerca de un millón pertenecen a orgas troskas o filo troskas (PO, PTS, IS, NMAS y MST).

    La derecha (Scioli, Macri, Massa, Rodríguez Saa) supera el 90% de los votos (Aunque hay un sector de esos votantes que no son de derecha sino “progres-K”).

    El 80% de los votos de orgas troskas pertenecen al FIT. Sin embargo, el FIT hizo una campaña democratizante por lo que no creo que la totalidad de los votos sean anticapitalistas conscientes. Es una de las desventajas de no proclamar abiertamente las ideas revolucionarias, no se puede medir a ciencia cierta con cuántas personas contamos que adhieran a esas ideas.

    Pero no es la principal desventaja. La principal es que no hay educación revolucionaria si no se expresan ideas de ese tipo.

    Voté a la lista de Altamira porque entendí que la principal responsabilidad de ir a las PASO era del PTS. Sin embargo, me parece que hay responsabilidades varias de ambos lados.

    Creo que es un error candidatear a Altamira. Desde la época que se aprobaron las tesis sobre parlamentarismo en la IC los revolucionarios plantean la necesidad de elegir parlamentarios obreros, recomendado que si éstos no se sienten cómodos hablando en público, que lean sus discursos. La finalidad me parece clara. Es una finalidad educativa que tiene a buscar que los trabajadores comprendan que pueden ser dirigentes.

    El PO cometió el error de no postular a un trabajador sino a un dirigente histórico. Pudo haber postulado a Pablo López, diputado por Salta, en compañía de Del Caño como vicepresidente. Habría sido una fórmula compuesta por trabajadores.

    El PTS me parece que equivocó el enfoque ya que apeló al sentido común destacando a Del Caño más por su juventud y su vocación renovadora que por ser trabajador. En ambos casos, es evidente la línea democratizante de ambas organizaciones.

    El PTS sale fortalecido de la interna porque demostró tener mayor representatividad dado que la lista conformada por esa sola organización superó en votos a la lista conformada por PO+IS.

    No le va a venir mal el baño de humildad al PO. Me va a gustar ver cómo hacen campaña nacional por los candidatos del PTS.

    Me gusta

    Lucas

    10/08/2015 at 11:36

    • Me gustó mucho tu comentario Lucas. Contiene toda una serie de aperturas en las que es necesario profundizar. Muy equilibrado y representativo de lo que piensan tantos compañeros, que pese a todo, votan al FIT.

      Me gusta

      AP

      10/08/2015 at 12:56

    • Lucas, me gustaría hacer un par de observaciones:
      “Es una de las desventajas de no proclamar abiertamente las ideas revolucionarias, no se puede medir a ciencia cierta con cuántas personas contamos que adhieran a esas ideas.” A los revolucionarios no se los encuentra en las elecciones burguesas y nunca había escuchado que ese podría ser un fundamento para participar en ellas.
      “los revolucionarios plantean la necesidad de elegir parlamentarios obreros, recomendado que si éstos no se sienten cómodos hablando en público, que lean sus discursos” Aquí hay dos cuestiones, la primera que el PO nunca coincidió con ese planteo y diferencia claramente a los dirigentes obreros de los dirigentes políticos, aunque muchos de estos dirigentes políticos sean de extracción obrera; y en su formación el PO pretende que todos los militantes y dirigentes transiten ese camino. Lo importante es su capacidad política, no su imagen de obrero, joven o mujer. En segundo lugar, Altamira no se postula a un cargo parlamentario o espectable, su candidatura esta al servicio de arrastrar votos a los diputados, que en muchos casos si son referentes del sindicalismo combativo (pero principalmente dirigentes políticos). Y es él y no otro porque el partido considera que él es el más capacitado para divulgar el programa del PO en la campaña, los debates, etc. sumado a su militancia histórica, la construcción del partido y su referencia. Pero al final de cuentas esto es solo un problema interno del partido, lo importante es que perspectiva defiende cada partido para la clase trabajadora (importa muy poco si Altamira o Del Caño o un obrero metalurgico, pero si importa si la campaña esta orientada “a renovar y fortalecer-y que entren las mujeres y los jovenes al FIT” o esta orientada a confrontar con el programa de los partidos patronales en base a la unidad de la clase trabajadora y su programa.
      Saludos.

      Me gusta

      Martín

      10/08/2015 at 21:27

    • Incurrís en varios errores…por ejemplo al decir que una fórmula López-Del Caño habría sido compuesta por trabajadores, desconozco el caso de López, pero Del Caño no es un trabajador, es un rentado -como lo son muchos dirigentes del PO (Solano, Kane etc.)-; luego, además de insistir con que Del caño es un trabajador hacés una crítica errónea, dado que -mal que le pese al PO- la consigna de paso a las mujeres y la juventud pertenece al PT de Trotsky (está consigna es más válida que preguntarse “-¿qué es lo que quiere Pitrola? -Lo que quiere es que lo votes (sic).
      Dicho esto, una fórmula apropiada hubiera sido Godoy (diputado obrero) y algún obrero del PO -que no se me ocurre ninguno…pongamosle el ferroviario Hospital. En esto el PTS tiene una tradición más seria de fomentar dirigentes que hayan sido obreros (por caso Montes) el PO incurre mucho menos en esas prácticas (o no incurre). El caso es que ambas organizaciones se excusan diciendo que ‘el programa’ del FIT tiene que ser expresado por alguien que lo explique bien, por eso es mejor alguien ‘mas preparado’ (esto lo escuché, no me lo contaron), ahora bien, el programa del FIT puede ser explicado por cualquiera, no hay mucha dificultad en la consigna ‘salario igual a la canasta familiar’, el caso es que los dirigentes del FIT cuando van a la TV o se expresan en el congreso tienden a explicar bastante mal el programa, y quedar bastante mal parados ante los periodistas (o por caso en el congreso Bregman dice que está por la ‘nacionalización de las empresas de energía’ (pero si no aclara que es bajo control obrero -más allá de inviabilidad de la consigna- lo que está pidiendo no es más que estatismo burgués.
      En cuanto a tu última oración, por supuesto el PO boicoteo lisa y llanamente la candidatura de Del Caño (esto a pesar de que la lista se llamaba ‘unidad’)

      Me gusta

      Rosa Luxemburgo

      27/11/2016 at 02:07

  10. Para mí hay dos caminos a la liquidación del FIT:
    1) Que le abra las puertas a fuerzas políticas no clasistas.
    2) Que continúe siendo un frente exclusivamente troskista.

    Me gusta

    Danilo Castelli

    10/08/2015 at 23:05

  11. Por cierto, es un problema el hecho de que el FIT no tenga un verdadero programa político. Su declaración programática no es más que un conjunto de consignas de agitación, no es un programa de gobierno, ni siquiera un programa de cómo llegar al poder. Esto tiene su raíz en lo que Rolando ha analizado en varias ocasiones como intrínseco al troskismo: su metodología de agitar consignas “de transición” que no son socialistas pero tampoco son realizables en el capitalismo, con la creencia de que luchando por dichos objetivos las masas se chocarán la cabeza contra la pared del capitalismo y ahí se decidirán por el socialismo.

    Me gusta

    Danilo Castelli

    10/08/2015 at 23:18

  12. Rolando, estuve siguiendo tu polémica con el compañero Martín. Se me ocurren algunas observaciones. En primer lugar, el FIT no es una unidad de acción por puntos mínimos, Incluso suponiendo que agitar en las elecciones burguesas por estos puntos fuese una ‘unidad de acción’.
    El FIT, nos guste o no nos guste, tiene un programa ‘de máxima’ que está expuesto en sus documentos, cuya consigna ‘de poder’ es el gobierno de trabajadores’ que se supone (son que nadie se haya enterado) equivalente a la toma del poder por el proletariado revolucionario, la dictadura proletaria o su contracara, la democracia obrera.
    Sobre esto no caben confusiones o malos entendidos. O la Venezuela de Chávez o la Rusia de los soviets.
    La incorporación de DS, tenga o no posibilidad de acceder a puestos expectables (sí nos llevamos por los pronósticos pre electorales con los cuales se estimula artificialmente a la militancia, luego barridos elegantemente bajo la alfombra, la hipótesis no sería tan peregrina) no cambia las cosas.
    DS se incorpora por oportunismo político, del mismo modo que. del otro lado del mostrador se lo acepta. El que aporte votos es bienvenido, por que le objetivo es ampliar la repercusión electoral y con ello mantener viva la esperanza que ‘la izquierda’ pueda gobernar y seguir indefinidamente en la ‘carrera electoral ascendente’.
    Complementariamente, el apoyo exclusivo a la lista 2 expresa claramente el intento maniobrero de obtener votos extra para reforzar una ‘victoria’ en la interna burocrática. Victoria que del 4 a 1 con que se especulaba y se armaba al militante, pasó (o PASO) a convertirse en burda balandronada de la noche a la mañana mano a mano avanzaba el recuento de votos, dejando a cientos de militantes sumidos en la confusión y el desconcierto, especialmente después de todo lo que habían bardeado.
    Lo demás, son cuentos chinos.

    Me gusta

    AP

    11/08/2015 at 11:40

  13. Martín, entonces que se diga abiertamente: “No adherimos a las tesis sobre el parlamentarismo del 2° Congreso de la IC, no creemos que los obreros puedan ser candidatos” (a propósito me gustaría saber cómo van a explicar luego la consigna del gobierno de los “trabajadores”). Creo que Pablo López era un candidato perfecto a presidente por el PO-FIT. Era el diputado por Salta (la provincia con mayor desarrollo del PO), es laburante y es un militante político del partido.

    La lucha electoral no es ni de cerca la principal lucha de los revolucionarios. Es más, cualquiera que se reivindica revolucionario sabe que no se puede lograr nada mediante reformas legislativas, que la firmeza de las reformas es siempre relativa y está directamente vinculada con las luchas que las arrancan.

    Pero la elección de parlamentarios obreros era una línea del 2° Congreso de la IC y que es reivindicado por la IV IC en tanto la IV reivindica los primeros cuatro congresos de la III IC.

    Al fin y al cabo así el PO mantiene la división entre intelectuales y obreros al interior del partido. Sus intelectuales en su gran mayoría peinan canas, lo que significa que, o bien no salen nuevos cuadros o bien el partido no estimula su formación o bien los mantiene a raya.

    Otro aspecto que mostró la elección es que hubo corte de boleta en desmedro de Altamira y Pitrola ya que la lista 2 obtuvo más votos a legisladores nacionales que los votos que obtuvo a cargos ejecutivos. Eso también merece una reflexión.

    Saludos

    Me gusta

    Lucas

    11/08/2015 at 13:59

    • No entiendo porque el Partido Obrero debería elaborar una respuesta pública a Lucas. Estas tergiversando mis palabras, nadie dijo que los trabajadores no pueden ser candidatos, pero van a ser candidatos en tanto su capacidad política, no por el simple hecho que sean obreros. Al contrario, las listas del Peo llevan muchos trabajadores a cargos ejecutivos y parlamentarios, en tanto militantes revolucionarios, no como obreros o intelectuales. Y eso es lo que hay en el Peo, militantes revolucionarios, no hay división entre “intelectuales” y “obreros”. Por otro lado, decir que los “intelectuales” del Peo peinan canas es una patraña, es evidente que un “intelectual” de 60 años va a tener mucho más desarrollo que uno de 40, pero si lee EDM o PO va a encontrar de todo… al margen que es un debate falso el de las edades de los “intelectuales”.
      El corte de boleta es normal a los cargos ejecutivos, siempre hay un mejor desempeño en los cargos legislativos.
      Saludos.

      Me gusta

      Martín

      11/08/2015 at 17:37

  14. Rolando, como militante de uno de los partidos que conforman el FIT he seguido atentamente este debate en los periódicos partidarios pero al mismo tiempo traté de buscar en los textos de los clásicos del marxismo sus posiciones. Por ello, me resultaría muy útil si ud puede decirme a que textos de Lenin se refiere cuando al final de su artículo dice que este contemplaba, en ciertas circunstancias, bloque electorales. Abrazo y desde ya, muchas gracias

    Me gusta

    Mariano

    11/08/2015 at 23:11

    • En las Obras Completas, año 1907, se encuentran textos de Lenin sobre la táctica bolchevique para la participación en las elecciones a la Duma. La idea era formar un bloque con los socialistas revolucionarios y los trudoviques para sortear las limitaciones que imponía la ley zarista. Por ejemplo, en “La campaña electoral del Partido en Petersburgo”, se establecen las condiciones para el acuerdo: a) que los SR no hicieran acuerdo con los demócratas constitucionales; b) total independencia de las dos partes (bolcheviques y SR) en lo referente a programas, consignas y táctica en general; c) reparto de las seis bancas en la Duma (OC, p. 472, t. 11, edición Cartago).

      Luego, en “La enfermedad infantil del ‘izquierdismo'” (1920) Lenin recuerda a los comunistas alemanes esa experiencia: “En 1907 los bolcheviques constituyeron, por poco tiempo, un bloque político formal con los socialistas revolucionarios para las elecciones de la Duma”. En ese mismo texto recomienda a los comunistas ingleses que propongan un acuerdo electoral a los laboristas. “El Partido Comunista propone a los Henderson y a los Snowden un compromiso, un acuerdo electoral: marchemos juntos contra la coalición de Lloyd George y los conservadores, repartámonos los puestos en el parlamento en proporción al número de votos dados por los obreros al Partido Laborista o a los comunistas (no en las elecciones, sino en una votación especial [¿no es una interna abierta?]), conservemos la más completa libertad de agitación, de propaganda y de acción política. Sin esta última condición es imposible, naturalmente, hacer el bloque, pues sería una traición”.

      Me gusta

      rolandoastarita

      12/08/2015 at 09:20

  15. Muchas gracias por su respuesta, Rolando, muy claro como siempre. Saludos

    Me gusta

    Mariano

    12/08/2015 at 10:09


Dejá tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: