Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Archive for the ‘Economía’ Category

200 años de los “Principios…” de David Ricardo

with 4 comments

El 19 de abril de 1817 se publicaba en Londres Principios de Economía Política y Tributación, de David Ricardo (1772-1823). Por estos días se cumple entonces el bicentenario de la aparición de una obra fundamental en la historia de la ciencia. Es que a pesar de que la mayoría de los capítulos del libro están dedicados a cuestiones prácticas, principalmente a la tributación, “los pocos capítulos teóricos le garantizaron a Ricardo una fama permanente como uno de los grandes economistas” (Rubin). En particular, porque en los Principios… Ricardo basó su teoría en la determinación del valor de las mercancías por el tiempo de trabajo. Al respecto, escribió Marx:

“La base, el punto de partida para la fisiología del sistema burgués –para la comprensión de su coherencia orgánica interna y sus procesos vitales- es la determinación del valor por el tiempo de trabajo. Ricardo parte de ahí y obliga a la ciencia a salir de sus carriles, a explicar la medida en que las otras categorías –las relaciones de producción y comercio- desarrolladas y descritas por ella corresponden a dicha base, a ese punto de partida, o lo contradicen… Esta es, pues, la gran importancia histórica de Ricardo para la ciencia. (…) El hecho de que Ricardo exponga y describa la contradicción económica entre las clases –como lo muestran las relaciones intrínsecas- y que por consiguiente la economía política persiga, descubra la raíz de la lucha histórica y el desarrollo, se encuentran estrechamente unidos a ese mérito científico” (Teorías de la plusvalía, t.2, p. 141).

En ese pasaje Marx también recuerda que Say había considerado que el de Ricardo era “un sistema de discordias”, que tendía “a la producción de hostilidad entre las clases y las naciones”; y que Carey lo había denunciado como “padre del comunismo”. Es que al plantear Ricardo que el trabajo humano es la única fuente del valor, abrió el camino para entender a la ganancia del capital y la renta de la tierra como resultados del trabajo. Por eso Engels escribía, en el prólogo a la edición de 1884 de Miseria de la filosofía, que “el socialismo moderno, sea cual sea su tendencia, se remite exclusivamente a la teoría del valor de Ricardo”, y que esto se debía a dos proposiciones fundamentales de los Principios…: a) que el valor de una mercancía está determinado únicamente por el trabajo requerido para producirla; y b) que el producto de la totalidad del trabajo social se distribuye entre las tres clases sociales, terratenientes, capitalistas y trabajadores. Esas dos proposiciones “habían proporcionado, a partir de 1821 en Inglaterra, material para conclusiones socialistas”. Thomas Hodgskin y William Thompson fueron dos destacados exponentes de ese socialismo ricardiano.

Digamos asimismo que Marx elogia en Ricardo “su característica imparcialidad científica y amor por la verdad” (El Capital, t. 1, p. 533), en relación con el rol de la máquina en el desplazamiento de obreros y la generación de sobrepoblación. Es que en las ediciones tercera y cuarta de los Principios… Ricardo agregó el capítulo “De la maquinaria”, corrigiendo su idea originaria de que la máquina solo traía beneficios para la clase trabajadora.

Todo lo anterior no significa desconocer las diferencias entre la teoría del valor trabajo de Marx y Ricardo. Tengamos presente que Marx criticó a Ricardo por no haber examinado siquiera la forma del valor, y haberse limitado a sus magnitudes, las cantidades de trabajo general, abstracto, que genera las diferencias en las cantidades de valor de las mercancías. Ricardo tampoco cuestionó la forma específica del trabajo humano que constituye la sustancia del valor, y de ahí que consideró que bastaba que hubiera trabajo invertido para que existiera valor. Con lo cual naturalizó el valor y lo convirtió en una categoría ahistórica. Dado que, además, nunca problematizó la realización del valor, consideró al dinero como un simple medio de cambio, destinado a circular. Lo cual encaja con su aceptación de la teoría cuantitativa del dinero y la ley de Say.

Por otra parte, su equivocada idea de que el trabajo tiene valor le impidió explicar de qué manera la plusvalía va a parar a manos del capitalista; ni siquiera investigó el mecanismo. En palabras de Marx, “Ricardo nunca se interesa por el origen de la plusvalía. Lo trata como cosa inherente al modo capitalista de producción, el cual en sus ojos es la forma natural de la producción social” (El Capital, t. 1, p. 625). Sobre esta cuestión, Marx agrega que los economistas burgueses advertían, instintivamente, que era peligroso indagar en profundidad sobre el origen de la plusvalía. Por último, Ricardo nunca pudo conciliar su afirmación de que el valor de las mercancías está determinado por los tiempos de trabajo, con el hecho de que en la sociedad capitalista los precios de mercado oscilan en torno a los precios de producción (regidos por una tasa media general de ganancia).

Sin embargo, y a pesar de las críticas, no hay que perder de vista que Marx se levantó sobre los hombros de la obra de Ricardo. Esto es, la crítica de Marx a la teoría de Ricardo contiene también preservación; o sea, hay ruptura, pero también continuidad. Se trata de un doble movimiento que está en el centro del enfoque dialéctico. Es que “lo nuevo” nunca es completamente “nuevo”, sino contiene también “lo viejo”, pero criticado. En alemán existe el término Aufheben que tiene este doble sentido de “mantener” y al mismo tiempo “hacer cesar”, “poner fin” (Hegel, Ciencia de la Lógica).

Leer a Ricardo

Como no podía ser de otra manera, la economía burguesa rescata de Ricardo los aspectos más apologéticamente superficiales de su obra: su reivindicación de la ley de Say, de la teoría cuantitativa del dinero, y su teoría de las ventajas comparativas. Nosotros, en cambio, reivindicamos en Ricardo el haber presentado “al conjunto del sistema de economía burgués como sometido a una ley fundamental” (Marx): que el valor está generado por el trabajo humano. Este es el punto de partida, y la piedra basal, de la crítica a la sociedad capitalista; y también el eje de la independencia de clase de los trabajadores.

Por eso, cerramos esta nota alentando a los jóvenes estudiosos de Marx a que lean a Ricardo. En particular, los dos primeros capítulos de los Principios…, dedicados al valor y a la renta, respectivamente. Marx decía que en ellos se contiene lo esencial de la obra. En cualquier caso, estamos seguros, les permitirá profundizar en la teoría del valor y de la plusvalía de El Capital.

Descargar el documento: [varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como:
200 años de los “Principios…” de David Ricardo

Written by rolandoastarita

22/04/2017 at 18:26

Publicado en Economía

Tagged with , , , ,

Economía política de los derivados y la teoría de Bryan y Rafferty (conclusión)

with 3 comments

La parte 8 de la nota, aquí

¿Capital?

De acuerdo a Bryan y Rafferty (2006), en base al “proceso de mezcla”, los derivados se han transformado en capital. Es otra afirmación a la que no podemos encontrar sustento, ni desde el punto de vista teórico (nos basamos en la teoría de Marx), ni empírico.

Tengamos presente que el capital es, en esencia, valor que se autovaloriza; esto es, valor en proceso, o dinero en proceso que en ese carácter es capital (véase cap. 4, t. 1 de El Capital). Es valor que se autovaloriza a partir de una relación social de explotación: la explotación del trabajo asalariado. Los derivados, sin embargo, no son valor en proceso de valorización. Así, por ejemplo, en un swap de intereses, lo que gana una parte del swap lo pierde la otra; lo mismo ocurre en los contratos de futuros, o en las opciones. Esto es, en una transferencia de flujos de valor entre partes, o la toma de una posición especulativa o de cobertura, no “valor en proceso de autovalorización”. Pero entonces es imposible hablar de “capital”, so pena de despojar a la noción de todo contenido. Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

13/04/2017 at 12:22

Argentina en el carry trade (o la bicicleta financiera)

with 5 comments

En la edición del 23 de marzo pasado del Cronista Comercial  se informa que Argentina es uno de los países más redituables del mundo para hacer carry trade (véase Matías Barbería, “Argentina, segunda entre los países más atractivos para el carry trade”).

El  carry trade consiste en una operación especulativa consistente en tomar dinero prestado a una baja tasa de interés en un país e invertir esos fondos a una tasa más elevada en otro país. Por ejemplo, un inversor toma prestado en yenes a tasa casi cero (desde 2012 el yen se utilizó mucho para fondear esta operatoria) y compra dólares australianos con un retorno del 4%. La ganancia además puede elevarse si se aprecia la moneda del país que paga alta tasa de interés; lo cual no es infrecuente (al pasar, señalemos que este hecho es difícil de explicar con la hipótesis de la paridad de intereses, que es estándar en la economía neoclásica). La rentabilidad de la operación también podrá aumentar si se deprecia la moneda del país en el que se fondea la operación. Por el contrario, si esta última moneda se aprecia, puede desaparecer la ganancia o incluso puede haber fuertes pérdidas. Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

11/04/2017 at 15:41

Economía política de los derivados y la teoría de Bryan y Rafferty (8)

with 8 comments

La parte 7 de la nota, aquí

Acciones y opciones

En lo que respecta a las opciones sobre acciones, tampoco se verifica que, como sostienen Bryan y Rafferty, las primeras determinan el precio de las segundas. La relación fundamental es a la inversa: las opciones call suben de precio al subir el subyacente (técnicamente se dice que tienen delta positivo; el delta de la opción es la primera derivada del precio con respecto al precio de la acción subyacente). Y los put suben de precio al bajar el subyacente (su delta es negativo). Este es un comportamiento estándar, muy conocido en los mercados.

De manera que el precio de la acción es la variable independiente y el precio de la opción la variable dependiente. Por eso las compras y ventas de puts o calls en principio no afectan al precio de la acción, que es el subyacente. Por supuesto, el aumento o caída de la demanda de las opciones influyen en sus precios y volatilidad, pero esto ocurre en gran medida independientemente del subyacente. La primacía del valor de la acción en el precio de la opción también se puede advertir cuando consideramos el efecto de los pagos de dividendos: cuando una empresa cotizante paga dividendos, el Mercado de Valores automáticamente reduce el valor de la acción por el monto del dividendo. Por ejemplo, si la acción vale $100 y el dividendo es $2, luego del pago la acción cotizará a $98. Por lo tanto, son afectados los precios de las opciones: los puts son más caros y los call más baratos. Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

06/04/2017 at 12:42

Gasto militar y la teoría de Baran-Sweezy

with 2 comments

En la nota anterior (aquí) señalamos que los datos de la evolución del gasto militar en relación al producto invitan a re-examinar la tesis de Baran y Sweezy sobre el rol del armamentismo en las economías capitalistas avanzadas.

Las ideas fundamentales de ByS están contenidas en El capital monopolista, que apareció en 1966 (en lo que sigue, las citas corresponden a la edición en español de Siglo XXI). Sostienen que los monopolios dominan la economía y establecen precios administrados. Dado que buscan bajar los costos, sus ganancias (o excedentes) tienden a crecer en proporción al ingreso total. Pero esto genera un problema creciente de absorción del excedente, ya que los capitalistas consumen una proporción cada vez menor del mismo –aunque su consumo aumente en términos absolutos- y las inversiones no crecen al mismo ritmo que el excedente. Por lo cual el excedente no puede ser absorbido totalmente por la inversión “endógena”; esto es, por la inversión que se canaliza hacia gastos que surgen del mecanismo interno del sistema (p. 74). Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

07/02/2017 at 10:08

Gasto público en % del producto mundial, 1973-2014

with 14 comments

En la nota anterior (aquí) presenté el gráfico de la evolución del gasto público en relación al producto de EEUU entre 1945 y 2015. Aquí presento un gráfico de la evolución del gasto público en relación al producto mundial; datos tomados del Banco Mundial. Nuevamente, no se advierte un cambio de tendencia en la década de 1980, de ascenso del neoliberalismo. El gasto en relación al producto mundial sube de forma relativamente constante entre 1973 y 1993, cuando pasa del 19,3% al 28,2%. Tiene un movimiento bajista hasta el 2000, cuando representa el 25% del producto. Oscila entre 25% y 26,5% hasta 2008. Con la crisis financiera sube al 28,8% en 2009; fue del 29,2% en 2014.

 

Written by rolandoastarita

22/12/2016 at 16:36

“Somos todos keynesianos”, ¿de nuevo? (3)

with 5 comments

 El giro al neoliberalismo

La caracterización del keynesianismo de posguerra de Bresser Pereira, Kregel, Seccareccia, que hemos presentado en la parte anterior de la nota es muy distinta de la que presenta Davidson. Según este autor, entre 1945 y 1973 los gobiernos capitalistas “fueran liberales o conservadores, aplicaron activamente el tipo de políticas económicas que Keynes había defendido en los 1930 1940” (Davidson, 2007, p. 177). Davidson agrega que esas políticas permitieron aumentar el producto por habitante, la productividad y mantener bajo el desempleo. Pero a partir de mediados de los años 1970 se impuso la reacción neoliberal. Desde este enfoque, el rápido avance de la reacción anti-keynesiana parece no tener base alguna en las relaciones sociales existentes.

Sin embargo, la realidad es que a mediados de la década de 1970 se asistía a una crisis estructural de acumulación del capital -caída de la tasa de rentabilidad y debilidad de la inversión-, largamente estudiada por los marxistas (véase, por ejemplo, Mandel, 1979 y Shaikh. 1991), los regulacionistas (véase, por ejemplo, Aglietta, 1979, y Lipietz, 1979) y otras corrientes. En América Latina esa crisis se manifestó bajo la forma de crisis de la industrialización por sustitución de importaciones. Pero el keynesianismo reformista del IS-LM no tuvo respuesta frente a una crisis global que no podía superarse con dosis de política monetaria o fiscal. Los partidos Comunistas y Socialistas tampoco representaban alternativas superadoras, y las economías “del socialismo real” evidenciaban crecientes problemas. El capital de conjunto exigía una reacción en toda la línea contra el trabajo; y el keynesianismo del mainstream se adaptó a la nueva coyuntura histórica. Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

12/12/2016 at 12:42

“Somos todos keynesianos”, ¿de nuevo? (2)

with 16 comments

La parte (1) de la nota, aquí 

Salvar al capitalismo y socializar la inversión

 Los pasajes que hemos citado en la parte anterior de la nota evidencian la aguda conciencia que tenía Keynes de la necesidad que el Estado garantizara a los empresarios un clima político y social favorable a sus negocios. Una preocupación que es congruente con el objetivo último de la TG: responder a las amenazas que representaron para el dominio del capital la Revolución Rusa y las convulsiones sociales que le siguieron. Keynes estaba profundamente compenetrado de esta cuestión. Su objetivo era reformar al sistema capitalista, para salvarlo, y atenuar los conflictos de clase.

En esta perspectiva, en la TG, en el último capítulo, aboga por la progresiva disminución de las diferencias sociales mediante impuestos a las herencias y la riqueza. También sugiere que el Estado debería ejercer influencia sobre la propensión a consumir a través de los impuestos, fijando la tasa de interés y “quizás por otros medios” (p. 332). Sin embargo, la tasa de interés no sería suficiente para garantizar la inversión óptima, y por eso afirma que “una socialización bastante completa de las inversiones será el único medio de aproximarse a la ocupación plena” (ibid., pp. 332-333). Una propuesta anticipa en el capítulo 12. Esa eventual socialización de la inversión sería congruente, además, con su idea de que se estaba en transición hacia otra forma de sociedad (¿o capitalismo?) en la que desaparecería el rentista. Por rentista entendía al inversor que vive de los beneficios, sin cumplir rol productivo alguno. Keynes pensaba que los capitalistas serían progresivamente reemplazados por administradores de empresas, quienes cobrarían un salario por su función. Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

03/12/2016 at 11:23

Publicado en Economía

Tagged with , , ,

“Somos todos keynesianos”, ¿de nuevo? (1)

with 11 comments

“Somos todos keynesianos”, se lo habría admitido el presidente Richard Nixon, en enero de 1971, a un periodista, en charla informal. Nixon estaba aplicando un programa fiscal expansivo –a pesar del déficit presupuestario- y una política monetaria también expansiva. Dado que su administración era profundamente conservadora, el “somos todos keynesianos” quedó grabado como un símbolo de hasta qué punto por entonces se instrumentaban las políticas “keynesianas”.

Pues bien, el “somos todos keynesianos” está de vuelta desde la crisis de 2008-9, y cobra fuerza por estos días. El programa económico de Trump es representativo: promete estimular la economía a través de rebajas de impuestos y proyectos de infraestructura por un billón de dólares, que se financiarían con deuda pública y participación privada. Pero también Obama buscó reanimar la economía mediante inyecciones fiscales. Y antes lo había intentado Bush, cuando se iniciaba la crisis. En Japón, no solo las políticas del primer ministro Abe encajan en lo que habitualmente se conoce como “keynesianismo”, sino también las de los gobiernos anteriores. Más en general, en el 2008 y 2009 el FMI y el G20 recomendaron a los gobiernos dar estímulos fiscales por un monto equivalente al 2% del PBI; además de aplicar políticas monetarias expansivas. Pero hay más casos: frente a la crisis, China aplicó un gigantesco plan de inyección fiscal. Recientemente, el gobierno británico instrumentó un programa de expansión fiscal para amortiguar los efectos del Brexit. El gobierno de Cambiemos, en Argentina, considerado por muchos “neoliberal”, trata de sostener la demanda en base a gasto y déficit fiscal, que financia con un endeudamiento en rápido ascenso. Y así podríamos seguir mencionando casos. Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

26/11/2016 at 16:19

La crítica de Romer a la Macroeconomía mainstream

with 2 comments

Recientemente Paul Romer publicó un texto, “The Trouble with Macroeconomics” (https://paulromer.net/wp-content/uploads/2016/09/WP-Trouble.pdf; Stern School of Business, New York University, 14/09/16) en el que afirma que por más de tres décadas la Macroeconomía ha experimentado un retroceso intelectual. Para quienes no lo conocen, digamos que Romer es un estadounidense, profesor de Economía, de orientación neoclásica. Es conocido principalmente porque fue iniciador de los modelos de crecimiento endógeno, que actualmente se enseñan en los cursos de Crecimiento Económico.

La crítica de Romer entronca con críticas anteriores a los contenidos de la Macroeconomía “oficial”, realizadas también por personajes del establishment de la corriente principal. Por ejemplo, en “Macroeconomía del mainstream y crisis”, comentamos un trabajo de Claudio Borio, en el que repasa críticamente la teoría anterior a la crisis de 2007, y propone cambios en algunas de las perspectivas fundamentales que se manejaron hasta ahora. Borio es un importante economista del Banco de Pagos Internacionales, BIS. También Krugman, Stiglitz, la revista The Economist, pidieron cambios. En esa nota señalábamos: “…son varios los economistas de la corriente principal que hoy admiten que la situación teórica es muy preocupante. Tal vez, el más notable haya sido el premio Nobel Paul Krugman, de la facultad de Princeton, y colaborador del New York Times, quien afirmó que la macroeconomía de los últimos 30 años fue ‘espectacularmente inútil en el mejor de los casos, y en el peor, positivamente perjudicial’. Stiglitz, premio Nobel, y también neoclásico, es otro crítico. Significativamente, algunas publicaciones del establishment, como The Economist, unen su voz al pedido de indagar qué anduvo mal”. Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

20/11/2016 at 17:02

A %d blogueros les gusta esto: