Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Drogas: el relativismo progre, de la K a la M

with 72 comments

En abril de 2012 publiqué una nota (aquí) en el que critiqué un texto, escrito por la licenciada Graciela Touzé, Prevención del consumo problemático de drogas, destinado a docentes y al trabajo en las aulas. El texto estaba prologado por Alberto Sileoni, por entonces ministro de Educación de la Nación y por María Brawer, subsecretaria de Equidad y Calidad, y tenía el respaldo de la presidente de la Nación, Cristina Kirchner. Su mensaje central es que hay que relativizar el peligro que representan sustancias como la cocaína y heroína. Así, sugiere que probar una dosis de cocaína sería tan problemático como probar un vaso de vino, un cigarrillo o un café. Lo “problemático” solo aparecería cuando existen intoxicaciones agudas, usos regulares crónicos y dependencia (p. 34). Por eso, aconseja la licenciada Touzé, hay que hacer uso, sin caer en el abuso o en la dependencia. Su argumento se desarrolla en el marco del relativismo epistemológico, esto es, la idea de que no existen verdades objetivas, que todo es “construcción histórico-social” y que el peligro de la droga es un “pseudo problema” creado por el relato “del imperialismo”. Un enfoque que no dudé de calificar como reaccionario, oscurantista y contrario al progreso científico.

En la nota también señalaba que el texto era enviado a los colegios “en medio de una pronunciada caída, ocurrida en los últimos tiempos, de la percepción del riesgo implicado en el uso de drogas. Según me informan las militantes de la Red de Madres [quienes me pusieron en conocimiento del texto de Touzé], la baja detectada es del 20%; existen, además, razones para pensar que en la juventud la caída es mayor”.

Pues bien,  una militante de la Red de Madres me informa que la licenciada Touzé fue nombrada recientemente integrante del comité asesor científico en la SEDRONAR. Del kirchnerismo al macrismo, la licenciada sigue haciendo carrera. A su vez en Rosario, el ministro de Salud, Leonardo Caruana, dijo que “estamos diseñando modelos de trabajo con nuestros profesionales para que entiendan la nueva lógica”. La “nueva lógica”, por supuesto, es la que explica Touzé en el texto de marras: recomendar a los jóvenes el consumo “responsable” de drogas. Estamos entonces ante un movimiento en el que parecen converger macristas, kirchneristas, socialdemócratas (Rosario está en manos del socialismo), nacionalistas “progres” de todo tipo y llega a algunos partidos de izquierda que se reclaman marxistas. Todos comparten el mensaje que, en esencia, desarrolla Touzé. Por este motivo llamo la atención sobre mi crítica a la concepción defendida por Touzé y acólitos.

La droga y un concepto de libertad del individualismo burgués

Considero que recomendar a los jóvenes (o a la población en general) el consumo “responsable” de drogas no tiene un átomo de “progresista”, y así debería ser planteado, de manera abierta y definida. Hay que decir con todas las letras que la droga no libera a nadie. Por el contrario, la dependencia es esclavitud. Explico brevemente este punto, que no desarrollé en mi nota anterior.

Empiezo planteando tres casos: a) un chico de 14 años que es adicto a alguna sustancia y reclama su libertad para seguir drogándose; b) un fabricante de alimentos manipula deliberadamente la composición química de sus productos para generar adicción en los consumidores; c) una empresa tabacalera aumenta la dosis de nicotina en los cigarrillos, también con el objetivo de crear adicción al cigarrillo. La pregunta que se plantea entonces es en qué sentido se puede considerar que estas empresas, o los vendedores de droga, afectan la libertad de los consumidores o, alternativamente, en qué medida se puede decir si estos últimos (incluido el adolescente adicto) son libres.

Frente a esto hay dos respuestas típicas (sobre lo que sigue, D. Rose, Hegel’s Philosophy of Right, Londres y Nueva York, 2007, Continuum International Publishing Group). Por un lado, están los que se ubican en la tradición del empirismo británico, que tiene origen en Hobbes. Esta gente dirá que los consumidores son libres en la medida en que pueden satisfacer sus deseos. En otras palabras, la libertad es libertad para hacer. Por eso, y siempre según este criterio, las empresas tabacaleras o de alimentos no afectarían la libertad individual de los consumidores de sus productos. Como tampoco la afectarían los vendedores de drogas cuando pasan sustancia al adicto. Muchos discursos progresistas-izquierdistas están adoptando este mensaje. Sostienen que aquel que consume está ejerciendo su libertad, y no solo eso, la está profundizando gracias a la droga. Es el mensaje de “no seas mojigato”, “liberate”, “rompé ataduras”, “no hay peligro”, “el discurso del riesgo es relato del imperio”, etcétera.

La idea neoclásica de la “soberanía” del consumidor se basa en la misma noción de libertad. Cada uno es libre en la medida en que puede drogarse, o comprar comida o cigarrillos con sustancias adictivas. Es el consumidor -considerado como un átomo libre- el que decide, y nadie tiene por qué meterse. Desde este punto de vista, no hay nada negativo, en lo que respecta a la libertad, en lo que hacen los fabricantes de alimentos, cigarrillos o los traficantes de drogas. Es la concepción individualista burguesa extrema de libertad. Es un enfoque que, por definición, excluye todo cuestionamiento social, empezando por la pregunta elemental: ¿qué tipo de sociedad es esta en la que los individuos necesitan, para “liberarse”, consumir sustancias que los hacen dependientes (lo que es opuesto a la pretendida liberación)?

Por otra parte, está el enfoque que se basa en Hegel. Desde este punto de vista, la libertad para hacer es la libertad que está vinculada al derecho abstracto, donde el contenido de la voluntad está dado. Que está “dado” quiere decir que ese contenido al individuo se le impone, no lo elige libremente. Pero entonces el individuo no es realmente libre. En términos del enfoque marxista, si el contenido está dado por una sociedad en la que predomina el trabajo alienado, en la que millones no tienen perspectiva alguna de desarrollarse humanamente, o están condenados al desempleo y la marginación, hablar de “libertad del individuo para decidir drogarse” es una abstracción. Por eso Hegel plantea que es necesario otro concepto de libertad. De acuerdo a este enfoque, libertad es la libertad para elegir hacer o no hacer. En consecuencia, un agente actúa según sus propios deseos cuando considera que el fin es un bien para él. Esto es, cuando si reflexionara sobre su acción, trataría de hacerla. Pero un adicto puede tener una restricción en su libertad para no consumir, aunque sea consciente de que el seguir consumiendo no constituye un bien para él. Por eso, la libertad posible (dadas las relaciones sociales existentes) no se obtendrá con represión, pero sí con información y conciencia. Pero entonces esa información y conciencia no pueden pasar por el mensaje “consumí droga ‘responsablemente’ para liberarte”. Agreguemos también que aquel  que toma conciencia de los perjuicios que puede entrañar una acción, no es “libre” de llevarla a cabo. Es una “no libertad” que se asocia con la decisión consciente e informada.

Estoy lejos de ser un especialista en el tratamiento de las adicciones, y no tengo ninguna autoridad para opinar sobre el asunto. Sin embargo, sí pienso que se puede dar este mensaje: aquel que está consumiendo (alimentos, cigarrillos, cocaína) de manera compulsiva no es libre. O, mejor dicho, solo es libre en el sentido formal burgués, individualista, “a lo Hume”. No lo es en contenido. Lo extraño aquí es que algunos discursos “progres” izquierdistas hayan incorporado el enfoque liberal y pretendan decirle a la juventud que con el consumo de drogas (o de alcohol, o de nicotina) estarían ejerciendo una suerte de “liberación”. Estamos muy lejos de las tradiciones críticas del socialismo, y muy cerca del reaccionarismo más ramplón y burdo, bajo la careta del relativismo progre y el “hay que liberarse”.

Descargar el documento: [varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como]:
Drogas: el relativismo progre, de la K a la M

 

Written by rolandoastarita

02/06/2016 a 10:43

Publicado en General

Tagged with , , ,

72 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. ¡excelente!
    Me permito agregar q en Reino Unido la clasificación de los estupefacientes está en manos de un comité Científico, libre de opinólogos variopintos, y q elevó la peligrosidad de la marihuana de nivel C a A.
    Y, saltando, me pregunto sobre la “libertad” de alquilar un vientre. ¡Qué casualidad q el grueso de las “locatarias de úteros” sean muchachas de la India o Bangladesh!.
    Pero claro, son libres de participar en el libre mercado y hasta les dan un diploma de emprendedoras.

    Me gusta

    santiago

    02/06/2016 at 11:04

  2. Adjunto un extracto de una nota de la revista Muy Interesante en el que se hace referencia a una investigación de dos profesores de Cambridge y luego el link de la investigación original publicada en Nature Comunications.

    “la liberación de dopamina en el cerebro, y esa es la razón de que causen euforia. Tomarlas empieza como un acto voluntario, pero con el tiempo se convierte en un hábito que el individuo no controla, algo que también sucede en las ratas.

    Trabajos previos dirigidos por el profesor Barry Everitt, del Departamento de Psicología de Cambridge, habían mostrado que cuando se permitía a estos animales acceder voluntariamente a la cocaína, la actividad relacionada con la dopamina tenía lugar en un área del cerebro conocida como nucleus accumbens, que juega un papel importante en el comportamiento dirigido a un objetivo: por ejemplo, el de las ratas buscando la droga.

    Sin embargo, cuando se administraba cocaína a las ratas por un largo perído de tiempo, esta actividad se transfería al estriado dorsolateral, clave en los hábitos, lo que sugiere que las ratas perdían el control y desarrollaban una respuesta adictiva.

    Los mecanismos cerebrales que equilibran los hábitos con los comportamientos voluntarios implican a la corteza prefrontal, el área del cerebro que dirige nuestro comportamiento. La exposición crónica a las drogas altera la corteza prefrontal, pero también un área del cerebro llamada amígdala basolateral, asociada al vínculo entre estímulo y emoción y que almacena los recuerdos placenteros ligados a la cocaína; pero la corteza prefrontal manipula esta información y ayuda al individuo a decidir si tomar o no la droga: si el sujeto la consume, se activan los mecanismos del estriado dorsolateral y llega la adicción.

    Sin embargo, el estudio con las ratas publicado en la revista Nature Communications por el profesor Everitt y el doctor Belin, del departamento de Farmacología de la Universidad de Cambridge, desvela que existe un atajo cerebral que liga los impulsos voluntarios con los hábitos. Ese circuito une a la amígdala basolateral con el estriado dorsolateral y se “salta” el paso por la corteza prefrontal. Esto significa que un adicto puede no ser consciente de su deseo de consumir la droga.

    Como explica el doctor Belin, “siempre hemos asumido que la adicción se da por un fracaso de nuestro autodominio, pero ahora sabemos que no siempre es así. Hemos encontrado una puerta trasera que lleva a los hábitos. La adicción a las drogas suele verse como un trastorno psiquiátrico, y muchos de sus tratamientos inciden en restaurar la capacidad de la corteza prefrontal para controlar el consumo de drogas. Pero nuestra investigación demuestra que la corteza prefrontal no siempre es consciente de lo que está pasando, y que esos métodos de cura podrían ser poco eficaces”.”
    http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/asi-conquista-el-cerebro-la-cocaina-371453274182

    Link al estudio publicado en Nature:

    “Basolateral and central amygdala differentially recruit and maintain dorsolateral striatum-dependent cocaine-seeking habits”, Jennifer E. Murray, Aude Belin-Rauscent, Marine Simon, Chiara Giuliano, Marianne Benoit-Marand, Barry J. Everitt & David Belin.

    http://www.nature.com/ncomms/2015/151214/ncomms10088/full/ncomms10088.html

    Me gusta

    Lucas

    02/06/2016 at 11:22

  3. Muy oportuno el comentario. Porque el apoyo de CFK a las “tesis” de Touzé es una prueba más de que el narcotráfico fue una política de Estado y de que, con ciertas variantes y matices, hay una continuidad entre el kirchnerismo y el macrismo.
    A propósito del relativismo cognitivo y el “constructo social” yo escribí en mi libro
    “El papel desempeñado por las ideas y culturas dominantes en la preservación del orden vigente” publicado por Dunken a comienzos de este año:

    En 1996 Alan Sokal, profesor de física en la Universidad de Nueva York
    y de matemáticas en el University College de Londres, publicó un artículo
    con el título “Transgredir las fronteras: hacia una hermenéutica transformativa
    de la gravitación cuántica” en Social Text, una prestigiosa revista americana
    postmoderna de estudios culturales, que lo aceptó sin apercibirse de su
    contenido extravagante. El artículo sostenía la tesis de que la gravedad y la
    física cuántica son un “constructo” social, es decir, que la gravedad existe
    sólo porque la sociedad se comporta como si existiera. Por lo tanto si no
    creyéramos en ella no nos afectaría. El mismo día de su publicación, Sokal
    anunciaba en otra revista que el artículo era una provocación. Alan Sokal,
    reforzaba sus divagaciones con citas de intelectuales franceses y americanos
    célebres. Su intención era desenmascarar, a través de su sátira, el uso
    intempestivo de terminologia científica y las extrapolaciones abusivas de
    las ciencias exactas a las humanas. De un modo más general, Sokal había
    querido denunciar con su artículo el relativismo posmoderno para el cual
    la objetividad es una mera convención social. Sokal dijo que su artículo era
    “un pastiche de jerga postmodernista, reseñas aduladoras, citas grandilocuentes
    fuera de contexto y un rotundo sin sentido”, que se “apoyaba en las
    citas más estúpidas que había podido encontrar sobre matemáticas y física”
    hechas por académicos postmodernos de humanidades. Luego Sokal escribió,
    junto con Jean Bricmont, profesor de Física Teórica en la Universidad
    de Lovaina, un libro titulado Las imposturas intelectuales. En ese libro los
    autores recogen y comentan textos que ilustran las mistificaciones físicomatemáticas de autores como Jacques Lacan, Julia Kristeva, Luce Irigaray,
    Bruno Latour, Jean Baudrillard, Gilles Deleuze, Félix Guattari, Paul Virilio,
    Henri Bergson… todos ellos autores que gozan de gran notoriedad en todo
    el mundo. Sokal y Bricmont muestran como, tras la imponente jerga y la
    aparente erudición científica, el rey está desnudo. Sokal publicó en 2005
    Pseudosciences et postmodernisme (editorial Odile Jacob). Extraemos de dicho
    libro la frase siguiente:
    “En este libro he dado ejemplos manifiestos de convergencia entre pseudociencia
    y posmodernismo: casos en que pseudocientíficos recurren a argumentos
    posmodernos o en que posmodernos han defendido la pseudociencia… Sin embargo
    es posible que la conexión más preocupante entre el posmodernismo y la
    pseudociencia sea la que no ha sido abordada aquí – una conexión más difícil
    de delimitar, pero mucho más insidiosa. A medida que las ideas posmodernas
    se difunden en nuestra cultura, así sea en una forma diluída, crean
    un clima intelectual poco propicio al análisis riguroso de los hechos”.

    Y también escribí algunas reflexiones sobre las filosofías burguesas del libre albedrío contrapuestas a la idea marxista de la libertad como conciencia de la necesidad.

    Me gusta

    Teitelbaum Alejandro

    02/06/2016 at 12:14

  4. ¿Debemos considerar las drogas solo desde el punto de vista de la libertad o de la prohibición? ¿O también como fuente de creación de nuevos placeres ?

    Tal vez hay que intentar legalizar las drogas para trasnformarlas en una mercancia legal, como las drogas medicas, eso permitiria que no sean tan adictivas o malas para la salud, Y al mismo tiempo crear nuevos placeres. Porque aun si llegamos al socialismo no por eso desapareceran las drogas, ni las adicciones

    Me gusta

    cecilia

    02/06/2016 at 12:21

  5. Escribí una nota antes, pero no se si salió, así que vuelvo a escribir. La verdad es que me parece vergonzosa esta nota. Por varios motivos. En primer lugar porque Rolando Astarita es uno de los marxistas más lúcidos y uno de los mejores economistas de Argentina. En ese marco, resulta problemático que siga escribiendo cosas sobre las cuales no sólo no ha leído la bibliografía más básica, sino que además no le interesa leerla tampoco. El bajo nivel de esta nota contrasta con la calidad de lo que Rolo suele escribir. Hace cuatro años planteé toda una serie de críticas y preguntas, además de señalar algunos textos fundamentales en este campo de estudio. Cuatro años después Astarita refrita las mismas ideas sin interesarle siquiera hacer la más mínima referencia bibliográfica a gente que estudie el tema. Me parece muy poco serio. No se trata de que Rolo me tenga que responder a mi. Es su blog, y puede hacer lo que quiera. Pero realmente es triste ver a alguien empecinarse en ideas que no le interesa contrastar y negarse a leer bibliografía sobre el tema. Este artículo de Astarita anuda algo que le dijo la madre de no se quien, con un texto que leyó de una funcionaria del gobierno, y con un análisis del individualismo burgués. Quedan al margen todas las cosas publicadas por algunos de los especialistas más serios sobre este tema, y todo con una montaña de latiguillos y supuestos desconectados. Por ejemplo: confundir despenalización con promoción del “consumo responsable.” Desinteresarse por completo por definir el concepto de “droga.” Suponer que cualquier intento de reclamar despenalización o de relativizar la idea de que todas las drogas matan significa caer en el relativismo epistemológico. Me parece sumamente irresponsable y deshonesto intelectualmente, porque usa su legitimidad como autor serio en otros temas para fijar posición sobre un tema que no sólo no maneja, sino que no le interesa invertir tiempo en conocer los argumentos diferentes al suyo. No creo que se trate de algo intencional, pero no deja de ser dañino.

    Me gusta

    Pablo de Quilmes

    02/06/2016 at 13:12

    • Ratificando una vez más lo que afirmo en la nota, señalo que en ningún momento en la misma abogo por la penalización del consumo.
      Reafirmo, en especial, que considero REACCIONARIO recomendar a los jóvenes el consumo “responsable” de drogas. Para ser más preciso: he decidido no volver a votar, ni siquiera “críticamente”, a ningún candidato de izquierda que fomente el consumo de droga (por más “responsable” que lo quieran presentar).

      Me gusta

      rolandoastarita

      02/06/2016 at 13:35

    • Agregado: Pablo, todo un científico, nos puede explicar con lujos de detalles los efectos beneficiosos del consumo de droga a partir del análisis “científico” de los estados cerebrales de Maradona o Charly García. Aunque no articulan dos palabras con sentido, el relativismo progre da para todo.

      Me gusta

      rolandoastarita

      02/06/2016 at 13:41

    • coincido con el Prof Astarita en q lo más relevante no es la legislación en sí sino la actitud: cuando el Parl uruguayo votó la legalización de la marihuana no me molestó el hecho en sí sino la imagen: los diputados se abrazaban como si hubiera resucitado Artigas, como una liberación de rotas cadenas.
      El mensaje para los chicos es macabro.

      Me gusta

      santiago

      02/06/2016 at 17:14

    • Irresponsable, deshonesto, usando el prestigio intelectual de modo “dañino”, etc etc por discutir el derecho a la información sobre las drogas y la concepción burguesa de la libertad sobre el consumo de drogas. Espeluznante, no se qué le vamos a decir a uno que consume. “Tengo bibliografía para ayudarte”. Jajajj Rolo, me extraña que un setentista ande hablando en contra de las drogas. Parece que ud esta empecinado en meterle ideas diabólicas a los jóvenes.

      Me gusta

      Omar

      03/06/2016 at 01:10

    • Rolo, cuando cites alguna bibliografía pertinente sobre el tema hablamos. Tu nivel de discusión es vergonzoso. Es inaceptable discutir un tema basándose en el susto moral y sin tener en cuenta el estado de la cuestión en el campo al que uno se refiere. Es algo que jamás hiciste con ningún otro tópico. Siempre nos enseñaste a hacer exactamente lo contrario de lo que hacés acá. Muchas de las cosas que vos planteás implícitamente llevan agua al molino de la penalización, aún cuando esa no sea tu intención. Que yo no acuerde con lo que decís, no significa que crea que la droga es benigna. Tampoco significa que crea que Maradona o Charly García estén bien o sean ejemplos a emular. Tampoco significa que niego la magnitud del problema de la adicción entre los jovenes, especialmente en las clases populares. Entiendo que hay gente que SI niega estas cosas, y que privilegia una mirada irresponsable que sólo se focaliza en el derecho a consumir. No es mi caso, ni es el caso de muchísimos especialistas. No existen sólo dos posiciones sobre este tema. No se reduce todo a tu posición o a la promoción del consumo responsable que vos planteás. Los estudios más interesantes plantean miradas MUY diferentes, y analizan ángulos que vos no sólo no considerás, sino que es evidente que no te interesa estudiar. Y no me parece mal, no veo por qué tenés que dedicarte a estudiar todo. Pero si algo no lo manejás, no tengas la soberbia de salir a sentar posición con semejante seguridad y acusando a cualquiera que no acuerde de ser el enemigo. Plantear la discusión del modo en que lo hacés vos no es más que una chicana moralista de la más baja calaña. También es profundamente irresponsable acusar a cualquiera que no acuerde con vos de ser relativista progre. Cuando hacés eso queda en evidencia tu desconocimiento de otras perspectivas.
      Y aclaro, mi manejo de este tema es limitado. Leo constantemente al respecto, tanto en los medios internacionales más serios que frecuentemente abordan el tema como estudios publicados en libros y artículos. Aún así, no me considero un especialista en el tema, y la verdad es que no estoy seguro de poder dar una posición que sea del todo adecuada. No me interesa situarme yo en el lugar de la certeza y la verdad. No porque no crea que no pueda llegarse a esa certeza y verdad, sino porque yo no he estudiado lo suficiente para ubicarme en ese lugar. Ahora bien, cuando te leo a vos en un lugar de tanta certeza… y con tan poca formación en el tema, me parece incomprensible. Más incomprensible aún cuando tu argumento se reduce a chicanear a cualquiera que te cuestione acusandolo de promover las drogas o de argumentar que está todo bien con Maradona y Charly García.

      Me gusta

      Pablo de Quilmes

      03/06/2016 at 09:50

    • Pablo, también considero vergonzoso tu nivel de argumentación contra mis notas. Cuando critiques lo que afirmo en ellas (y no lo que a vos se te ocurre), podré responderte. En mis notas he citado explícitamente a la licenciada Touzé (que, al pasar, ayer fue reporteada en la TV pública). En tanto, sí tengo una certeza, y es total: nadie tiene derecho a retacear información a la gente, y menos a la juventud. En la nota anterior escribí:

      “Solo quien se cree el dueño de “la” verdad, piensa que puede “administrar” la información como se le dé la gana. El criterio que defiendo es el opuesto. La gente (y en este caso, los docentes, los padres y los alumnos) tienen el derecho a conocer toda la información. Por ejemplo, existen investigadores que sostienen que cuando el consumo de cocaína es esporádico, una vez al mes o cada más tiempo, las conexiones de neurotransmisores se reajustan en muchos casos, sin secuelas notables (aunque depende del estado de la persona, y de otros factores). Sin embargo, también se explica que debido a la sensación placentera, puede haber fuertes tentaciones de repetir. Por este motivo, muchos sostienen que probar la cocaína conlleva riesgos elevados. Además, precisan que parte del proceso de devenir adicto encierra también la negación de la adicción. Y que la persona que consume va generando una creciente tolerancia a la droga. En consecuencia, afirman que no es el mismo el grado de adicción que puede generar el consumo ocasional de un vaso de vino, o de café, que el de una dosis de cocaína o heroína. Por supuesto, alguien puede decir que esto no es así. Pero hay que demostrar que no es así, y explicar por qué. En este respecto, no vale de mucho afirmar que el que midió tal grado de dopamina en el cerebro del consumidor de cocaína registró esa medición porque su cerebro de investigador está “colonizado” por el imperialismo americano. En cualquier caso, si en los laboratorios se ha registrado que existe una sustancia que, por fuera de nuestra mente, genera una reacción química que tiene tales efectos, lo que cabe es decirlo. Nadie tiene derecho de ocultar esta información (y este asunto es un poco más serio que manipular el INDEC), y menos con el argumento de “todo el problema es producto de una construcción mental”.

      Tu furor contra mis artículos demuestra que estás en contra de este criterio elemental de democratización de la información. Por supuesto, para la gente que sostiene que los estados mentales de un Maradona o un Charly García son “construcción social del Imperio”, este retaceo de información, y su reemplazo por el verso del relativismo epistemológico, es fundamental. Por eso también la necesidad de falsear e inventar a la hora de la supuesta “crítica científica” de los que escriben en contra del consumo de la droga.

      Me gusta

      rolandoastarita

      03/06/2016 at 10:11

    • “Tal como Rolando abarca la problemática es tan liberal burgues como la perspectiva que critica. La droga es un problema individual que limita la “libertad” de elección del individuo que consume”. ¿Qué entendió de la nota?

      Me gusta

      rolandoastarita

      03/06/2016 at 11:30

    • No se, cada comentario tuyo que leo me parece más delirante. Yo no dije en ningún momento que estoy en contra de la difusión de información sobre el tema drogas. Ademas digamos que no se trata de información que nadie maneja, que no circula, y que vos nos venís a traer. Hay millones de sitios con información sobre el tema. Hay mucha biografía. Hay un montón de especialistas. No se trata de un tema censurado. Y, por otro lado, el tema de la adicción no se va a resolver simplemente porque circule información.
      Además yo no estoy en contra de que escribas sobre el tema y que circule información sobre el tema. De lo que estoy en contra es que escribas sobre un tema que no manejás y sobre el cual te basas en algún que otro documento aislado. Que consideres que UNA afirmación por parte de UN especialista es suficiente, cuando estás refiriendote a un area del saber en la cual hay un gran debate y hay mucho menos acuerdo del que vos presentás.
      Por otro lado, a veces hablás de “la droga”, y después pasás inmediatamente a hablar de la “cocaina”, como si ambas fueran equivalentes. Como si la única droga fuera la cocaina. Cuando además entre los sectores populares la cocaína en sí misma no es la droga más consumida ni la que más problemas genera. Además, no tengo dudas de que la cocaina es nociva. De ahí a decir que cualquier consumo de cocaina implica convertirse en adicto, me parece que es poco serio. Citás un estudio. Hay miles al respecto. Otros plantean cosas diferentes. Ojo, no creo que haya que salir a defender el “consumo responsable.” De hecho yo estoy a favor de desalentar el consumo de la cocaina. De ahí a salir a decir que si probás un poco quedás pegado hay una distancia. No porque crea en el “consumo responsable” de la cocaína, sino porque semejante afirmación puede ser contraproducente como modo de desalentar el consumo. En vez de desalentarlo puede promoverlo, aún cuando no sea la intención. Yo conozco a más de una persona que ha consumido cocaína ocasionalmente y no se convirtió en adicto, ni le pasó nada. Además hay estudios históricos que muestran, por ejemplo, que la cocaína era usada de modo masivo a principios de siglo, y había pocos que se convertían en adictos. Freud recetaba cocaína para el dolor de cabeza, al igual que muchos médicos de principios de siglo XX. No digo esto para salir a promover la experimentación al respecto, ni el individualismo burgues, ni nada que se le parezca. Lo digo porque si es cierto que puede haber consumo ocasional que no desemboque en adicción, decir lo contrario es contraproducente. La gente, especialmente los jóvenes, ven que planteás que con solo probar tal droga te volves adicto, y por otro lado conocen a muchos que lo han hecho y no lo son. Como resultado, queda desprestigiado TODO discurso que desaliente el consumo. La política de decir que la droga es un cuco, no necesariamente aparta a la gente del consumo. Y el acceso a “información” como vos decís, tampoco. Se trata de un tema muchísimo más complejo que vos simplificás. Y acusás a cualquiera que no esté de acuerdo con vos de querer cercenar el debate, la información, o la prevención. Esto no es forma de debatir.
      La cosa es así: yo te digo que te hace falta más formación sobre el tema. Y que si no estás dispuesto a formarte es dañino que salgas a sentar posición. Tu respuesta: chicanas atacándome y diciendo cosas que yo no digo. Diciendome que estoy contra el derecho a la información. O que pienso que Maradona y Charly García son ejemplos, etc. Realmente te parece que estos son argumentos? No se, la verdad… no entiendo como alquien puede al mismo tiempo ser tan lúcido en algunas cosas y tan obtuso en otras.

      Me gusta

      Pablo de Quilmes

      03/06/2016 at 17:31

    • A mí también tus comentarios me parecen delirantes, y además infundados y sesgados. Escribís: “Yo no dije en ningún momento que estoy en contra de la difusión de información sobre el tema drogas”. Sin embargo uno de los EJES de la crítica de mi crítica al texto de Touzé es que el mismo OCULTA información a los alumnos y docentes. Escribo CONTRA ESO y vos publicás comentario tras comentario (ya lo hiciste en ocasión del primer artículo) CONTRA mi posición.

      No solo eso, el texto de Touzé además de ocultar información, la desacredita porque sostiene que todo científico que sostenga la posición contraria al consumo de drogas es un “colonizado” por el imperio. Para desarrollar esta posición recurre al relativismo epistemológico. Por eso el segundo gran EJE de mi crítica es a ESTA posición. Entonces, en lugar de criticar en concreto mi crítica al relativismo epistemológico decís que no debo escribir porque no manejo el tema. Por supuesto, una linda manera de “crítica científica”. Vos dictaminás quién maneja o no maneja, y sin atender a los argumentos específicos, descalificás globalmente. Touzé parece que ha recibido tu bendición, y puede meter su concepción sobre el conocimiento y las ideas a los alumnos y docentes, pero yo soy descalificado por tu “alta autoridad científica” en el terreno de la epistemología, y directamente no tengo que hablar del asunto porque, según dictaminaste, no manejo el tema. No solo no lo manejo, sino también escribo cosas “delirantes” sobre el asunto. Tan “delirantes” como sostener que hay una realidad objetiva sobre la que se pueden hacer afirmaciones que nos aproximen a ese conocimiento.

      Para que quede claro, lo presento con otro ejemplo. Cuando se hicieron las primeras denuncias sobre los efectos perniciosos de la nicotina en la salud, las tabacaleras lanzaron una contracampaña, con científicos que aseguraban que esos efectos no existían. ¿Tenía derecho un marxista no especializado en biología o medicina a tomar partido por una u otra posición? Pues no, no tenía derecho. Pero sí tenía derecho a pedir que las dos posiciones científicas (aunque luego se demostró que una de ella no tenía nada de “científica”) encontradas fueran conocidas y divulgadas con, por lo menos, la misma intensidad. ¿Y qué pasaba si aparecía entonces un “epistemólogo” para decir que todo el discurso del “peligro” de la nicotina era “construcción social”, “invento del imperio”, etc.? Pues un marxista (o cualquier otra persona) tenía el derecho a atacar ese relativismo epistemológico. Pero entonces, ¿qué decir si aparecía un “Pablo de Quilmes” diciendo que no había derecho a atacar al relativismo epistemológico? Diría lo mismo que ahora digo de lo que dice el Pablo de Quilmes con respecto a mis notas.

      Pero además, tergiversás y ocultás hasta lo que está explícitamente puesto en la nota. Por ejemplo, decís que solo hablo de la cocaína. ¿Por qué mentís? En la nota de 2012 me referí, entre otras cosas, a lo que hicieron los ingleses en China con el opio, la lucha del marxismo contra el alcoholismo, la pelea de movimientos sociales contra las tabacaleras. ¿De dónde sacás que solo hablo de la cocaína? ¿Este el método “no delirante” tuyo de polemizar?

      Por último, sí, los ejemplos de Maradona y Charly García son muy ilustrativos para que todo joven sepa los efectos de la droga. Como lo son los ejemplos de las millones de personas que mueren por cáncer de pulmón, o de garganta, o con enfisema, y otras enfermedades, por consumo del cigarrillo. No puedo creer que alguien venga a decirnos que los únicos que pueden hablar de estos ejemplos a los jóvenes son los científicos que han estudiado los efectos del cigarrillo en el cáncer o en las enfermedades respiratorias. ¿De dónde salen estas cosas? Pero lo peor, insisto, es que en mi nota defiendo un criterio epistemológico y de libertad de acceso a la información. Tu reacción altamente perturbada ante una postura tan modesta es reveladora.

      Me gusta

      rolandoastarita

      03/06/2016 at 18:02

  6. Muy buena nota deja al desnudo muchas ideologías idealistas hoy muy de “moda” en la ciencia burguesa ,felicitaciones Ro por tus aportes en este debate sobre las drogas .

    Me gusta

    victorhugo1984

    02/06/2016 at 16:45

  7. Rolando,
    Creo que esta vez se confunden niveles de análisis. Por un lado esta la cuestión del consumo. Otra de la producción de drogas (sean legales o no). Y, por último, que tipo de relación hay entre consumo y dependencia.
    Que una fábrica de bebidas alcohólicas haga una bebida más fuerte (por solo poner un ejemplo) ni contribuye a su consumo ni tampoco a un mayor grado de dependencia. Es casi como decir que la consigna de “aborto legal y libre” (se este de acuerdo no no) es incitación al aborto.
    Por el lado del consumo. Puede que la perspectiva que ud. critica sea desde una perspectiva individual/burguesa pero lo cierto que la “libertad” de consumo puede ser entendido desde otros nieveles que esa perspectiva estrecha.
    Por otra parte ligar el consumo a la dependencia/adicción es por lo menos discutible. Primero porque la relación de dependencia puede darse con sustancias que no producen abstinencia o no producen mucha (marihuana/alcohol, etc.) e incluso puede darse sobre prácticas (compra compulsiva, ejercicio, etc.) -donde la propensión relacional a la adicción queda en evidencia no habiendo una sustancia que opere en el organismo- según los psicólogos el problema de las adicciones son más problemas de índole social que referidos a la “droga” (esto sin negar que hay drogas más adictivas que otras).
    Poner como ejemplo a Maradona o Charly García como la forma más regular de consumo es como pretender culpar al cuchillo de los asesinatos domésticos.
    Dejo de lado el proglema de la producción de drogas. Ya que es un tema muy complejo que va desde grandes productores “legales”, hasta el narcotráfico y la producción para autoconsumo; la regulación estatal, etc.

    Me gusta

    blabla

    02/06/2016 at 16:54

    • Pues yo estoy de acuerdo con Rolando. Es cierto que el nivel de adicción varía mucho de una persona a otra, como también varía mucho de una sustancia a otra. Es cierto que hay personas que son capaces de desarrollar adicciones a sustancias o comportamientos no adictivos (compra compulsiva). La vigorexia, en cierto modo, creo que es una adicción parecida a la droga, el cerebro se vuelve adicto a la dopamina generada por el ejercicio, según tengo entendido (no soy experto ni mucho menos). De todos modos, es un fenómeno más extraño que la adicción a la droga.
      Pero en cualquier caso, yo el problema que veo es que, incluso aunque sea una cosa que dependa de cada individuo, lo cierto es que no se sabe qué persona tiene más propensión a la adicción hasta que no ha consumido droga. Es decir, es una cuestión que conocemos con posterioridad al suceso, y por lo tanto no se puede prevenir.
      Y lo que me parece muy hipócrita es recomendar un “consumo responsable”. Pero si precisamente el problema es que, con la droga, hay muchas personas que son incapaces de mantener un consumo responsable. Si se pudiera mantener un consumo responsable no habría ningún problema con la droga.
      Y yo no hablo de prohibirla, cada uno es libre y se tiene que hacer cargo de las consecuencias de sus actos, pero lo que hay que fomentar es el “no consumo”, no el consumo responsable.
      Y respecto a la libertad: yo llevo fumando 9 años (cerca de un paquete al día) y lo considero una esclavitud. Lo quiero dejar y me cuesta muchísimo. Mi madre lleva fumando casi 40 años y es incapaz de dejarlo. Mi abuelo fumó toda su vida, incluso después de un infarto siguió fumando (a escondidas porque se lo habían prohibido). Eso parece sugerir que hay un componente genético que me hace más propenso a la adicción (aunque mis hermanos no fuman), pero ya digo que es que eso no se sabe hasta que ya te has enganchado. Ése es el problema.

      Me gusta

      Luis

      02/06/2016 at 20:44

    • Luis,
      Vuelvo a insistir. No conozco ninguna fuerza política que fomente el consumo de drogas. Si vamos a hablar de consumo y adicción a las drogas y nos limitamos a las drogas ilegales, tal como hace rolando en éste articulo, tomamos una posición mucho mas peligrosa que la liberal que es la perspectiva jurídica como matriz analítica. Consideramos que las drogas ilegales son el problema y que su posible legalidad es un “tumor” social. La prohibición del alcohol en EEUU es un perfecto ejemplo de esto.
      Tal como Rolando abarca la problemática es tan liberal burgues como la perspectiva que critica. La droga es un problema individual que limita la “libertad” de elección del individuo que consume. Es la versión opuesta a la perspectiva que critica pero bajo la misma matriz individualista.
      Si vamos a hablar de consumo/adicción habría que tomar, por un lado, una perspectiva menos legalista y tener en cuenta no solo las drogas ilegales sino las legales (tabaco, psicofármacos, etc. etc.). Y cuales son los mecanismos que se han encontrado, entre las drogas “legales”, para domesticarlas (tanto en las sociedades capitalistas como precapitalistas). De pensar el consumo ya no en terminos individuales sino en términos sociales abre una perspectiva mucha más amplia que la de pretender en un artículo trabajas temas tan dispares, aunque conectados, como el consumo, la adicción, la producción, el mercado y la regulación.
      La intención de separar la idea de adicción de la idea de “droga” es intentar desfetichizar la problemática. La droga, más allá que haya algunas realmente peligrosas en su capacidad de generar dependencia, poco tiene que ver con la propención social a generar prácticas abusivas.

      Me gusta

      bla bla bla

      03/06/2016 at 11:17

    • “No conozco ninguna fuerza política que fomente el consumo de drogas”. ¿En qué mundo vive?

      Me gusta

      rolandoastarita

      03/06/2016 at 11:32

  8. Ya aparecieron los consumidores a querer justificar su consumo. Muchachos, larguen la falopa, así de simple.

    Me gusta

    admin

    02/06/2016 at 22:01

  9. la inyección de heroína y, por qué no, el sida, son construcciones sociales inspiradas en el positivismo pesimista decadentista de Conan Doyle. Tan sólo deconstruimos el relato a través de una estructura lingüística postrelativizada y desaparece el peligro creado por el discurso biologicista..

    Me gusta

    santiago

    03/06/2016 at 11:36

    • Qué lenguaje refinado postmodernista! La inyección de heroína y el sida construcciones sociales. Quisiera verlo recibiendo una sobredosis de heroína o enfermo de sida a ver si sigue diciendo que son construcciones sociales.

      Me gusta

      Teitelbaum Alejandro

      03/06/2016 at 16:21

    • al Sr Teitelbaum, lo mío fue un sarcasmo, no se me enoje

      Me gusta

      santiago

      03/06/2016 at 16:59

    • Estimado Hernán, qué le voy a hacer si tuve el privilegio de ver jugar al Huracán del Flaco. ¡Saludos!

      Me gusta

      santiago

      04/06/2016 at 12:39

  10. me permito acotar q Maradona no es una construcción social del Imperio sino del Satánico Dr Bilardo.

    Me gusta

    santiago

    03/06/2016 at 11:37

    • Como hincha del glorioso Estudiantes de La Plata, no te permito la agresión al Doctor. Saludos.

      Me gusta

      Hernan

      03/06/2016 at 15:24

  11. Esto no es muy común en mí, pero voy a coincidir con la posición de Astarita, y hasta voy más allá. La droga es la herramienta del Imperio para idiotizar a la juventud y mantenerla alejada de la verdadera fuente de liberación que es el conocimiento y la cultura, bases fundamentales para el pensamiento crítico y para la política progresista (léase revolucionaria).

    Y la droga como arma imperialista no va sóla, sino de la mano del “culto a la pereza”, tan común en las culturas asiáticas, africanas y latinoamericanas como la nuestra. El culto a la vagancia y a la droga, fomentado desde los medios de comunicación imperialistas, mediante series de televisión donde los personajes son vagos drogadictos y estúpidos, actúa como la religión, un opiáceo destinado a adormecer a la juventud y a la intelligentsia.

    La verdadera liberación está en el trabajo… trabajo que debemos dedicar a ser mejores, como Lenin nos enseñó.

    Me gusta

    Lenin

    03/06/2016 at 15:28

  12. bla bla bla, en la nota RA no sólo habla de las drogas ilegales, sino también de los alimentos y del tabaco. Es decir, su consideración es más abarcativa que las drogas ilegales.

    Me gusta

    Lucas

    03/06/2016 at 15:48

  13. “Para ser más preciso: he decidido no volver a votar, ni siquiera “críticamente”, a ningún candidato de izquierda que fomente el consumo de droga (por más “responsable” que lo quieran presentar).”
    Es en serio?
    Solo por eso?
    Y las demás propuestas?

    Me gusta

    Carlos

    03/06/2016 at 16:14

    • Aclaro que “las demás propuestas” nunca me entusiasmaron mucho. Por caso, un partido de izquierda que además de ser “nacional marxista” y “nacional estatista”, e inventar golpes de Estado para apoyar a gobiernos burgueses, aconseja a la juventud consumir droga (“responsablemente”, faltaba más), no me motiva en lo más mínimo para que lo vote. Es como que hay límites en esto del “apoyo crítico”.

      Me gusta

      rolandoastarita

      03/06/2016 at 16:23

  14. Yo entiendo que te harta la típica posición hippie a favor de la experimentación, y me parece válido. Es cierto que es un problema esa posición y que hay sectores que plantean cosas problemáticas al respecto. Ahora bien, eso no significa que la única alternativa a esta posición progre sea reaccionar como la tía gorilona escandalizada, porque eso es lo que hacés. La única alternativa no es salir a gritar al mundo que todas las drogas son malas. Tal actitud de escándalo moral y lágrimas de cocodrilo jamás ayudó a resolver nada.
    Por otro lado, tu ataque a la posición constructivista social, pasa por alto muchas cuestiones. Por ejemplo, mucha gente vuelve a caer nuevamente en la droga, no porque la sustancia química genera no se qué conexión en el cerebro de la que después no podes zafar. No, no es ese el motivo en la absoluta mayoría de los casos. Lo que ocurre es que se recuperan de la droga y vuelven a vivir en el mismo barrio, con las mismas compañías que promueven el mismo consumo. Y están afectados por los mismos problemas sociales de antes. Por ejemplo, no tienen dinero y sólo pueden hacer dinero vendiendo. Te imaginás si vos ya consumiste antes y te rehabilitaste…. y resulta que cuando te reintegrás a la vida social sólo podés sobrevivir vendiendo. En ese caso, cuando esa persona vuelve a caer… te parece que lo hace por no se qué conexión cerebral que generó tal producto químico? O vuelve a caer en el consumo por su circunstancia social? De hecho, esto explica por qué el consumo esporádico entre ciertos sectores acomodados rara vez termina en adicción, mientras que en los sectores populares el riesgo de caer en la adicción es mucho más alto. Es decir, una perspectiva social explica mucho más que cualquier proceso químico. No se, algunas de estas cuestiones son bastante básicas, y han sido planteadas en una amplia bibliografía. Pero como dije antes, a vos ni te interesa considerarla. En tu criterio, pareciera que si salimos con moralina fuerte resolvemos todo.

    Me gusta

    Pablo de Quilmes

    03/06/2016 at 17:51

    • Es innegable que el consumo de la droga es un problema social con múltiples facetas. Es decir es objetivo y tiene bases reales y materiales: desocupación, pobreza, falta de perspectivas. El narcotráfico es una realidad con graves consecuencias sociales y a veces llega a formar parte de la política del Gobierno de turno. Y obviamente el consumo reiterado de drogas fuertes produce daños en el cerebro y en otros órganos a veces irreversibles. El constructivismo social es otra cosa. Pretende sostener que muchas cosas no existen realmente sino que son un “constructo social” es decir que están en la cabeza de le la gente, como traté de explicarlo en mi comentario que está en el tercer lugar. Hasta se ha llegado a decir que la explotación capitalista es un “constructo social” y que basta que los trabajadores no piensen en ella para que cese de existir. Algo así ha dicho Jacques Rancière, un filósofo francés muy apreciado por los izquierdistas de salón

      Me gusta

      Teitelbaum Alejandro

      04/06/2016 at 06:18

  15. Otra cuestión, el problema de las drogas hay que analizarlo concretamente en esta formación histórica. Poco importa si tal o cual cultura del pasado utilizaba la droga como parte de un culto ceremonial, de expiación de pecados, de respeto a los muertos, de conexión con la naturaleza, o lo que fuera. El análisis del problema de la droga para que sea histórico, tiene que ser actual, y para ser actual tiene que dar cuenta del papel que juega la droga en el sistema social capitalista, que por sí mismo degrada a millones de personas. Las drogas legales e ilegales aportan lo suyo a la degradación social y por ello la invitación al consumo “responsable” es una invitación a la degradación individual y social que hay que repudiar.

    Me gusta

    Lucas

    03/06/2016 at 18:51

  16. Rolo, como otros mencionaban, también creo que es grave la falta de información y cuidado para con el paciente que consume drogas legales. La semana pasada leí un artículo de The Economist, “The problem of pain”, que afirmaba que en Estados Unidos las muertes por sobredosis de derivados de opiodes recetados legalmente y por sobredosis de heroina igualan a las muertes de accidentes de transito en ese país. Una aclaración importante es que según el artículo 4/5 de los adictos a la heroína previamente consumían opioides.

    Me gusta

    juan t

    03/06/2016 at 19:36

  17. No defiendo a Touzé. De hecho. .. si tengo que elegir entre tu postura y la de Touzé, me quedo con tu postura. Pero tu artículo plantea mucho más que eso. Es cierto que mencionas otras drogas además de la cocaina. Me refiero a que tenes a equiparar el término drogas con las drogas más nocivas solamente.
    No creo que haya que ser un especialista en el tema para sentar posición. Pero eso tampoco significa que uno puede armar posición con casi ninguna lectura.
    Realmente no encuentro ningún otro tema en el que tu análisis sea tan superficial y tirado de los pelos.
    Aprendo y aprendí mucho de vos. Tus análisis me salvaron de caer en una especie de Kirchnerismo progre. Tu análisis de Cuba es brillante (y no sos especialista en el tema). De hecho, ansío leer un análisis tuyo del macrismo y la situación política y económica actual. Ahora bien… que seas excelente analista en muchas cosas, no significa que lo seas en todo. Y en este punto tu análisis toma los hombres de paja más burdos para sentar una posición muy poco trabajada. Me cuesta entender por qué.
    No se trata de ubicarme yo en el lugar de científico que todo lo sabe y juzgarte a vos. Te admiro y dudo que alguna vez llegue a tener la claridad de análisis que tenes respecto de muchísimos temas fundamentales. Ojala tuviera yo la capacidad de laburo y concentración que tenes. No me vengas a decir que uso no se que autoridad científica para ponerme por arriba tuyo pq no es cierto. Lo único que señalo es tu falta de seriedad en este tema, y tu empecinamiento en defender tu ignorancia en este campo.

    Me gusta

    pabloben71

    03/06/2016 at 19:51

    • “tu análisis toma los hombres de paja más burdos para sentar una posición muy poco trabajada”. Mi análisis tomó un texto que se bajó a los colegios; de una persona que acaba de ser nombrada en un puesto de responsabilidad; con un discurso que repiten muchos. Mi posición “muy poco trabajada” es sobre ese texto. Cuyo eje es el relativismo epistemológico, para avalar una posición tomada sobre el consumo de droga. Las citas las tomo de ESE texto. La crítica del relativismo la hago desde otros autores, a los que considero referentes en la materia. No discuto en abstracto. Demostrame, en cualquier caso, en qué cité mal a Touzé, en qué estoy equivocado en mi crítica al relativismo epistemológico. De lo contrario, esto es un intercambio sin eje, en el aire.

      Me gusta

      rolandoastarita

      03/06/2016 at 19:59

  18. Sobre el comentario de Lenin de que “La droga es la herramienta del Imperio para idiotizar a la juventud y mantenerla alejada de la verdadera fuente de liberación que es el conocimiento y la cultura, bases fundamentales para el pensamiento crítico y para la política progresista (léase revolucionaria).”
    Me parece una generalización simple despectiva superficial y de muy mal gusto, como si fuera incompatible fumar un porro, estudiar historia, sociología, y tener una visión critica del sistema (dense una vuelta por los baños de la facultad de sociales de la UBA)
    Es mas me parece mas corrosivo para la sociedad el consumo desmesurado de el alcohol teniendo en cuenta los accidentes de transito
    Y sobre el profesor creo que vio demasiado El Diario cuando estaba Feinmann en C5N, el articulo prueba que todos los extremos son malos tanto abusar de las drogas como “Marxismizar” la vida

    Me gusta

    Sergio

    03/06/2016 at 21:08

    • FRancia acaba de establecer el control de consumo de marihuana por la policía en los secundarios a raíz de q a muchos chicos no les entra nada en la cabeza.
      ¿Sabés quien pidió este control “reaccionario”?. Los sindicatos de profesores, q en Francia jamás votarían a un Baradel.

      Me gusta

      santiago

      04/06/2016 at 12:45

  19. Yo no puedo creer esto. Astarita escribió más de 14 artículos sobre la naturaleza de la URSS que debieron abrir infinitos debates sobre “qué hacer” y resulta que, un artículo, dónde Astarita opina que hay una política mediática del gobierno de propagandizar la droga, genera más de 50 comentarios incoherentes de distintos “militantes” de izquierda. Son militantes o consumidores? Cómo puede ser que se escandalicen por algo que es obvio desde el comienzo de los tiempos? Ahora resulta que es reaccionario decir que la televisión, los manuales educativos, la cultura de la música comercial, etc. hacen propaganda a la droga?

    Segunda cuestión que planteo al señor de Quilmes, quién dijo acá que el problema está en la composición química del producto?? No es obvio que si te tomás nafta o poxiran el efecto es igual de perjudicial? Ustedes piensan que estar en contra de la droga es estar en contra de la fabricación de pegamento? Por favor señores consumidores, no sean intelectualmente deshonestos y no desvíen el debate. Es obvio que estamos hablando de la conducta de los Gobiernos y Empresarios de propagar la droga entre nuestras familias. Esa es la cuestión o problema. Es acaso importante si el consumo de droga llega a adicción o no? Por favor!! es lo mismo, si todos sabemos que los que se drogan en la facultad de sociales ninguno aprueba el CBC antes de los 22 años. Por favor, no me hagan reir “militantes” de izquierda. El problema de la droga es un problema de conducta y una muestra más del “culto a la holgazanería”. Esto no es contra las sustancias, me importan un pito las cadenas de carbono y su efecto enzimático! Esto es contra la conducta idiotizante que el consumo de drogas genera en nuestros militantes, cada vez menos formados en la teoría y práctica política.

    Dediquense por favor a leer a Karl Marx, Engels y Lenin, estudien más, mejoren sus rendimientos en la Facultad que dejan mucho que desear. Aprueben materias leyendo bibliografía y no lo que el profesor dice en clase. No nos humillen más a los izquierdistas revolucionarios de verdad como nosotros. Estoy podrido PODRIDO, que un militante del PRO con un maní en lugar de cerebro me diga que los zurdos son todos vagos drogadicrtos PODRIDO. Saben por qué? POR QUE ES VERDAD EN UN 90%, POR ESO LA IZQUIERDA ESTÁ COMO ESTÁ. ESTUDIEN MÁS Y DRÓGENSE MENOS. TENEMOS QUE DEMOSTRAR QUE SOMOS MEJORES QUE ELLOS. SI NO LOCO HÁGANSE PERONISTAS QUE AHI TOMAN DE LA BUENA.

    Muchas Gracias.

    Me gusta

    Lenin

    03/06/2016 at 21:30

  20. No soy economista: soy pedagogo social, con más de 20 años de trabajo en el campo. Específicamente 7 años de trabajo con heroinómanos en campo hospitalario y 6 años en campo de doble diagnóstico: psiquiatría post consumo, con persistencia de consumo y/o contemporánea a SIDA ( siempre en instituciones públicas) en Italia. Leo con alegría la nota de Rolando, que no considero falta de información, o falta de criterio científico o fuera de su campo de trabajo específico: La droga es antes que nada, un problema económico. Es económico visto desde la producción y comercialización de la droga misma y es económico cuando se trata desde lo farmacológico o desde las producciones farmacológicas. La droga es un elemento no solo de dominación individual, es fundamentalmente un motor económico de dominación global en manos a los mismos poderes que manipulan los vaivenes de la productividad mundial.
    Como dice Roberto Saviano, si Argentina controlara el pasaje de drogas por sus fronteras, el puerto de Buenos Aires quebraría económicamente en dos días.
    Incentivar desde las políticas públicas al consumo “responsable”, es solo un reflejo de como la cadena productiva sigue avanzando exitosamente sin que el gobierno de turno intente hacer nada, si mplemente porque sería ir contra si mismos y contra sus socios económicos.
    Sería interesante analizar desde este punto de vista cuales serían las recaídas de la liberación del consumo (controlada o no la comercialización). Realmente creemos sea posible romper la comercialización ilegal de sustancias ( y el consecuente circuito económico) usando una simple medida burocrática? Hay demostración de la recaída económica, sanitaria, de niveles de corrupción, delincuencial, etc. de signo positivo en aquellos paises que están promoviendo el libre consumo de alguna sustancia (cannabis en gral)? Serán estas pequeñas fronteras liberadas las que pueden venir en auxilio de un mercado, que como todo mercado, sufre crisis cíclicas, en particular luego de la guerra de las amapolas que tuvo como famosa víctima Osama Bin Laden?
    En mis años de trabajo sanitario, aprendí una cosa: solo el 22% de los toxicodependientes logra liberarse de la adicción madre, de estos solo el 20% logra rearmar su vida dejando atrás la experiencia, el resto, será carne de cañon de sectas o religiones varias, recaerá en el consumo de otras sustancias “más leves” o socialmente admitidas ( alcohol) o será cliente fijo de diferentes compañías farmacéuticas.
    No existe “consumo responsable” y la “contención/disminución del daño” como política pública está demostrado que no es una salida, es simplemente patear hacia adelante un problemática que lentamente nos arrastra a la barbarie mientras los mismos de siempre siguen llenando sus arcas.

    Me gusta

    watt26

    03/06/2016 at 22:17

  21. Gracias Astarita por la valentía de sacarle la careta al discurso pseudoprogresista

    Me gusta

    Marcelo

    03/06/2016 at 22:54

  22. Estas confundiendo las cosas… decís “Son militantes o consumidores” no puede de vez en cuando un militante consumir
    “culto a la holgazanería” hablas desde un desconocimiento muy grande. hay un montón de jóvenes que estudian y trabajan, y van a ser mas teniendo en cuenta el contexto actual
    “me diga que los zurdos son todos vagos drogadicrtos” sos un gil si te dejas guiar por estereotipos tan superficiales
    Y ya que esta cual es tu modelo de militante de izquierda, un vegano abstemio que ni siquiera tenga sexo como los del movimiento Straight edge
    “POR ESO LA IZQUIERDA ESTÁ COMO ESTÁ” si seguro únicamente por eso
    Te pongo el caso de Noelia Barbeito dirigente del PTS y candidata a gobernadora de mendoza por el FIT es profesora de historia y confeso que de ves en cuando fuma porro
    Por ultimo no tiene nada de malo divertirse y no es incompatible con el trabajo y tener una militancia
    Relájate o sino anda a ver al profesor Miguel Angel Porro
    Saludos

    Me gusta

    Sergio

    03/06/2016 at 23:16

  23. Rolo, tu artículo hace mucho más que criticar a un texto. Es algo que ya expliqué extendidamente en la nota que ya habías escrito hace cuatro años. No te interesó contestar una sola de mis críticas, ni siquiera te interesó leer ninguna bibliografía nueva sobre el tema, en cuatro años. Lo único que te interesa es que encontraste un textito que te enoja, y que te permite decir otras cosas que pensás y que no tienen el más mínimo fundamento. Cuando trato de discutirte algo, me chicaneas o me decís que escribo largo y que esa no es la función del blog. Así que hacé lo que se te cante. Declarate comisario del pueblo para la prevención de drogas. Total, vos sos Dios y entendés todo y sabés de todo más que ninguno. Es un papelón esta nota. Una payasada. Y vos no sos capáz ni de darte cuenta.

    Me gusta

    Pablo de Quilmes

    04/06/2016 at 01:18

    • “Declarate comisario del pueblo para la prevención de drogas. Total, vos sos Dios y entendés todo y sabés de todo más que ninguno. Es un papelón esta nota. Una payasada”.
      Además de los adjetivos y descalificativos, ¿qué tal si buscás algún ARGUMENTO contra los ARGUMENTOS que EXPLÍCITA Y TEXTUALMENTE presento en la nota? ¿O es pedirte demasiado? ¿O acaso pensás que toda la gente que coincide con mi nota lo hace porque piensa que soy dios? ¿No deberías ubicarte un poquito? ¿Aunque sea un poquito?

      Me gusta

      rolandoastarita

      04/06/2016 at 07:58

  24. Cien por cien de acuerdo con el último comentario de “Lenin”. Quiero agregar que Graciela Touzé no tiene ninguna autoridad científica para opinar sobre el tema pues no tiene títulos ni conocimientos para ello:
    es Trabajadora Social por la Universidad de Buenos Aires y Especialista en Ciencias Sociales y Salud por FLACSO. Dicho de otra manera es una charlatana en la materia. Los efectos del uso de la droga sobre las persona es tema en primer lugar de médicos y en particular neurólogos y hay muchas publicaciones científicas serias sobre dicho tema. Una de ellas ha sido citada en uno de los primeros comentarios (Nature Communications) . Los efectos sociales se pueden verificar casi a diario. Gente que roba e inclusive mata a fin de conseguir dinero para comprar droga. Como suelen estar drogados en el momento del acto a veces matan sin necesidad porque la droga les ha suprimido el control sobre sus acciones.
    Además, el tráfico de drogas da lugar a la formación de bandas criminales nacionales e internacionales que se disputan territorios y se matan entre ellos. Por ejemplo en México el narcotráfico tiene proporciones enormes y las bandas utilizan mujeres como “mulas”. Si estas se niegan las matan y también suele ocurrir que las matan después de haberlas utilizados. Es así que los asesinatos en México por esas razones alcanza a varios por día durante todo el año.

    A los que sostienen que el uso de la droga es un “constructo social” y una cuestión de libertad individual habría que someterlos a una cura de urgencia. Por ejemplo mandarlos al campo a levantar a mano la cosecha de maíz.

    Me gusta

    Teitelbaum Alejandro

    04/06/2016 at 05:59

  25. Ok, querés una referencia más concreta. Acá va. Vos decís: “Así, sugiere que probar una dosis de cocaína sería tan problemático como probar un vaso de vino, un cigarrillo o un café. Lo “problemático” solo aparecería cuando existen intoxicaciones agudas, usos regulares crónicos y dependencia (p. 34). Por eso, aconseja la licenciada Touzé, hay que hacer uso, sin caer en el abuso o en la dependencia.” Yo no tengo la más pálida idea de quién es esta mujer, y semejante afirmación que ella hace me parece un delirio. Ahora bien, plantear que esta es la política del SEDRONAR es altamente delirante. Como mínimo deberías revisar todos los documentos, políticas, y acciones de tal institución. No, a vos te alcanza con que alguien te dijo que contrataron a esta mujer. Pero se pone peor aún la cosa: “Estamos entonces ante un movimiento en el que parecen converger macristas, kirchneristas, socialdemócratas (Rosario está en manos del socialismo), nacionalistas “progres” de todo tipo y llega a algunos partidos de izquierda que se reclaman marxistas. Todos comparten el mensaje que, en esencia, desarrolla Touzé. Por este motivo llamo la atención sobre mi crítica a la concepción defendida por Touzé y acólitos.” Es decir, aquí ya directamente pasás a una teoría conspirativa según la cual todos los partidos más importantes están a favor de promover la droga… y que alientan el consumo promoviendo la idea de que es inocua. Aún más, en tu artículo hablás de una supuesta caída de la percepción del peligro, e implícitamente sostenés que es esa falta de percepción sobre la peligrosidad de la droga la que genera un incremento del consumo. Es decir, tanto en este artículo como en el anterior, sostenés que el eje central del problema de las drogas es la INFORMACIÓN. Según esta lógica, lo que implícitamente estas sosteniendo es que: si hay gente diciendo que la droga es mala, sube la percepción de peligro, y la gente consume menos. Si por lo contrario hay gente diciendo que la droga puede consumirse responsablemente, entonces baja la percepción del peligro, y se promueve la droga, lo cual parece que sería, según vos, una agenda de todos los partidos políticos. En resumen, según tu posición, la drogadicción sería producto de no percibir el peligro, y tal cosa ocurriría porque existe una especie de plan diabólico que involucra a todos los partidos, plan según el cual se intentaría drogar a toda la población para poder dominarla mejor.

    Realmente te parece que esta teoría conspirativa de cuarta es una interpretación seria del problema de la droga? Realmente crees que el problema es la falta de información? Realmente crees que un panfletito de una mina y que la hayan contratado el kirchnerismo y el macrismo prueban todo esto? A mi me parece tiradísimo de los pelos todo lo que planteás.

    Yo no creo que las teorías conspirativas expliquen el mundo en el que vivimos. Menos creo que los procesos sociales se deban meramente a la información o a la percepción o no de peligrosidad de determinada cuestión. Pensar que la gente consume porque cree que no hay peligro, me parece por demás ingenuo. Creo que para entender las razones por las cuales la gente consume, hay que investigar un poco sobre el tema. Hace cuatro años cuando comentaba estas cuestiones, listé una serie de etnografías que se preguntan las razones que llevan al consumo y a la adicción. De todos modos debe haber mucho más bibliografía relevante. Pero vos no citás ningúna bibliografía relevante. Nada que explique como es que los problemas vinculados a la droga surgen de la falta de información, o de la caida de la percepción de peligro, o de no se que promoción impulsada por todas las corrientes políticas burguesas. A vos se te ocurrió que existe una tendencia a minimizar el problema del consumo que se estaría promoviendo, y lo decís sin la menor prueba. O peor aún, lo citás como algo que te dijo un grupo de madres… Creo que como mínimo habría que hacer un análisis de las personas en los cargos más importantes del SEDRONAR. Por ejemplo, muchas de esas personas en la administración K estuvieron vinculadas a la iglesia. Me vas a decir que la posición de la iglesia es decir que existe la posibilidad de consumo responsable? La iglesia también es parte de esta red conspirativa que nos quiere meter drogas a todos? Rolo, lo que estás diciendo parece chusmerio de barrio. Me acuerdo que cuando era chico las viejas del barrio decían que cuando ibas a un boliche tenías que tener cuidado porque te ponían droga en las bebidas para que te guste y después compres. Tus afirmaciónes y “análisis” parecen de este tenor.
    Más tirado de los pelos me parece que alguien plantee en los comentarios que si digo estas cosas es porque quiero drogarme yo. Pero bueno, parece que según la moralina ambiente, uno tiene que salir a decir que la droga se mala, mala, mala. Y si no lo hacés es porque sos un drogadicto. Ya se que no es algo que planteaste vos, pero es el tipo de paranoia conspirativa y moralista que promueve tu análisis.

    Me gusta

    Pablo de Quilmes

    04/06/2016 at 08:38

    • Tu manera de discutir es DESHONESTA. Escribís:
      “Ok, querés una referencia más concreta. Acá va. Vos decís: “Así, sugiere que probar una dosis de cocaína sería tan problemático como probar un vaso de vino, un cigarrillo o un café. Lo “problemático” solo aparecería cuando existen intoxicaciones agudas, usos regulares crónicos y dependencia (p. 34). Por eso, aconseja la licenciada Touzé, hay que hacer uso, sin caer en el abuso o en la dependencia.” Yo no tengo la más pálida idea de quién es esta mujer, y semejante afirmación que ella hace me parece un delirio. Ahora bien, plantear que esta es la política del SEDRONAR es altamente delirante”.

      Pregunta concreta: ¿En qué parte de la nota se afirma que esa es la política del SEDRONAR? Por favor, sin irse por las ramas, ¿¿¿¿¿¿¿¿EN QUÉ PARTE???????????

      Me gusta

      rolandoastarita

      04/06/2016 at 13:55

    • Además, escribís que “no tenés la más pálida idea de quién es esa mujer”, por Touzé. Pero por lo menos dos ideas tenés: su texto fue avalado por el Ministerio de Educación y la ex presidenta Kichner como texto VÁLIDO PARA COLEGIOS SECUNDARIOS. Y GT acaba de ser nombrada asesora científica del SEDRONAR. Y en otro comentario te dije que hace dos días la vi reporteada por la TV pública. Entonces NO es cierto que no tenés “la más pálida idea”.

      Me gusta

      rolandoastarita

      04/06/2016 at 13:58

  26. Respecto de que otras notas de Rolo no generan comentarios, cual es el problema. Yo leo practicamente todas las notas de Rolo, hace años. Muy pocas veces comento. En general siento que aprendo mucho, y cuando hay diferencias, no me parecen importantes para comentar, o no me interesa señalarlas por el motivo que sea. Que yo u otros no comentemos sobre el resto de lo que escribe Rolo, no es prueba de nada. Menos aún es prueba de que si comentamos sobre esta nota es porque somos vagos que nos gusta drogarnos. Es increíble que el nivel de discusión sea tan bajo. Alguien que no sabe ni con quién está hablando sale a acusar a otro de que es un drogón porque tiene tal o cual posición. Por otro lado, creo que semejante postura refleja claramente una perspectiva según la cual la gente que se droga es porque es vaga y no tiene fuerza de voluntad. Es decir, una perspectiva absolutamente moralista sobre las razones que generan la adicción.
    Tengo que explicar quién soy y de que trabajo para mostrar que no soy un drogón? Necesito justificar y explicar que mi perspectiva no es meramente el producto de ganas de ser vago y probar drogas? Realmente es tan bajo el nivel de discusión?

    Me gusta

    Pablo de Quilmes

    04/06/2016 at 08:48

    • Pablo de Quilmes, la idea expuesta en el texto original es que desde el gobierno burgués K y en coincidencia con las posturas del resto del espectro político hay una postura de propagandizar el consumo de droga. Los argumentos los expuso Astarita en su texto y que él se haga cargo de ellos. Para mí Astarita, como siempre, fue muy blando contra la reacción. Lo que yo agregué con el fin de defender la teoría y práctica marxista es que existen políticas no conspirativas y muy explícitas por parte del imperialismo en imponer el consumo de drogas entre los proletarios con el fin de mantenerlos alejados de la cultura, el conocimiento y la formación política. A esto no expusiste ningún argumento salvo el de decir que en el gobierno K los funcionarios del SEDRONAR eran de la Iglesia… algo irrelevante ya que la postura de la Iglesia respecto del tema drogas es tan ambigua como en los casos de abuso infantil. Hace poco sufrimos la muerte de 5 jóvenes en una fiesta electrónica y no vi a la Iglesia Argentina manifestarse en contra de las píldoras estimulantes. La iglesia no habló del tema, quizás porque la ciudad está gobernada por un agente del imperialismo como Macri, que es aliado de ellos.

      En definitiva, mi plateo, y del cual no hago responsable a quién escribe este blog, es que existe una incompatibilidad total entre el consumo de drogas y la práctica política revolucionaria, de la misma forma que no podemos hablar de socialismo si manejamos un Audi y tenemos un departamento vacío en Puerto Madero. Hay que ser coherente. No sé porque el camarada Sergio mete la cuestión sexual acá. La liberación de la sexualidad y de la Mujer son banderas del Comunismo y de Lenin. Eso lo defendemos.

      Pero la droga que mata a nuestros puebos obreros y campesinos?? por favor. La droga es del imperialismo.
      Si querés fumarte un Porro como Sergio, fumátelo y dejate de joder, pero no digas que lo que dice Astarita no es verdad.

      Me gusta

      Lenin

      04/06/2016 at 15:33

    • ¿Lenin liberó la sexualidad?¿Por qué no leé la famosa entrevista q le hizo la pobre Clara Zetkin?

      Me gusta

      santiago

      04/06/2016 at 18:07

  27. He estado siguiendo el debate generando en los comentarios de esta nota, así como en la de 2012.

    1. Me parece que como en aquél entonces, aquí hay muchos argumentos que hacen referencia a posiciones leídas “entre líneas” y que en realidad nadie sostiene. Creo que nadie aquí piensa que cualquiera que defiende una posición contraria a la planteada por RA sea un drogón; tampoco veo por qué se tiene que concluir que exponer el carácter objetivo de los efectos del consumo de las drogas, sea igual a negar el carácter social del mismo. Tampoco he leído ninguna defensa del enfoque que sostiene la licenciada Touzé. Criticar argumentos que en ningún lugar se han vertido, no conduce a nada.

    2. Tampoco percibo en la nota de RA una crítica moralina o de “tía escandalizada”. En todo caso, no parte desde un marco ética absoluta, sino inmanente. Quiero decir, no se trata de que el consumo sea “bueno” o “malo”, pero, ¿cómo se puede intentar construir una sociedad diferente, si el sujeto social que se aspira a que realice esa transformación, está embrutecido de tanto inhalar resistol?

    3. Nadie niega la complejidad del problema. Tampoco creo que sea sensato afirmar que la disponibilidad de información determine por sí sola el consumo de drogas, pero es un elemento que tiene su peso, y cuando la información sesgada proviene de un folletín oficial publicado en escuelas públicas, y escrito por un miembro del gobierno, merece ser criticado.

    4. Lo siguiente es un mero prejuicio mío, pero no puedo evitar pensar en la manera en que el lugar que ocupamos en la sociedad, también condiciona la manera en que percibimos el consumo de drogas. Me explico: cuando yo escucho hablar de probar drogas de manera “recreativa”, o hacer viajes a algún lugar lejano para probar drogas vinculadas a “rituales”, o cosas “divertidas” por el estilo, noto que por lo regular estas personas pertenecen a estratos medios, o que se desenvuelven en espacios donde hasta cierto punto, conviven o coinciden miembros de la clase trabajadora, pequeñoburguesa, etc. En mi barrio nadie consume de manera “recreativa” (tampoco vivo en Calcuta). E incluso el acceso a drogas como la cocaína es limitado (¿o creían que un burgués y un trabajador se ponen a volar con la misma sustancia?). Salta a la vista que para los más oprimidos, las drogas son un escape de lo gris de la vida cotidiana. Y negar eso también me parece necio.

    5. La nota se limita a criticar el folleto de la licenciada T. Pero, sería interesante hablar de su consumo y el negocio del narcotráfico en sí. Aquí en México se plantea el debate sobre legalizar el consumo de la marihuana. Pero saben, el argumento central de esta propuesta no radica en lo “recreativo” del consumo, sino en la esperanza de que esto disminuya la ducha de sangre que nos hemos dado desde el 2008.

    6. Pablo de Quilmes se sorpendería de lo usual que es encontrar droga en las bebidas que se compran en muchos centros nocturnos. Las viejitas de su barrio no estaban tan perdidas. Más sabe el diablo por viejo…

    7. He fumado marihuana dos veces en mi vida. Tampoco soy un drogón. Así que relájense.

    Me gusta

    Luis

    04/06/2016 at 16:13

    • 8. Y abusando de este espacio. Tampoco creo que el tema de las drogas sea menos importante que el análisis del carácter social de la URSS. Es un tema que se plantea en el plano social y político actual, y merece una respuesta de nuestra parte más sesuda que la de un boy scout rojo que promete que nunca comerá ni un chocolate envinado.

      Me gusta

      Luis

      04/06/2016 at 16:19

  28. A ver Rolo, vos realmente crees que hay un “plan” del imperialismo y de todas las fuerzas políticas burguesas en Argentina para promover la droga, si o no?
    Si te parece que la posición de Touzé no es la del SEDRONAR, cual es el objeto de criticar a alguien que es una persona aislada y sin mayor influencia? Aparentemente vos estas señalando que el lugar de esta mujer es un síntoma de que la propagandización de la droga está extendida y tiene una raíz institucional apoyada por todas las fuerzas burguesas. Si esa raiz institucional de la promoción de las drogas no está en el SEDRONAR, en donde está? No te parece que la contratación de esta mujer puede tener que ver con razones mucho más superficiales que la existencia de un plan para promover las drogas? No es mucho más probable que esté ahí porque tiene no se contacto, o porque garchó con alguien, o porque hizo rosca de un modo efectivo? No estoy diciendo que ninguna de estas razones por las que puede tener un puesto sería aceptable, lo que sostengo es que no se puede leer toda una política en la contratación de UNA persona cuando sabemos que esas contrataciones siguen motivos bastante caóticos.
    Vos afirmás que existen fuerzas políticas que promueven el uso de las drogas. Podés dar alguna prueba? porque a mi me parece teoría conspirativa de ciencia ficción lo que planteás. Es más, vos no hablás de “alguna” fuerza política, sino que parece que hablás de todas. Entonces, me gustaría que des alguna prueba. Digo, porque esto es un argumento que está ahí en tu texto, y que declarás pero no probás. A tu criterio lo que prueba esto es un texto que encontraste de una especialista que fue contratada tanto por los K como por Macri. Te parece que esto es suficiente prueba?
    Yo creo que un análisis bastante básico del problema de las drogas daría cuenta de que las drogas se extienden porque se extiende la marginalización, porque el capitalismo deja afuera del mercado de trabajo a sectores muy extendidos, porque hay sectores enteros de la juventud que no tienen la menor perspectiva de vida. Un pibe que no tiene laburo, o que el único laburo que puede conseguir paga una miseria y es extenuante y repetitivo, tiene altas chances de buscar una salida escapista, especialmente cuando no hay perspectivas política alternativas que le ofrescan siquiera la posibilidad de pensar en otro tipo de mundo.
    En muchos lugares, por ejemplo, los adultos comienzan a comercializar la droga porque eso les permite un ingreso que no tendrían de otro modo. En algun momento pasan de la comercialización al consumo, y en algún momento lo que fue un fenómeno relativamente circunscripto en determinado barrio pobre pasa a ser un fenómeno masivo. Yo creo que son las condiciones sociales las que generan esto, no el caracter químico de la droga que hace que si probaste una vez quedes pegado por siempre. Tampoco juega un rol importante ningún plan de ninguna fuerza política para promover la droga. Digamos que las condiciones sociales son suficientes, y que no necesitan absolutamente ninguna ayuda mas que las condiciones sociales mismas. Aun cuando no exista ninguna propension química a quedar pegado, aún cuando ninguna fuerza política promueva las drogas, la gente queda pegada igual por las condiciones en las que vive. Es decir, resulta mucho más interesante entender los procesos sociales como causa, antes que recurrir a ninguna explicación conspirativa. Sería interesante que exploraras esos procesos sociales, en vez de obsesionarte con un textito pelotudo escrito por una forra que por si sola no tiene poder para hacer nada. Sería interesante que te focalizaras en estos procesos sociales de marginalización que propician el desarrollo de adicciones antes que quejarte de que la gente le falta información. Te aseguro que los pibes de los sectores populares son los que más información tienen sobre los efectos de la droga. La gente destruida por la droga la tienen en frente de sus caras todos los días. Si alguien les viene a decir que la droga es inocua… no le van a creer. Esto significa que las razones por las que caen no tienen nada que ver con la falta de información, ni con la baja en la percepción de peligrosidad.
    También creo que en muchos casos la policía está metida con el narcotráfico y presiona a los pibes de las villas para que roben y vendan drogas, bajo la amenaza de que si no son fuerza de trabajo de los narcos locales la policía no los dejará tranquilos. En este último caso, creo que la razón por la cual la policía hace esto es que el estado mira para otro lado. El estado necesita una policía fuerte para defender al sistema de posibles estallidos que están latentes todo el tiempo. Pero a su vez no puede pagar por semejante aparato policial, por lo cual deja que la policía viva de sacar una tajada del crímen, con lo cual la policía misma termina promoviendo la venta de drogas, entre otras cosas. Pero esto no creo que sea algo que NINGUNA fuerza política promueva. Más bien es algo que ocurre y se les va de las manos, y prefieren mirar para otro lado. No se trata de que las fuerzas políticas en el poder no sean responsables, si lo son, y deben ser denunciadas como tales. Lo que digo es que no podemos caer en teorías conspirativas segun las cuales el accionar de la policía es parte de un “plan” de esas fuerzas políticas. Si apoyan a la policía aún cuando esta actúa del modo en que lo hace, es porque les parece más importante mantener a la policía que atacar su corrupción y debilitarla. Pero lo que genera esto es una sociedad que produce muchos pobres, un status quo que necesita controlarlos, y un estado que no puede financiar al aparato de control (la policía), permitiéndole a esta involucrarse en el crimen como forma de financiamiento del aparato represivo. Es decir, es algo que ocurre por el modo en que opera el capitalismo en una región periférica, no porque es un “plan” de ninguna fuerza política. De hecho las reacciones de TODAS las fuerzas políticas frente a este asunto son bastante ambiguas. Por un lado dejan que ocurra, pero por otro lado lo ven como un problema porque la masa de pobres que consumen drogas genera todo tipo de disturbios y es disruptiva en más de un sentido para el funcionamiento del sistema. En algunos momentos el poder hace la vista gorda, en otros momentos rajan a toda la cúpula de la cana. En otros momentos se horrorizan de que la policía sea como es, y de que haya tanta droga. La drogadicción de amplios sectores de la población no es perfectamente funcional al capitalismo. Es cierto que puede alejar a la gente de la política y de pensar en un cambio. Pero la verdad es que hoy por hoy la gente no piensa en ese cambio, y no porque este metida en la droga. No piensa en el cambio porque históricamente hemos sido derrotados como consecuencia de más de un siglo de errores y derrotas. La gente no piensa en el cambio histórico además por razones que tienen que ver con la alienación, el fetichismo de la mercancía, etc., etc. El sistema y las fuerzas políticas burguesas no necesitan ninguna droga para que la gente se quede quieta y no haga nada. Eso ocurre aún cuando no haya una sola persona drogada. Además la drogadicción tiene algunas consecuencias que son bastante problemáticas para el funcionamiento del sistema. Por ejemplo, genera un campo sistemático de crimenes que ocurren todo el tiempo en todos lados, y la “falta de seguridad” luego erosiona la legitimidad del estado. Es cierto que en parte les viene bien porque la gente pide más seguridad y más policía, pero es un arma de doble filo. La “falta de seguridad” ha volteado a más de una fuerza política en el poder. Además cuando hay recuperación económica y el sistema necesita incorporar al ejercito de reserva que dejó a un lado durante cierto plazo…. los empleadores se encuentran frente a una situación en la cual hay gente que está arruinadísima y ya no puede ser reincorporada. Hay miles de cuestiones de este tipo que la droga genera que no son funcionales al sistema para nada. En este sentido, pensar que las fuerzas políticas defienden el consumo de droga es delirante.

    Me gusta

    Pablo de Quilmes

    05/06/2016 at 16:18

    • No sé para qué escribís de esta manera. Te pido que cites lo que afirmo para criticarlo, y escribís y escribís parrafada tras parrafada, sin citar, solo diciendo lo que a vos se te ocurre.

      Escribís: “A ver Rolo, vos realmente crees que hay un “plan” del imperialismo y de todas las fuerzas políticas burguesas en Argentina para promover la droga, si o no?”. ¿Dónde hablé de algo así? En ningún lado. ¿Para qué lo preguntás entonces, si te digo que lo que opino está escrito?

      Escribís: “Si te parece que la posición de Touzé no es la del SEDRONAR, cual es el objeto de criticar a alguien que es una persona aislada y sin mayor influencia?”. Lo he explicado. Si a vos te parece que no lo merece, podés decirlo. Hay mucha gente que piensa que un escrito bajado a los colegios con el aval del ministerio de Educación y Presidencia de la Nación, con un argumento que además la licenciada repite en programas públicos, es relevante. En cualquier caso, a mí me pareció relevante el texto de esta licenciada, a madres y padres que tienen a sus hijos adolescentes les pareció relevante, y a otra gente que le hace reportajes por TV o diarios lo que piensa esta licenciada, que además es asesora ahora del SEDRONAR, les parece relevante. Quiero criticar ESE discurso, que está basado en el relativismo epistemológico.

      Escribís: “Vos afirmás que existen fuerzas políticas que promueven el uso de las drogas. Podés dar alguna prueba?”. Los que podrían dar pruebas son los que me han dado testimonio de que esto es así, por lo menos en lo que respecta a un partido de izquierda, que es importante. Y es algo sabido en amplios sectores de la izquierda. Más precisamente, la frase “no seas mojigato, liberate”, es lo que textualmente me decía un chico que le planteaban los militantes de ese partido político en una fiesta del “espacio”. Así como que hay mucha gente de la izquierda que dice que “no hay problemas con el consumo si este es responsable”.

      Y después seguís escribiendo sobre si la droga es funcional o no al sistema capitalista (¿dónde dije que fuera funcional?), y cosas por el estilo. ¿Es tan difícil entender que mi crítica a una persona que dice que el consumo de droga ayuda a socializar y es objetivamente un acto de resistencia “al imperio”, no necesariamente significa que considere que la droga sea funcional al sistema capitalista? ¿De dónde sacaste esta manera de argumentar?

      Me gusta

      rolandoastarita

      05/06/2016 at 17:36

  29. Por otro lado, Rolo… que te gastes en escribir varias páginas de filosofía para explicarnos que un drogadicto no es libre… No se, pero, realmente crees que hace falta Hegel para entender que si una persona es adicta no se está experimentando ningún tipo de libertad? Usar Hegel para explicar esto es como tomarse un Jet para ir a comprar un sachet de leche al almacén de la esquina. Lo que ocurre es que vos querés plantear MUCHO más que esto. Es decir, no nos decís simplemente que la adicción no es libertad, cosa que ya todos sabíamos antes de leerte. Lo que nos decís implícitamente es que CUALQUIER consumo recreacional de CUALQUIER droga es síntoma de falta de libertad. Y ahí ya te metés en otro problema. Porque nadie sostiene que el derecho al uso recreacional nos vuelve libres. Lo que se suele sostener es el derecho individual a ser dueño del propio cuerpo. Obviamente que esto no conlleva ser libre, pero es un derecho burgués mínimo que el estado jamás garantizó. La gente debiera tener el derecho a hacer lo que se le cante con su cuerpo, aún cuando en algunos casos esas acciones puedan ser contrarias a la libertad, aún cuando puedan ser dañinas. Se puede tener programas de prevención y de desaliento del consumo, pero no se le puede obligar a alguien a que haga algo diferente de lo que quiere hacer. Aún cuando lo que quiera hacer sea dañino para sí mismo. Todas las personas deben tener el derecho a hacer lo que se les canta con su cuerpo: abortar, cambiar de sexo, suicidarse, tomar la droga que se les cante, o cualquier otra cosa que se les ocurra. Obviamente que este derecho a decidir sobre el propio cuerpo, por sí mismo, no es más que una libertad burguesa misma. No se trata de una libertad en el sentido más profundo de sobreponerse a la necesidad. Pero que no signifique una libertad en ese sentido más profundo, no significa que no sea importante. A mi criterio, el derecho a decidir sobre el propio cuerpo no es suficiente para acceder a esa libertad en el sentido más profundo, pero sí es un aspecto necesario sin el cual jamás llegaremos más allá. Si es cierto que la gente debería ser informada de las consecuencias de todo lo que pueda decidir hacer. Pero una cosa es informarle a alguien que si hace algo se causará daño a sí mismo/a, y otra cosa muy diferente es prohibirselo. Desde ese prohibicionismo paternalista, lo único que logramos es un tutelaje del otro desde el cual el otro no logra jamás pensar por sí mismo/a. Además porque nadie puede ponerse en el lugar del otro para decidir nada. Si la droga hace mal pero yo tengo una depresión terrible y es lo único que me hace sentir mejor y me chupa un huevo si voy a morir, intentar detenerme y prohibirmelo es autoritario. Lo que podemos hacer es transformar las condiciones sociales que generan que esa persona haya llegado a tal estado, pero no podemos prohibirle las cosas a la gente. Y cuando le pedimos al estado burgués que prohiba, lo que hacemos no es más que apuntalar su legitimidad para regir nuestras vidas. Entiendo que no estas contra la despenalización, pero básicamente todos tus argumentos llevan agua para el molino de la penalización. Cuando vos argumentas que la droga no libera, verdad de perogrullo si las hay, y a eso agregás que la droga es opresiva en sí misma… es dificil no concluir de esto una demanda de prohibición. Especialmente cuando jamás te declarás abiertamente a favor de la despenalización.
    Y además jamás das cuenta de la necesidad de demandarle al estado que renuncie a ser dueño de nuestros cuerpos. Vivimos en una sociedad donde nuestros cuerpos no nos pertenecen. Si yo tengo una enfermedad terminal y vivo con un dolor insoportable todos los días, el estado no me permite suicidarme. Es más, el estado me obliga a vivir y sufrir. Esto es un problema cada vez más grave, porque la medicina está permitiendo hacer vivir a la gente tiempos muy prolongados, pero en condiciones deplorables e indignas. Pero el estado no nos deja decidir terminar con nuestras vidas con dignidad cuando se nos ocurra a nosotros. El estado demanda que nos quedemos en este mundo para sufrir todo lo que nos toque. Lo mismo ocurre con el tema del aborto, en el que no se les permite a las mujeres ser dueñas de sus propios cuerpos. En este sentido, una política que abiertamente reivindique el derecho a ser dueños de nuestros cuerpos, debe reivindicar nuestro derecho a consumir drogas. TODAS las drogas, hasta las más dañinas. Aún las drogas que te pueden dejar destruido si las probás una sola vez. Obviamente que el acceso a esas drogas debe estar relativamente restringido, que debe ser desalentado, que se debe informar de todos los riesgos, etc. Pero si a pesar de todo eso alguien se quiere matar, ni vos ni yo somos quien para detener a esa persona. Y no se trata de que esa persona adquiera de ese modo la libertad. Todo lo contrario, esa persona puede estar negandose la libertad a sí misma. Pero no deja de ser su derecho. Los análisis más serios sobre la despenalización no plantean que el consumo de droga te libera. Esa idea de que la droga te libera no es más que estupidez hippie. Con lo cual, es muy flojo discutir contra esa idea. Estaría bueno que tu debate fuera en relación a la gente que argumenta las cosas más interesantes. Algunas de las cuales también están en el estado y tienen puestos en diferentes instituciones, aún cuando no siempre tienen poder para que sus posiciones sean escuchadas.
    Vos pedís que yo critique SOLO lo que vos decís, que de cuenta de que sólo criticás a Touzé. Lo que yo te digo es que es un despropósito centrarse en criticar a esta mujer. Y que no se entiende por qué tu ensañamiento con ella. No porque la defienda, sino porque no podemos reducir una discusión de las drogas a lo que dice ella. Y porque además en tu discusión con ella planteás un monton de ideas absurdas que te las discuto repetidamente y que nunca defendés o probas. Me refiero a estas ideas:

    – Que todos las fuerzas políticas burguesas defienden el consumo de drogas.
    -Que el imperialismo defiende el consumo de drogas.
    -Que el consumo de drogas puede prevenirse si la percepción de peligrosidad de las drogas aumenta.
    -Que el consumo de drogas ocurre por falta de información.

    Tu artículo, tanto este como el que habías publicado antes, defiende estas ideas. Ninguna de ellas la probás. Ninguna de ellas está fundada en bibliografía. Cualquiera de estas ideas sólo se sostiene desconociendo la producción intelectual en un vasto campo de estudios al respecto. Pero vos esquivás el bulto por completo, y te hacés el boludo respecto de que defendés estas ideas. Y te escudás en que solamente criticas a Touzé. Y usas eso para no proveer evidencia que pruebe estas ideas.
    En síntesis, como ya había dicho antes, una payasada que te empecinás en defender.

    Me gusta

    Pablo de Quilmes

    05/06/2016 at 16:57

    • Escribís: “Por otro lado, Rolo… que te gastes en escribir varias páginas de filosofía para explicarnos que un drogadicto no es libre…”. No sé a qué le llamás escribir “páginas de filosofía”, pero pienso que es conveniente e intelectualmente honesto (no oculto las fuentes de que me nutro) explicar la idea de libertad liberal individualista y la de Hegel para rebatir el discurso que dice que el consumo de droga es liberador. No entiendo por qué tengo que dar más explicaciones sobre por qué me inspiro en Hegel.

      Después, como no podés rebatir lo que escribís, te dedicás a atribuirme ideas que no expresé. Me atribuís las siguientes ideas:
      “Que todos las fuerzas políticas burguesas defienden el consumo de drogas.
      -Que el imperialismo defiende el consumo de drogas.
      -Que el consumo de drogas ocurre por falta de información”.

      Pues bien, NINGUNA de estas cosas afirmé en mis notas. Por eso te pedí que CITES. No lo hacés, e inventás como a vos se te da la gana (y a este invento le llamás “discusión científica”). Para colmo, agregás:
      “Tu artículo, tanto este como el que habías publicado antes, defiende estas ideas”.

      Seguís entonces diciendo: “Ninguna de ellas la probás. Ninguna de ellas está fundada en bibliografía. Cualquiera de estas ideas sólo se sostiene desconociendo la producción intelectual en un vasto campo de estudios al respecto. Pero vos esquivás el bulto por completo, y te hacés el boludo respecto de que defendés estas ideas”.

      O sea, INVENTÁS UNA POSICIÓN QUE NO TENGO y después te despachás a gusto, hasta llegar al insulto. ¿Qué te pasa? ¿Dónde aprendiste a discutir de esta manera?

      La ÚNICA idea, de la enumeración que hacés, que tiene asidero en mi texto, es la que se refiere al rol de la información y la percepción del riesgo. Sí afirmé (pero aclarando que NO soy experto en prevención, ni mucho menos) que con información y aumento de la percepción del peligro que entraña el consumo puede ayudarse a prevenir el consumo. He dado el ejemplo del tabaco, y además sobre este asunto sí me ha informado gente que trabaja en el tema de las drogas. Pero además esto lo he puesto de manera tentativa, en el medio del argumento principal, que es que hay que poner toda la información disponible al alcance de la gente.

      Vuelvo a lo principal: esta no es manera de discutir. No tenés derecho a inventar lo que se te ocurre, atribuírmelo y “rebatir” en base a tus inventos. Da vergüenza tener que decírtelo.

      Me gusta

      rolandoastarita

      05/06/2016 at 18:08

  30. A ver, Rolo, porque creo que algunas cosas hay que explicártelas con dibujitos animados para que las entiendas.

    Vos decís:
    “Estamos entonces ante un movimiento en el que parecen converger macristas, kirchneristas, socialdemócratas (Rosario está en manos del socialismo), nacionalistas “progres” de todo tipo y llega a algunos partidos de izquierda que se reclaman marxistas. Todos comparten el mensaje que, en esencia, desarrolla Touzé.”

    Mi lectura de esto es que según vos, las siguientes fuerzas políticas:

    Macristas
    Kirchneristas
    Socialdemocratas
    y algunos partidos de izquierda

    están a favor de la postura de Touzé.

    Creo que es bastante claro que decís eso. Ahora bien, cuál es la postura de Touzé según tu análisis. Es esta:

    “Su mensaje central es que hay que relativizar el peligro que representan sustancias como la cocaína y heroína. Así, sugiere que probar una dosis de cocaína sería tan problemático como probar un vaso de vino, un cigarrillo o un café. Lo “problemático” solo aparecería cuando existen intoxicaciones agudas, usos regulares crónicos y dependencia.”

    Dado que vos decís que todos los partidos mencionados antes “comparten el mensaje que desarrolla Touzé”, de aquí se concluye qué:

    El macrismo
    El kirchnerismo
    La socialdemocracia
    y algunos partidos de izquierda

    comparten la idea de que “probar una dosis de cocaína sería tan problemático como probar un vaso de vino,un cigarrillo o un café.”

    A mi criterio, quien sea que diga con la claridad que vos planteas que probar cocaina es igual a tomar café, está activamente promoviendo el uso de drogas. Es cierto que es mi interpretación de lo que vos decís. Pero te pregunto, si alguien viene y te dice a vos: probar cocaina es lo mismo que tomar un café, vos que dirías? No dirías que esa persona esta implícitamente promoviendo el consumo de cocaína? Ahora bien, si esto es cierto, lo que queda bastante claro es que vos estás diciendo que:

    El macrismo, el kirchnerismo, la socialdemocracia y algunos partidos de izquierda promueven el consumo de droga cuando argumentan que probar cocaina es lo mismo que tomar una taza de café.

    No se trata de una cita de tu texto, pero convengamos que me parece una lectura bastante coherente que cualquiera que aborde tu texto podría ver como una idea que vos estás sosteniendo.

    Ahora bien, la afirmación que está arriba, no es equivalente a la siguiente?:

    – Que todos las fuerzas políticas burguesas defienden el consumo de drogas.

    Si vos crees que el macrismo, el kirchnerismo, la socialdemocracia y algunos partidos de izquierda comparten la idea de que un café y una raya de cocaína son lo mismo. No estás diciendo que todas las fuerzas políticas burguesas defienden el consumo de drogas? A mi me parece que es bastante claro lo que decís. Lo que ocurre es que ni siquiera te diste cuenta que lo dijiste, entonces cuando yo te planteo que lo decís, cuando pongo con mayor claridad lo que vos estás diciendo, se pone en evidencia el absurdo, y no podés reconocerlo como algo que dijiste vos. Pero a mi no me cabe duda que lo estás diciendo.

    Otra de las cosas que te dije, que vos:

    -Que el consumo de drogas puede prevenirse si la percepción de peligrosidad de las drogas aumenta.

    Vos decís que no sostenés esto. Que yo estoy inventando que decís algo que no decís. Bien, te lo explico en mas detalle para que veas de donde saco esto:

    Según vos, el problema es que el texto de Touzé, que relativiza el peligro que representa la cocaína, era enviado a los colegios “en medio de una pronunciada caída, ocurrida en los últimos tiempos, de la percepción del riesgo implicado en el uso de drogas.” Ahora bien, la caída en la percepción de peligro de la cocaína que vos mencionás, aparece como un agravante. Es decir, es preocupante que el texto de Touzé que dice que un café y una raya de cocaina son equivalentes llegue a una escuela en la que los chicos cada vez más están convencidos de que la cocaína no es nociva. Por qué sería preocupante? No lo decís, pero la razón es obvia: porque si los pibes creen que consumir cocaína no es nocivo, van a consumir más cocaína. Decir esto, no es lo mismo que decir que si el pibe cree que no le hace nada entonces va a probar? No es lo mismo que decir que es necesario decirle al pibe que es peligroso para que así no la consuma? Vos incluso das el ejemplo de un pibe de doce años que no probó porque sabía que era peligrosa. Es decir, estás diciendo a todas las luces que decirle a los chicos que la cocaína es peligrosa es una forma de prevenir el consumo de drogas. Esto, no es lo mismo que decir que el consumo de drogas puede prevenirse si la percepción de peligrosidad de las drogas aumenta? Yo no veo la diferencia. No se, si querés me pongo a hacer dibujitos y te lo explico con historietas.

    Podemos partir de estas dos aseveraciones que intenté demostrar y que me expliques de que modo estoy criticando algo diferente a lo que vos planteás?

    Me gusta

    Pablo de Quilmes

    05/06/2016 at 19:33

    • ¿Vos me estás tomando el pelo? En mi nota escribí que kirchneristas, macristas, gente de izquierda, nacionalistas, coinciden con el mensaje central de GT. Lo cual NO ES SINÓNIMO de afirmar “que todas las fuerzas políticas burguesas defienden el consumo de drogas”. Que mucha gente, de diversas posiciones políticas, coinciden en el mensaje de GT ES UN HECHO. Lo comprueba el que se haya bajado ese libro, con el aval de las más altas autoridades, a los colegios; se comprueba en que NO haya sido criticado su contenido por muchísima gente, de las más diversas posiciones; se verifica también en la cantidad de reportajes y notas y charlas a las que se invita a la licenciada a presentar sus ideas. Pero esto NO es sinónimo de decir que todas las fuerzas políticas apoyan esa posición. Hay macristas, socialistas, gente de izquierda, peronistas, por lo menos, que NO están de acuerdo con decir a la gente (y a la juventud) que el peligro de la droga es discurso generado por el imperialismo, o recomendar el “consumo responsable”.

      NO ENTIENDO POR QUÉ MENTÍS Y FALSEÁS LAS COSAS DE ESTA MANERA. Donde dije “macristas”, escribís “el macrismo”; donde dije “kirchneristas” escribís “el kirchnerismo”. Seguís con “todas las fuerzas políticas burguesas” (¿y los radicales, por ejemplo? ¿y el peronismo? ¿y los partidos provinciales burgueses?). y después seguís con el imperialismo. Por supuesto, sin cita alguna. Pero a vos te importa un bledo, todo sea por ensuciar y atribuirme cualquier cosa, lo que se te ocurre.

      ¿Y me venís a hablar de “ciencia”? ¿De crítica científica? Paro aquí. Por supuesto, ya es inútil tratar de explicarte que puedo pensar que explicar la peligrosidad de consumir droga puede ayudar a bajar el inicio en el consumo de droga, sin por eso sostener que pueda prevenirse (esto es, impedirse) el consumo de droga elevando la percepción de la peligrosidad. O, lo que es lo mismo, sostener que bajar la percepción de la peligrosidad de la droga equivale a alentar el consumo. Pero a vos estas precisiones, de nuevo, te importan un bledo. Lo único que te interesa es ensuciar y desacreditar inventando cosas que jamás sostuve. No entiendo tu actitud, ni las razones de por qué actuás así. Pero es indignante.

      Me gusta

      rolandoastarita

      05/06/2016 at 22:50

  31. Estimado Pablo de Quilmes

    Por favor, ¡¡¡Relájese!!! ¡¡¡Tome aire!!!. Este tema lo tiene obsesionado y no entiendo por qué.

    Lo suyo parece una discusión sobre el sexo de los ángeles.

    Tengo cuatro hijos mayores de edad y nunca en mi vida se me ocurrió aconsejarles que consumieran “responsablemente” drogas. Todo lo contrario.

    He visto familias destrozadas por tener un hijo drogadicto, hasta con SIDA, y esa información se la he pasado a mis hijos para que estén advertidos.

    También lo que significa el alcoholismo y fumar cigarrillos.

    Son nocivos para la salud. Más nada.

    De acuerdo contigo, Rolo.

    Escribe otra nota y pasemos a otro tema. ¡Por favor!

    Saludos cordiales

    Me gusta

    La duda metódica

    05/06/2016 at 22:56

    • Totalmente de acuerdo con La duda metódica: No vale la pena seguir.
      Agrego que no se puede ignorar (deliberadamente o no) que el Gobierno K fue narcotraficante como lo prueba la presencia de Aníbal Fernández en la jefatura de Gabinete y la posición de Touzé aprobada por CFK

      Me gusta

      Teitelbaum Alejandro

      06/06/2016 at 09:11

  32. Rolo, a mi me parece que tu texto no tenía la claridad que vos pretendés que tiene. Ahora das algunas aclaraciones sobre la magnitud del fenómeno, y lo limitás, pero no estaba claro en el texto original. De todos modos, aún con tu aclaración, me parece bastante poco creíble que simplemente porque la contrataron a esta mujer hay mucha gente de todos esos partidos que tienen la línea que vos decís. No creo que presentes evidencia suficiente sobre el tema. Simplemente me resulta basicamente incomprensible pensar que hay una cantidad de gente significativa que cree que el café y la cocaína son lo mismo.

    A mi me parece evidente que simplificas las posiciones de los demás en esta cuestión. Pensalo un poquíto, es absolutamente inverosimil pensar que hay grupos enteros de gente dentro de muchos de los partidos más grandes que creen que la coca y el café son lo mismo. Aún cuando sea una afirmación más moderada de lo que yo entendí, no deja de ser una interpretación bastante tirada de los pelos.

    Por otro lado, resulta curioso que sobre la segunda cuestión que también expliqué en detalle, no decís nada.

    Me refiero a: -Que el consumo de drogas puede prevenirse si la percepción de peligrosidad de las drogas aumenta.

    Vos no decís eso? A mi me parece que está por todos lados este planteo tuyo…

    Finalmente, para qué quisiera yo ensuciarte? Para que iría yo a ensuciarte y desprestigiarte cuando al mismo tiempo digo que creo que sos uno de los economistas más serios de Argentina y que aprendo mucho de la mayor parte de tus bloguéos. Qué gano yo con desprestigiarte? Digo, quizá mis palabras son un poco más molestas de lo que debieran ser, quizá mi tono no es el mejor. Puede ser. Pero me parece medio teoría conspirativa que pienses que lo que intento es desprestigiarte a vos. Si me enoja esto, es porque creo que en este punto sos totalmente impermeable a la crítica. Me molesta verte ubicado en un lugar de saber con un tema que no manejas, que no te interesa estudiar en profundidad, pero querés ser capaz de sentar posición.

    Me gusta

    Pablo de Quilmes

    06/06/2016 at 03:57

  33. Rolo, los libros en el estado y en el sistema educativo no bajan porque la gente está de acuerdo con lo que el libro dice. Es absurdo pensar eso. Lo más probable es que la mayor parte de la gente que le puso el sellito al libro y lo hizo circular, ni siquiera lo ojeó. A los funcionarios estatales lo último que les importa es el contenido de un librito. Los libros bajan porque los escribió alguna persona que tiene palanca. Si a una persona la entrevista, también es por lo mismo. Tiene mucho más que ver con toma y daca de favores, y con alianzas de sectores en la burocracia esta que con las posiciones de la gente. La existencia de un libro publicado y circulado por el estado no es prueba de nada. Es más, te aseguro que la mayor parte de los docentes lo archivaron y jamás lo leyeron. Dudo profundamente que algún docente haya dicho en clase que la cocaina y el café son lo mismo. Conozco la docencia. La mayor parte de mi flia son docentes en diferentes niveles del sistema educativo. He dado clases en primaria, secundaria y universidad. Andá a decirle a un docente que la cocaína y el café son lo mismo y se te mea de risa en la cara. No hay nadie que se coma semejante estupidez, y menos que se la repita a los pibes. No se puede pensar que un libro estúpido y que un comentario desubicado constituyen una política estatal o una tendencia dentro de múltiples partidos. Es un delirio razonar de ese modo.
    Sabés la cantidad de veces que me hacen a mi tomar “cursos” online para formarme sobre ciertos temas? En general dicen una sarta de pavadas enorme. Uno las lee porque te obligan, pasa de largo, y después hace lo que a uno le parece más razonable, no lo que leyó en un material que le bajaron. Ojo, algunas bajadas de línea si pegan, pero no esto, Rolo. Esto no existe.
    Además te digo, yo el libro que vos citás no lo pude conseguir. Pero leí otras cosas de esta mujer, y parecen más serias. Es posible que haya publicado una pelotudez que hasta por ahí le da verguenza ahora.
    Por otro lado, en los estudios sobre drogas, se comparan cuestiones como el café y la cocaína. Porque AMBAS SON DROGAS, lo cual OBVIAMENTE, no significa que sean lo mismo. Significa que ambas tienen efectos psicoactivos, aún cuando un caso sea claramente más nocivo que el otro. Es probable que esta mujer haya escrito algo rápido y de manera irresponsable, pero que no baje esta línea de manera general. A mi, repito, me resulta inverosimil pensar que ningún aparato del estado baje línea diciendo que esta todo bien con la cocaína porque es igual que el café. No se, Rolo, es como que me quieras hacer creer que los chanchos vuelan…

    Me gusta

    Pablo de Quilmes

    06/06/2016 at 04:10

  34. Se nota que hace mucho que no ponés un pié en el sistema educativo. Vos sabés el quilombo que se le puede armar a un docente que le diga a los pibes que la cocaína no es peligrosa porque es como el café? Se te vienen al humo todos los padres. Y con razón. Corrés el riesgo de que le vayan a pedir al director que te hagan un sumario.

    Me gusta

    Pablo de Quilmes

    06/06/2016 at 04:14

    • Respondo brevemente, porque esto ya no tiene mucho sentido.

      a) Los dos argumentos centrales de las dos notas son contra el relativismo epistemológico y contra el argumento “liberación a través del consumo”. En ambos me basé en otros autores (Westphall, Sokal, Hegel). Decir que no puedo opinar sobre esto porque me ubico en una posición de saber es querer descalificar los argumentos presentados sin presentar razones ni argumentos en contra. Por supuesto, y extrañamente, no examinás los pergaminos en epistemología de los relativistas que, con el cuento del relativismo, dicen que la peligrosidad de la droga es mera “construcción social”.

      b) Pedí que citaras dónde digo tal o cual cosa. No lo hacés. Todo es “me parece”, y de ahí te largás a decir cualquier cosa que a vos te hubiera convenido que yo hubiera dicho para “rebatirme”. Para tu información: este blog lo lee mucha gente que está buscando “el pelo en la leche” para criticarme. Por eso, cada cosa que escribo en las notas (no así a veces en Comentarios) la pienso varias veces. Además, jamás oculté mis posiciones. Por eso, si pensara que toda la clase dominante y el imperialismo alientan el consumo de drogas, lo hubiera escrito. Si no lo escribí, es porque no lo pienso. Punto. No tenés derecho a atribuirme cualquier cosa.

      c) Lo mismo con respecto a la información para prevenir. Si pensara que con solo información se acaba el consumo, lo hubiera escrito así. Y no hubiera planteado que hay una sociedad, la capitalista, que impulsa a muchos seres humanos a buscar “liberarse” mediante el consumo de sustancias. Pero así como dije esto, también dije que la caída de la percepción del riesgo del consumo facilita la entrada al consumo de muchos jóvenes. Cuestión sobre la que he consultado con gente que sí está trabajando desde hace años en el tema, y me ha dicho que esto es así. Y también afirmé que textos como el de GT (que vos no querés que critique) ayudan a la caída de la percepción del riesgo. Esto es lo que escribí, apoyándome en citas textuales del texto de GT; no en “me parece”.

      d) El texto de GT fue bajado oficialmente por las más altas autoridades del país. Esto es OBJETIVO. No es un “me parece”. Lo que dice el texto está escrito, no lo inventé. Además, los reportajes e intervenciones de la licenciada se repiten en medios de comunicación y en encuentros, simposios, etc. Hasta ahora no vi que “se vinieran al humo” los críticos de semejante texto. Más bien lo contrario, me encuentro con mucha gente que trata, por todos los medios, de acallar las críticas al texto de GT. Con los argumentos más variados. Empezando por descalificar (“no pueden opinar porque no saben”, ¿acaso porque la que sabe es GT?) a los que escribimos críticas a textos como el de GT. Con un agregado: la circulación de estos textos no es inocente. Van sedimentando mensajes, discursos que se naturalizan con el tiempo y forman conciencia. Por eso no es casual la reacción que genera el hecho de que critique un texto como este.

      Me gusta

      rolandoastarita

      06/06/2016 at 08:49

    • Perdón por utilizar este medio de esta manera, pero me alegra la posibilidad de encontrarme con gente querida.
      Pablo de Quilmes, soy Seb de Villa Luro ¿estás en bs.as? ¿por dónde se te busca?

      Me gusta

      Seb

      15/06/2016 at 18:35

  35. Profesor Astarita, no se si se habrá percatado que mis dos comentarios que estaban al último en esta sección de “Drogas: el relativismo progre, de la K a la M” han desaparecido. Si tuviera alguna explicación le agradeceré que lo publique.
    saludos

    Me gusta

    Amauta

    16/06/2016 at 14:52

    • No tengo ni idea de qué pudo haber sucedido. Si los tiene en borrador, por favor, envíelos de nuevo.

      Me gusta

      rolandoastarita

      16/06/2016 at 15:27

  36. Desde el punto de vista de los intereses de las clases explotadas y de su perspectiva revolucionaria es muy importante que los comunistas y las organizaciones revolucionarias tengan un enfoque adecuado a fin de que, a partir de él, puedan lograrse avances en los niveles de conciencia y organización de las masas, sobre todo de la juventud.

    Los aspectos médicos, terapéuticos, bioquímicos, etc. de la drogadicción son importantes; sin embargo, desde la perspectiva de impulsar la lucha de las masas debe incidirse en el aspecto político del tema. Vale decir, en el papel que desempeña el narcotráfico y el consumo de drogas (incluyendo alcohol, tabaco, etc.) en el proceso de la lucha de clases.

    El negocio de la droga, que opera en las cloacas del capitalismo, es una pieza clave de este y una de sus “industrias” más importantes por el volumen de fondos que mueve. Si pudiéramos imaginar que una tendencia moralista se apoderara del mundo a tal punto que redujera al narcotráfico a su mínima expresión, lo que ocurriría sería un descalabro descomunal del capitalismo global.

    El narcotráfico como actividad económica juega un papel de primer orden en los procesos de acumulación de capital. En el mercado de la droga, su componente de demanda final lo constituyen principalmente los trabajadores y los hijos de estos en edad estudiantil. Como es lógico, los productores de droga se valdrán de innumerables mecanismos para sostener su creciente demanda.

    Entre estos mecanismos tenemos el constante “bombardeo” sobre la mente de los trabajadores (sobre todo de sus hijos menores y de los trabajadores más jóvenes) a través de los medios masivos de comunicación, el sistema educativo, la religión, etc. de una batería de valores ideológicos que predisponen a muchos de estos a convertirse en consumidores y quedar atrapados en las garras de la droga (“el consumo responsable”). Por otra parte, sobre todo en las drogas ilegales como la cocaína y heroína, su comercialización brinda la oportunidad de tener una fuente de ingresos (que en algunos casos puede ser bien alta) a miles de desocupados, sobre todo a aquellos que, condenados por el sistema a formas paupérrimas de vida, recuren a actividades delictivas para sobrevivir (lumpenproletariado)

    Debe quedar claro, entonces, que el narcotráfico es el rostro ilícito, aberrante y abiertamente perverso del capitalismo; es el excremento del capitalismo que embarra a muchos trabajadores, empezando por aquellos que provienen de familias, que abandonadas y olvidadas por el sistema, encontraron en la delincuencia una forma de sobrevivir; también, a aquellos más jóvenes por su inexperiencia ante la vida; y, finalmente, a aquellos más maduros que ante las injusticias, desigualdades, aberraciones, falta de apoyo y oportunidades, valores individualistas y egoístas, etc. del sistema, perdieron el optimismo y el entusiasmo de vivir.

    Cae por su propio peso que la lucha contras el narcotráfico y la drogadicción esta íntimamente ligada a la lucha contra el capitalismo. Dentro del capitalismo es imposible encontrar soluciones trascendentales al narcotráfico y a la drogadicción, alcoholismo, prostitución, etc. Una solución definitiva solo será posible en una sociedad revolucionaria dirigida por un Gobierno Revolucionario de los Trabajadores y protegida por el Pueblo Armado.

    En la Sociedad Revolucionaria, una bien nutrida y bien planificada movilización de milicias populares será suficiente para suprimir los centros de producción y comercialización de droga ilegal. Esto no es posible con las fuerzas armadas y policiales burguesas ya que su tendencia a negociar y pactar con el narcotráfico es parte de su naturaleza.

    Especialmente a los jóvenes hay que hacerles recordar, mediante una perseverante agitación y propaganda que cuando consumen drogas, cualquiera que estas sean, están deteriorando sus cuerpos y aumentando las riquezas de lumpenburgueses y narcoburgueses.

    La lucha contra las drogas pasa por exigir al gobierno de turno centros de atención y mayor presupuesto para quienes estén atrapados por la droga y campañas en colegios para el no consumo de drogas, sobre todo las más nocivas

    Para todos aquellos jóvenes atrapados en la delincuencia, las pandillas, la drogadicción, alcoholismo, prostitución etc., las organizaciones revolucionarias deben atraerlos, utilizando medios de persuasión de lo más variados e ingeniosos, e integrarlos a la lucha democrática y revolucionaria de los trabajadores por una nueva sociedad sin explotados ni explotadores, que les va ha servir, también, como alternativa para lograr mayor soporte emocional lo que, a su vez, va a contribuir a su recuperación.

    ¡NO a la droga, SI a la lucha por el cambio social con democracia económica, democracia política y justicia social!

    Me gusta

    Amauta

    17/06/2016 at 01:50

  37. Coincido totalmente con la crítica al relativismo cognitivo progre. No coincido con lo que se propone como alternativa: la prédica del abstencionismo.

    Todo consumo de sustancia psico-activas (no solo “drogas”, sino también tabaco, alcohol, cafeína) tiene un precio en el cuerpo. Igual que comer productos animales. Un individuo hiper-racional (o hipócrita) dirá que entonces hay que erradicar totalmente ese consumo. Funcionará para él, pero a nivel político, en esta sociedad, veo al abstencionismo como una postura sectaria.

    El consumo responsable puede resultarle repugnante a individuos que no consumen ninguna sustancia psico-activa y son sensibles a los daños personales y sociales de la adicción. Pero es la política que encaran las asociaciones y profesionales que se dedican a este tema, porque estamos en una situación donde la prioridad es el control de daños.

    No es que vivimos en una tribu donde viene el hombre blanco a darnos alcohol. Ahí el abstencionismo tendría todo el sentido. Vivimos en una civilización con una larga relación con las sustancias psico-activas. Ese consumo no va a desaparecer con campañas de abstencionismo, de la misma manera que la gente no dejará de tener sexo por placer por más que fanáticos religiosos prediquen el sexo solo para la reproducción.

    ¿Es posible que el malestar emocional de los individuos bajo una sociedad de clases genere la necesidad de consumir esas sustancias, y que esa demanda desaparezca en una sociedad libre? Es posible. Pero este es el mismo dilema que con el sindicalismo. ¿Negamos las luchas por aumento de salario ya que significan aceptar el sistema de trabajo asalariado? Ese planteo se hizo en la Primera Internacional y ya sabrán o imaginarán la respuesta de Marx al respecto. Seguiremos necesitando del sindicalismo en tanto no estemos en una situación revolucionaria donde sea posible reemplazar el trabajo asalariado por la asociación de productores libres e iguales. Seguiremos necesitando del control de daños y la promoción del consumo responsable mientras continúe la relación de la humanidad con las sustancias psico-activas.

    Y cuando se habla de consumo problemático no es porque se está haciendo una concesión a cierta ideología y diciendo que con cierto consumo “está todo bien”. Es porque hay que priorizar la reducción del consumo que más daño social causa. Por ejemplo, el alcohol al volante. La frase “todo consumo es problemático” suena bien y tiene punch, pero no sirve para una política pública racional, sino para quedar bien en discusiones.

    Me gusta

    Danilo Castelli

    20/06/2016 at 20:07


Dejá tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: