Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Coyuntura: ¿por qué “giro a la derecha”?

with 33 comments

“El país gira electoralmente a la derecha”. Esta caracterización, que tomo del sitio web del Movimiento Al Socialismo, a la vista de los resultados electorales, está muy extendida en la izquierda. Pero… ¿por qué se caracteriza a Macri como la derecha de Scioli? ¿Qué hay distintivamente “de izquierda” en el kirchnerismo y Scioli con respecto a Cambiemos, cuando se considera el programa político global?

Por empezar, y a la luz de las experiencias pasadas, ¿no es necesario tener algo más de prudencia a la hora de caracterizar como “de izquierda” o “derecha” a candidatos, gestiones y programas? Por caso, en 1983 muchos de los que hoy argumentan acaloradamente que votar en blanco es “facilitar el camino de la derecha”, sostenían, con la misma vehemencia, que Luder (sí, el que pedía amnistía para los milicos del Proceso) y Herminio Iglesias encarnaban la “liberación nacional”, contra el candidato Alfonsín. Y en 1989 decían que el voto “contra la derecha” era Menem. Aunque en 1999 era a la Alianza (¿recuerdan las bondades que le atribuían a la “tercera vía”?) contra Menem. Y en 2003 lo “progresista” era Kirchner, que subía apoyado por Duhalde. Aunque en 2011 la derecha era Duhalde, frente a Cristina Kirchner. Con un agregado “de yapa”: el mismo “analista social” que recorrió todo este espinel de caracterizaciones, en 1973 me trataba de convencer de que el voto a Perón era de izquierda (después de que Lastiri y López Rega hubieran desplazado a Cámpora); y que en 1976 había un ala militar “progresista” frente al ala “ultra y fascista” de la dictadura. Pero sin llegar a los extremos de las piruetas mentales de la militancia, o ex militancia, PC, el enfoque está instalado: en cada coyuntura aparecen los más que sutiles análisis de las sutiles diferencias para establecer las improbables “líneas divisorias” entre las también sutiles “izquierda y derecha”.  Y para abrir la puerta a los oportunismos de ocasión.

¿No es hora entonces de poner un poco de orden en estos vaivenes, asentando los análisis en las relaciones sociales subyacentes, y en la caracterización del régimen político? Por supuesto, un análisis materialista dará un “trazo grueso” en el que no habrá espacio para el verso progre-K del tipo “la construcción retórica de una nueva subjetividad por parte del kirchnerismo se pone en juego en el próximo ballotage en la confrontación de los estilos discursivos”. ¿La nueva “subjetividad” es la que se expresó en el voto del domingo pasado? ¿O es que con este palabrerío “de alto vuelo intelectual” se busca disimular la falta de alternativa real de los teóricos de “la construcción discursiva de lo real” frente a los crecientes problemas que enfrenta la economía argentina? Para “bajarlo a tierra” (aunque sea una tarea sin horizonte cuando se trata de algunos ensayistas, evadidos del rigor de las relaciones sociales reales): ¿qué diferencia de fondo hay entre las condiciones a los inversores que propone dar Scioli y las que propone Macri? La respuesta: ninguna diferencia sustancial, como hemos explicado en otras notas.

Sin embargo, lo más importante es que en estas caracterizaciones, tan superficiales como acomodaticias, subyace un error elemental: considerar que un gobierno capitalista pasa a ser “de derecha” cuando la economía enfrenta dificultades y aplica las medidas que, aproximadamente, aplican todos los gobiernos capitalistas en circunstancias parecidas. El caso de Dilma Rousseff es ilustrativo: “progresista” cuando se estaba en la fase ascendente del  ciclo, “derechista” cuando vino la crisis y aplica las recetas “de toda la vida”. ¿Qué dicen ahora los que recomendaban en las últimas elecciones votar a Dilma para “enfrentar el programa de la derecha”? Nada, no dicen palabra. Jamás los vamos a ver hacerse responsables por las irresponsabilidades discursivas a las que nos tienen acostumbrados. Pero es la misma manera de barrer debajo de la alfombra, aquí en Argentina, la historia de los peronistas de izquierda en los últimos 25 años: “derechistas” sosteniendo y participando del gobierno junto a Menem cuando el capital demandaba los “ajustes” (¿o quiénes apoyaron las privatizaciones de YPF, de las cajas de jubilación, del banco de Santa Cruz y similares?); progres “izquierdistas” en la fase de ascenso del ciclo económico y bonanza de los términos de intercambio, para girar al apoyo de un auténtico producto del menemismo en el 2015. Por eso Scioli hoy es la viva corporización de estos vaivenes.

Por supuesto, todo esto se puede disimular agitando el peligro del fascismo, o del golpe de Estado. Pero la realidad es que aquí no está en juego un cambio de régimen político (de democracia burguesa a dictadura militar, o régimen nazi), sino simples variantes al interior del dominio burgués “ad usum” desde 1983. Pero si esto es así, ¿por qué es de “izquierda” pagar hasta el último centavo al Club de París, sin chistar, y es de derecha decir, desde la oposición, que está bien arreglar con el Club de París? ¿Por qué es de izquierda afirmar que en última instancia hay que arreglar con los holdouts (declaración de Kicillof a La Nación), y es de “derecha” prometer que si se llega al gobierno se va a arreglar con los holdouts (declaraciones de Macri, pero también de Scioli)? Más atrás, y para tocar una “conquista histórica” del gobierno K, ¿por qué el pedido de la oposición burguesa de una asignación universal por hijo era una propuesta “de derecha” durante las elecciones de 2009, pero fue una “medida revolucionaria” cuando la instaló el gobierno de Cristina K por decreto? O también, ¿qué tiene “de izquierda” endeudarse con Venezuela al 15% anual en dólares, o colocar deuda hoy al 10%?

Pero incluso desde el punto de vista de los que defienden el estatismo burgués, ¿qué tiene de “izquierdista” haber destrozado el INDEC y por qué es “derechista” criticar la destrucción del INDEC? ¿Por qué es “izquierdista” haber “logrado” que la matrícula en la escuela pública haya descendido en relación a la matrícula en la escuela privada? ¿Qué tiene de “izquierda” haber vaciado YPF con el grupo Eskenazi? ¿Qué tiene de “izquierda” vaciar de reservas al Banco Central? Y así podría seguir.

Vayamos por un momento a la cuestión ambiental, otro punto axial de cualquier política progresista, sin importar aquí el carácter de clase de un gobierno. ¿Qué tiene de “izquierdista” no haber avanzado en la aplicación de la ley de glaciares? ¿Qué tiene de “izquierdista” no cumplir con la ley de bosques, sancionada hace ya 8 años? ¿Por qué es “de derecha” exigir la aplicación de estas leyes elementales de preservación del medio ambiente, y “de izquierda” negarse a hacerlo?

Por otra parte, ¿qué razones hay para decir que los Alperovich, los Berni, los Urtubey, los Beder Herrera, los Curto, los Insfrán, los Granado, son “de izquierda” comparados con los elementos que trae el macrismo + la UCR + Coalición Cívica? ¿Por qué es “de izquierda” estar con Caló o Yasky, y “de derecha” estar con Moyano? ¿Dónde está la diferencia? Más en general, ¿por qué está “a la izquierda” la represión a los qom, o a los manifestantes de Neuquén contra los acuerdos de Chevron, y “a la derecha” la represión de la policía metropolitana en el Borda? ¿Por qué están a la “derecha” las escuchas telefónicas de Macri, y “a la izquierda” el proyecto X y la infiltración de los servicios en las organizaciones sociales y los partidos de izquierda? ¿Qué tiene “de izquierda” defender a Milani? ¿O la ley antiterrorista? ¿Qué tiene de “izquierda” decir que hay que bajar la edad de imputabilidad de los menores, designar ejecutores de políticas de mano dura y seguir amparando las torturas en las cárceles como “solución” a la inseguridad en la provincia de Buenos Aires, por ejemplo? ¿Qué tiene de “izquierda” el ocultamiento por parte de Aníbal Fernández y de Capitanich de las responsabilidades de la policía del Chaco en la muerte de Ángel Verón?

En definitiva, hay un cambio político, pero no porque la sociedad haya “girado de la izquierda a la derecha”, sino porque, dentro del apoyo a las corrientes y gobiernos burgueses, lo que ha cambiado es la coyuntura económica. Tengamos presente el dato fundamental: desde 1983 a la fecha más del 90% de la población ha votado, sistemáticamente, a partidos y candidatos enemigos del socialismo y defensores del régimen capitalista (incluidos los progresistas “a lo Stolbizer”). Es dentro de estos marcos que se desenvuelven las políticas gubernamentales, que cambian ante los cambios del ciclo económico. De conjunto, en América Latina se asiste a este giro, marcado por la falta de perspectivas del capitalismo estatista, en el contexto de la caída del precio de las materias primas y el crecimiento débil de la economía mundial. La historia de Lula y Dilma es el espejo en el que se puede mirar el progresismo K izquierdista argentino. No hay cambio de régimen (ni se viene el fascismo, como exageran algunos). La clase trabajadora no tiene nada para ganar apoyando a alguno de los dos candidatos principales. Mal que les pese a los apologistas de la “construcción discursiva de la realidad”.

Descargar el documento:
[varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como]:
Coyuntura: ¿por qué “giro a la derecha”?

Written by rolandoastarita

28/10/2015 a 12:05

Publicado en General

Tagged with , , , , , , ,

33 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Nuevamente Rolando, como en mi comentario anterior. No es una cuestión de decir “quién es de izquierda y quién de derecha”. Mi posición (que usted define como clásica del PC) es muy concreta. Está más que claro que en el Kirchenirsmo habita una casta burocrática repugnante con residencia en puerto madero y que ha colaborado con el desmantelamiento del aparato productivo del país. También es muy obvio que no sólo la izquierda es funcional a Macri, sino la misma Cámpora también, que por su fanatismo fascista por el Peronismo (rasgos fascistas que recuerdan a Lopez Rega como usted muy bien dice) han estado contribuyendo a minar el poder de Scioli, para facilitar la victoria de Macri.

    En otras palabras, el Kirchnerismo duro está operando a favor de Macri, mientras que Scioli, cada vez más aislado, está representando a un ala política que busca la industrialización de la Argentina. El hecho de que las condiciones para que el capital dirija esa industrialización son las mismas tanto para Scioli como para Macri, es una cuestión obvia, y Lenin ya la trató cuando opinó a favor de la inversión extranjera cuando se trataba la cuestión de la “electrificación de Rusia”. No me parece constructivo basar una decisión de voto en esto. Argentina, como país atrasado, debe primero industrializarse.

    La posición de mantener una postura independiente en la izquierda tampoco se cumple desde el momento que usted se ve obligado a votar un frente de izquierda que, en su totalidad, mantiene una posición política distinta a la suya. De la misma forma, nosotros votaremos a Scioli aún cuando Miguel Beim nos genere nulo encanto. Esto se trata de una visión estratégica de país. Nuestros principios no se alteran por redireccionar nuestra apoyo. En definitiva no somos nosotros los que tenemos departamentos en puerto madero.

    Con respecto a la posición independiente de los marxistas del siglo XIX la situación era muy distinta. Europa avanzaba rapidísimo en una industrialización acelerada que agudizó mucho la contradicción de intereses entre las clases y al mismo tiempo fortaleció a la clase obrera. Esa misma posición jugó en contra a principios de siglo XX cuando la primer guerra mundial disminuyó las condiciones objetivas de victoria de las organizaciones y partidos obreros. El avance del fascismo en Europa fue producto de la fragmentación de la izquierda y su salida de los grandes frentes democráticos. Esta indiferencia y rechazo a los grandes frendes “burgueses” fue motivada por el resultado de la primera guerra, y fue condición muy necesaria para que Hitler ganara y Europa retrocediera en sus conquistas sociales.

    Espero haber sido claro en mis pensamientos.
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

    Ezequiel

    28/10/2015 at 12:44

    • Ya entendí su posición. Por eso le dije que es más o menos la típica de los PC (para un repaso histórico, aquí). En los 1960 y 1970 los militantes del PC decían exactamente eso: había que apoyar a la burguesía industrialista. Seguramente usted también estará impresionado por el “récord” industrialista de Scioli (y gobernadores peronistas afines) en los últimos años.
      De todas maneras, no tiene ningún sentido igualar el programa del FIT con el de Scioli y decir que da lo mismo votar a cualquiera de los dos. Por favor, un poco de sentido de las proporciones.

      Me gusta

      rolandoastarita

      28/10/2015 at 12:58

    • Ezequiel. Me llamó la atención su intervención, no solo por que es una posición tipo PC ‘clásica’, sino, por que es todo un manual de colaboración de clases y disparates variados.
      En el kirchnerismo no ‘abita’ una casta burocrática, viva o no en Puerto Madero.
      El kirchnerismo es parte neta del peronismo, partido burgués reaccionario y anticomunista, tal como lo fue, es y será mientras subsista esta lacra. Su rol ‘antindustrialista’ no es mayor ni menor que el de cualquier otro partido burgués que aplica la receta del capital dependiente.
      Después nos obsequia con que el ‘kirchnerismo duro’ encarnado en la Cámpora es fascismo y por eso juega a favor de Macri.
      Ergo, hay un ‘kirchenrismo blando’ ese sí, democrático e industrialista encarnado en Scioli.
      Sí, el mismo que antaño declaraba públicamente que la muy ‘democrática’ e ‘industrialista’ dictadura de Videla había venido a poner orden en el país.
      Comparar la electrificación con inversiones extranjeras en la Rusia de Lenin y los Soviets con la Argentina de Scioli, no se si llamarlo despropósito o afrenta lisa y llana.
      Basándose en ese supuesta y ridícula identidad, tan risueña como el ‘industrialismo’ de Scioli, orienta la intención de voto a un candidato capitalista por que ‘Argentina necesita industrializarse’. La biblia de la ‘revolución por etapas’ recitada a pie juntillas.
      Comparar el voto a Scioli con el voto al FIT, compartamos o no esto último, no puede ser calificado más que como demagogia barata. El programa del FIT a mi juicio, adolece de muchas fallas, pero es una expresión distorsionada y legalista de socialismo, no el programa de la explotación y represión de los trabajadores en versión (o más bien verso) ‘industrialista’ de un charlatán burgués, el mismo explotador y millonario.
      Ah, claro, me estaba olvidando de la ‘visión estratégica de país’. Sí, la cuestión de como seguir paciendo mansamente a la sombra del capital y la colaboración de clases ‘para después de la industrialización imaginaria’ es decir, para el día del arquero, algún día (que no llegará nunca) el tan parloteado como escamoteado ‘socialismo’.
      Bonitos principios inalterables. Los principios del oportunismo.
      Por último: La reseña de análisis histórico que presenta tiene más errores que palabras. Solo se destaca un acusado menchevismo del cual el estalinismo retomó las premisas.
      Por suerte fue muy claro en sus pensamientos.

      Me gusta

      AP

      28/10/2015 at 23:49

  2. Desde el punto de vista de tu explicacion que los terminos “izquierda” y “derecha” no pueden explicar los fenomenos de la super-estructura, estamos de acuerdo. No es con los silogismos de la lógica formal que se hace, sino con el analisis y caracterizacion de clase que hace el marxismo, que es esa tu explicacion, y hasta ahi estoy de acuerdo.

    Mas yo lo completaria continuando con el análisis de clase, que justamente se trata de convocar a votar en blanco para ayudar a alimentar el movimiento de masas que rompa este nuevo frente de colaboracion de clases que se ha instaurado como la “opcion” Macri-Scioli.

    Me gusta

    ariel quiroga

    28/10/2015 at 12:47

  3. Rolo entiendo tus argumentos y los comparto, pero como revatimos a las personas que dicen que macri podria cambiar cosas que van mas alla de la coyuntura economica, ejemplos
    1. privatizar la uba
    2. eliminar ciertas jubilaciones que no tenian aportes
    3. retirar remedios gratuitos
    4. no avanzar en los juicios por los derechos humanos de la dictadura
    5. no avanzar en los derechos de las minorias

    Le gusta a 1 persona

    Alicia

    28/10/2015 at 13:05

    • Lo que trato de explicar en mis notas es que necesitamos un método de análisis que parta de las tendencias objetivas que están operando ahora, y de los intereses de clase que expresan las fuerzas políticas. De lo contrario, se trata de especulaciones en el aire y futurología acerca de tal o cual medida puntual, que podría o no tomar uno u otro candidato. Pero por ese camino no se clarifica nada.
      Por ejemplo, alguien podría sostener que si gana Scioli: 1) se profundizará la tendencia a que la enseñanza privada predomine sobre la pública; 2) continuará el vaciamiento del ANSES, el 75% de las jubilaciones al mínimo y la decadencia del PAMI; 3) seguirán impunes todos los casos de gatillo fácil, la prepotencia de la policía, los proyectos del tipo X; 4) continuará la represión a los qom y otras minorías. Y entonces por el lado del sciolismo responderán con una nueva andanada de conjeturas, semejantes a las que planteás en la nota. Por esta vía no se clarifica nada. Y lo peor, no se comprenden las tendencias de fondo que están en juego.

      Me gusta

      rolandoastarita

      28/10/2015 at 15:13

  4. Astarita,
    Estoy totalmente de acuerdo con su texto, que critica con razón a las distintas variantes oportunistas de la izquierda contaminadas (a veces sin saberlo) por el “neo” o el ” posmarxismo” y hablan de la “construcción duscursiva de la realidad” olvidando el análisis riguroso de los hechos desde un punto de vista de clase.
    El discurso sobre la “burguesía nacional” o industrialista (Ezequiel) murió hace rato de muerte natural con la mundialización del capital.
    Unos cuanto votos en blanco no van a ayudar a “alimentar el movimiento de masas” (Ariel).
    Lo que puede ayudar al desarrollo del movimiento de masas es barrer las telarañas ideológicas sectarias, oportunistas y reformistas y muchos otros lastres (entre ellos la falta de humildad intelectual para escuchar a la gente) en los diversos grupos que se dicen de izquierda.

    Le gusta a 1 persona

    Teitelbaum

    28/10/2015 at 13:33

  5. “desde 1983 a la fecha más del 90% de la población ha votado, sistemáticamente, a partidos y candidatos enemigos del socialismo y defensores del régimen capitalista (incluidos los progresistas)” pregunto que autocrítica hacen los izquierdistas, no sera que ese mundo de Alicia en el pais de las maravillas que venden como solución a todos los problemas llamado Marxismo fracaso estrepitosamente en todos los lugares que se aplico causando mas muerte y desolación que progreso, siendo formas mas largas de acabar en el “monstruoso capitalismo” en argentina ahora el nuevo faro luminoso de vanguardia es el FIT (que no es esencialmente nada nuevo) que no hay que ser especialista para darse cuenta que esta atado con alambre(no pudieron consensuar una lista única y no ahorran en descalificaciones entre los mismos partidos) por un lado el PO y IS ( que apoyo a la sociedad rural en la 125 aunque traten de ocultarlo http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/107914-34069-2008-07-16.html) que quieren abril el frente a chavistas evo moralista como el perro santillan y del otro el PTS con Del Caño que me hace acordar a la secta del maestro amor… y como es de esperarse la realidad es mas compleja que el blanco/negro que ven por eso el PO en noviembre del 2013 paso de salta la troska/ganamos la intendencia de capital 27% al tercer lugar con 12.45% en mayo 2015(¿y el derrumbe del peronismo?). el PTS perdió la comisión interna de Kraft que encabezaba el ex delegado y vicegobernador de Christian Castillo, Javier “Poke” Hermosilla con una lista que incluía a Kirchneristas por 44% a 56% (¿como no era que nadie puede defender mejor los derechos de los trabajadores que una lista clasista?) en la UBA perdieron el centro de estudiantes de la facultad de sociales con la UES-Kirchnerismo por 47,43% a 30,28% (¿no era que eran los únicos que representaban a los estudiantes?) y los mas ridículo que en las elecciones del subte de marzo de este año fueron en listas separadas permitiendo que se imponga la lista oficialista K (Pianelli y Segovia) por 55% frente al 27% del PTS y el 17% del PO cuando juntos podian pelear mano a mano la conducción (¿ y la construcción de frente único obrero?). no alcanza con ponerle a tu partido el nombre de “frente de los trabajadores” cuando el 96,73% de la población (la mayoría trabajadores) no te vota. les recomendaría un baño de humildad y que replanteen sus posiciones. saludos “la revolución es un sueño eterno”

    Me gusta

    Dan

    28/10/2015 at 16:06

    • No se puede poner todo en una misma bolsa: Marx, stalinistas y Stalin, Mao, trotskistas, castristas, experiencias de regímenes burocráticos fracasadas, interna de Kraft, centros de estudiantes en UBA, IS y la 125, PO, Evo y Chávez. Es un dislate que parece escrito por un trol, o por alguien que ha perdido la brújula por completo. Aclarando que las posiciones de este blog no se identifican ni con el FIT, ni con Evo, Chávez o los regímenes stalinistas. ¿De qué sirve entonces este comentario?

      Me gusta

      rolandoastarita

      28/10/2015 at 16:51

    • Si viniste a este blog esperando encontrar a partidarios obsecuentes del FIT estás muy equivocado. Este es un ambiente donde se han hecho y se hacen varias críticas al FIT, bastante profundas. De hecho, hay gente acá que no vota al FIT.

      Me gusta

      Danilo Castelli

      29/10/2015 at 12:21

  6. Rolo,
    coincido en casi todo. En la descripción de lo que es el kirchnerismo respecto del macrismo y por qué el kirchnerismo no es mejor que el macrismo, por ejemplo, y en la conclusión, que es votar a ninguno. La derecha para mí, de todos modos, sí asciende, porque la agenda que se vota (tanto la de Scioli como la de Macri), más allá de los chamuyos sobre “gestión” o “desarrollo”, la agenda que los candidatos impusieron, es una agenda de mayor represión a la lucha de los trabajadores, por ejemplo. En ese sentido sí hay una derechización.
    Saludos.

    Me gusta

    Lucas Malaspina

    28/10/2015 at 16:27

  7. ¡Excelente! Una buena paliza a los hipócritas que nos dicen “piensen en lo que va a pasarle a los pobres si viene Macri” ¡cuando todos estos años han negado que los pobres existieran!

    Me gusta

    Danilo Castelli

    28/10/2015 at 16:41

  8. Sobre el proclamado ‘giro a la derecha’ y especialmente el balance de la intervención de la izquierda en las últimas elecciones, interesante este análisis de RyR. //www.facebook.com/groups/150886701782310/permalink/427010074169970/. Lo curioso. Ahora parece que Altamira ‘gira a la izquierda’ y denuncia electoralismo en el balance que saca el FIT. Cada vez me sorprende más el chanterío de estas direcciones y de sus aduladores, internos y externos.

    Me gusta

    AP

    29/10/2015 at 11:51

  9. Estoy de acuerdo con algunas caracterizaciones del texto, pero hay una dimensión que para mí existe en los resultados del voto, y que puede expresarse en este caso como un “corrimiento electoral a la derecha”. Eso no quiere decir que Scioli o Macri sean más de derecha uno que otro, sino que expresan -en el marco de una casi completa igualdad programática- diferencias en la forma de implementar el ajuste, y eso significa baterías ligeramente distintas de políticas gubernamentales. En ese sentido, el voto como expresión puede definirse, para mí, con un determinado valor, porque funciona como indicador de las bases de la legitimidad para la aplicación de una política determinada. Esto tampoco quiere decir que la conciencia de la gente se haya transformado o haya “girado a la derecha”, porque el análisis de los resultados y de los reflejos que uno puede llegar a sistematizar indican otros factores del voto, y no uno vinculado fuertemente al programa de los candidatos. En todo caso, se verá en concreto el año que viene. Pero hay una relación entre lo que los candidatos “son”, lo que el voto representa y la conciencia de la gente, si bien no hay vinculaciones directas, y hablar lisa y llanamente de un “giro a la derecha” reproduce el impresionismo político.
    Esto se da en el marco de que “hay un cambio político, pero no porque la sociedad haya “girado de la izquierda a la derecha”, sino porque, dentro del apoyo a las corrientes y gobiernos burgueses, lo que ha cambiado es la coyuntura económica”. Si bien ese cambio se despliega cualquiera sea el resultado del ballotage, es necesario comprender cómo se da en lo concreto el proceso social que liga y subordina el cambio político a la transformación de la coyuntura económica en su complejidad, y ahí la expresión del voto juega un papel, muy importante en su dimensión instituyente, aunque también por supuesto como reflejo para el balance.

    Me gusta

    Alexd

    29/10/2015 at 17:18

  10. Rolando, coincido en el planteo de la nota. No obstante creo que hay un par de cosas que se prestan a debate. En primer término izquierda y derecha no son sinónimos de socialismo y capitalismo. De hecho todos los partidos tienen en su seno tendencias de izquierda y de derecha en sus posturas. Por ejemplo en los partidos de la burguesía hay sectores que están a favor de defender derechos de minorías que podrían ser considerados “de izquierda” en contraposición a los “de derecha” que se oponen. En este caso creo que el giro a la derecha se dio en las tres variables principales de los partidos burgueses (siguiendo con el ejemplo los tres se opusieron a la ley de matrimonio igualitario dentro de sus partidos). En este sentido creo que tenemos que poder decir que más allá de que en el fondo los partidos de la burguesía tienen en sus programas coincidencias y continuidades plenas con los últimos 12 años de kirchnerismo, la abrupta caida del caudal de votos del FIT como mayor representante electoral del socialismo y la aparición de estos candidatos; son expresión social de algo. Creo que ese algo es un avance ideológico de las tendencias de derecha de las distintas variantes. ¿Las razones? Quizás es lo más difícil de buscar, déficit de las opciones socialistas (electorales y no) y relato pseudo progre con un trasfondo real que está bien explicado en la nota.

    Me gusta

    guido arinci

    29/10/2015 at 18:47

  11. los teoricos izquierdistas,que cuando se les dio una responsabilidad,terminaron siendo mas buergueses q los burgueses,pura teoria para eso son buenos,a Peron lo seguia la masa trabadora,campesina,estudiantes etc…cosa que uds los que se las saben todas,nunca consiguieron,ni la izquierda tradicional,ni Pc son version popular,son mas burgueses q los otros, a los K los siguen la Juventud sobre todo y ellos son el futuro,no los trasnochados izquierdosos que critican todo y no proponen nada y terminan siendo carnada de la derecha mas rancia,si macri no es derecha uds si lo seran….

    Me gusta

    oscar

    29/10/2015 at 20:50

  12. esto no es una diferencia http://www.infobae.com/2009/12/31/492704-el-macrismo-propone-una-amnistia-los-represores-la-ultima-dictadura-militar-la-argentina? aunque no se debe hacer especulaciones o futurología, pero hubo sabe mas o menos hacia donde va a ir el gobierno presidencial de macri conociendo su historia y a sus componentes.

    Me gusta

    Alicia

    30/10/2015 at 00:06

    • La nota no dice que sean idénticas las propuestas de Macri, Massa y Scioli, sino que no hay elementos para considerar que el sciolismo-kirchnerismo esté a la izquierda de los otros dos. Y el análisis se basa en el enfoque global. Por eso no es una suma y resta de puntos aislados, del tipo Massa propone sacar al Ejército a la calle, por lo tanto está a la derecha de Macri, el kirchnerismo duro vetó el 82% a los jubilados, por lo tanto está a la derecha de Macri, pero también de Scioli que ahora propone establecer el 82%, y así hasta el infinito.
      Por otra parte, en lo que hace al punto específico de la propuesta de amnistía a los milicos, que hizo Guelar en 2009, eso encaja con una línea dentro del peronismo que viene desde 1983: Luder (al que votó la izquierda peronista); apoyo más o menos tácito a los Carapintadas en 1987; Menem, que llevó a la práctica la amnistía (gobierno en el que participó buena parte de la izquierda peronista); línea que se prolonga hasta la actualidad, aunque la mayoría no se atreve a plantearlo públicamente. Por eso también es importante conocer la historia. A lo que se podría agregar la historia del “olvido” y amnistía de hecho a los asesinos de la Triple A. Puestos en la balanza estos antecedentes, es muy dudoso ubicar al peronismo de conjunto a la izquierda del conjunto de la oposición burguesa, esto es, Pro, UCR y CC.

      Me gusta

      rolandoastarita

      30/10/2015 at 09:46

    • Siempre hay que analizar las perspectivas de las políticas que pueden desarrollar a tenor de la situación en las que tienen que llevarlas a cabo, que no es la misma que en los ’90 o en 2003 o 2008.

      En este blog hay muy buenas notas sobre las perspectivas económicas que afronta la Argentina y las tareas que van a desarrollar los políticos capitalistas para salir del atolladero. Las restricciones externas que menciona Bein (referente de Scioli) en la página de su consultora, lo llevan a proponer una serie de políticas económicas que son casi idénticas de las que propone el equipo de Macri (Apertura, hace 4 días: http://www.apertura.com/economia/Que-tiene-en-mente-el-equipo-economico-de-Macri-20151026-0001.html).

      En lo que se refiere a la amnistía de militares hay que decir, por una parte, que la amnistía sólo puede ser declarada por el Congreso de la Nación, por lo que Macri tendría que ser acompañado por la mayoría que el FPV tiene en el senado y por la primera minoría que el FPV tiene en diputados (o por la totalidad del resto de las fuerzas en diputados si el FPV se opusiera en bloque). Es más, en el senado necesitaría forzosamente la aquiescencia del FPV porque esta fuerza tiene mayoría absoluta y es la única que puede dar quórum (44 senadores sobre 72).

      Pero corren un riesgo. Aún cuando lograra el dictado de una ley de amnistía, sería posible responsabilizar internacionalmente a la Argentina por dictar leyes de impunidad. Ello por violar el “Pacto de San José de Costa Rica”, lo que daría la posibilidad que más de un tribunal declarara la inconstitucionalidad de la ley.

      En este caso la amnistía sería contraria también a la convención contra el delito de genocidio que declara que los delitos cometidos por los milicos son de lesa humanidad e imprescriptibles. Es decir, en las condicionales actuales un proyecto de amnistía chocaría contra toda una serie de obstáculos actualmente existentes que dificultan la realización de esa política.

      La lentitud de los juicios garantiza mejor impunidad porque de paso el Estado no aparece incumpliendo.

      “Desde un punto de vista estrictamente legal”, la única forma de sortear esos obstáculos es reformando la constitución (se necesitan que los dos tercios de legisladores de cada cámara del congreso nacional aprueben una ley decretando la necesidad de la reforma e indicando lo que se quiere reformar) y derogando el artículo 75, inciso 22, que establece que el Pacto de San José de Costa Rica y la Convención contra el Genocidio tienen jerarquía constitucional. Luego de esto el Estado Argentino tendría que denunciar ambos tratados por los procedimientos que indican los mismos. Es decir, un quilombo.

      Como decía, es más efectiva la lentitud y la desidia en la tramitación de los juicios. Se mueren todos de viejo y alguno que otro va en cana.

      Me gusta

      Lucas

      30/10/2015 at 14:08

  13. ¿de erdad siguen creyendo que el principal problema de Argentina es su ECONOMÍA? por eso no progresamos y solemos a caer siempre en el mismo hoy. Un país de usureros.

    Me gusta

    Melina

    30/10/2015 at 16:12

  14. Rolando, ¿Estás a favor de la interpretación del TSSI en respuesta a la determinación simultánea de Sraffa o del teorema de Okishio?

    http://marxismocritico.com/2015/10/05/determinaciones-simultanea-y-temporal-en-la-teoria-economica-marxista/

    Me gusta

    scorpion

    31/10/2015 at 15:15

    • Con respecto a la respuesta del temporalismo a la crítica tipo Bortkiewicz a la transformación de Marx estoy de acuerdo, en lo esencial. Trato el tema aquí, aquí, aquí y aquí.
      Con respecto al teorema Okishio, no acuerdo con la respuesta que dan Kliman y otros temporalistas; lo discuto aquí.
      En lo posible, tratemos de poner los comentarios en notas relacionadas con los temas.

      Me gusta

      rolandoastarita

      31/10/2015 at 15:51

  15. Profe, creo que la diferencia entre un candidato y otro es el tipo de politicas y la forma de aplicarlas (shock o gradualismo). Para la mayoria conviene mas el gradualismo de Scioli que el shock de Macri. Además, mal que mal, Macri es la peor opcion entre los dos candidatos, con una mano en el corazón.

    Me gusta

    Natanael

    02/11/2015 at 21:54

    • Con esto no respondés a los argumentos de la nota.

      Me gusta

      rolandoastarita

      02/11/2015 at 22:55

    • ¿Cuáles son las pruebas de que el ajuste de Scioli sería gradualista y el ajuste de Macri sería un shock? ¿Y por qué un ajuste gradual sería mejor que un ajuste en shock?

      Me gusta

      Danilo Castelli

      04/11/2015 at 14:58

  16. que hay sobre el rechazo al alca seria menos progresista si se hubiera implantado el alca? el tratado de libre comercio del pacifico es menos progresista?

    Me gusta

    Alicia

    04/11/2015 at 20:20

    • No entiendo en qué favorece a la clase obrera que el socialismo apoye al librecambio o al proteccionismo. Recomiendo, para un criterio general, leer el escrito de Marx (1848) “On the Question of Free Trade”. El desarrollo de las fuerzas productivas en México o Chile no es cualitativamente menor al de Brasil o Argentina por el hecho de haber firmado tratados de libreo comercio. Se trata de una falsa discusión, promovida por el nacionalismo; es una vía para fomentar la conciliación de clases y las rivalidades o tensiones entre países (y las clases obreras de esos países).

      Me gusta

      rolandoastarita

      04/11/2015 at 21:35

    • Con respecto al ALCA, hace unos años, estuvo Carlos Escudé en el programa de Víctor Hugo, “Bajada de línea”, a quien no se puede sospechar de opositor. En esa charla, bastante larga, Carlos Escudé (el tipo de dedica a relaciones internacionales) señaló dos continuidades políticas en materia de política internacional entre el menemismo y el kirchnerismo: la política de no proliferación nuclear y la oposición al ALCA. Creo entender que el rechazo del ALCA por parte de ambas corrientes políticas está relacionado con el rechazo de la burguesía argentina (especialmente la mercadointernista) a los tratados de libre comercio como el ALCA que significarían el comienzo de su fin en la competencia con la burguesía norteamericana. Es decir, la oposición al ALCA es línea de las corrientes políticas burguesas nacionales. Es parte de su subsistencia.

      Aquí los enlaces al programa:


      No encontré la última parte.

      Me gusta

      Lucas

      05/11/2015 at 11:04

  17. La razón por la cual una devaluacion bajaría el salario, es porque los productos de la canasta básica son de exportación?

    pero en este informe http://www.cefid-ar.org.ar/documentos/DTN-67-VERSION-WEB.pdf no hay un correlación en todos los casos entre devaluacion y salarios

    Me gusta

    benjamin

    06/11/2015 at 11:16

    • Una devaluacion baja los salarios medidos en dolares (por eso las empresas que producen bienes transables quieren la devaluacion, para “aumentar” su competitividad), y eso sin tener en cuenta si la devaluacion pasa a precios, lo que tambien bajaria los salarios en terminos reales.

      Me gusta

      Sergio

      06/11/2015 at 12:36

    • Sin embargo, el grado en q una devaluación es exitosa en bajar salarios, depende del contexto económico. El FPV ha devaluado sistemáticamente la moneda (en general a través de microdevaluaciones, pero tb de otras mas importantes como la que llevó adelante Kiciloff a inicios de 2014), sin conseguir grandes mejoras en la rentabilidad, y directamente nula ganancia en competitividad, debido a que los precios aumentaron más q el dólar. Hay q contemplar las 3 variables: dólar, salarios y precios generales. Depende de cuál suba más, se obtienen resultados distintos.

      Me gusta

      Gus

      07/11/2015 at 01:33


Dejá tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: