Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Las mentiras de un ministro, estigmatización y ética

with 4 comments

En el día de ayer, 27 de marzo, en un reportaje radial, le preguntaron al ministro de Economía, doctor Axel Kicillof, cuántos pobres hay en Argentina. El ministro respondió que se trataba de una pregunta “complicada” y reconoció que “últimamente no tengo el número de pobres”, para culminar con que le parece una medida “un poco estigmatizante”. También señaló que “hay 500 mediciones” de la pobreza y que “hay un índice que por los problemas de hacer homogénea la serie y hacerla nacional lleva más tiempo, y cuando esté, se va a publicar”. Sostuvo además que el Gobierno no oculta a los pobres, y que “cualquier índice que se publique” será cuestionado desde la oposición, por lo que se trata de una discusión “un poco bastardeada”.

Vale la pena detenernos un minuto en este despliegue de ocultamientos y mentiras, ya que desnuda la naturaleza social de lo que trata de presentarse como “izquierda transformadora”, la Cámpora y el gobierno K. Aquí van algunas reflexiones.

En primer término, el doctor Kicillof miente cuando dice que el INDEC no publica las cifras de pobreza porque hay un problema de “empalme” para hacer homogénea la serie, que lleva tiempo. Tengamos presente que en abril de 2014 el INDEC emitió un comunicado en el que informaba que discontinuaba la publicación de la serie histórica de la medición de pobreza e indigencia “por contar con severas carencias metodológicas”; a lo que se sumaba la discontinuación del Índice de Precios al Consumidor basada en los precios del Gran Buenos Aires y “la imposibilidad de empalme con el nuevo IPC-NU” (NU: núcleos urbanos que abarcan todo el país). Sin embargo, no explicaba cuáles eran esas “severas carencias metodológicas”, ni tampoco por qué existía “imposibilidad” de empalme de las series. Y desde entonces no volvió a informar el número de pobres e indigentes.

Pero la verdad es que no se trata de un problema “técnico”, sino político. Es que en el primer semestre de 2013 el índice de pobreza era, según el INDEC, del 4,7%. Y la indigencia afectaba al 1,4% de la población, o al 1,5% de las familias (INDEC, octubre 2013). Cifras extraordinariamente bajas para cualquier observador siquiera superficial. ¿Cómo se había llegado a ellas? Pues manipulando los índices de la inflación, de manera que los precios de las canastas de pobreza e indigencia no reflejaron, durante años, los aumentos reales de precios. Por esta vía se llegó a que una familia compuesta por dos mayores y dos menores podía adquirir, en septiembre de 2013, la Canasta Básica Alimentaria (nivel de calorías mínimas) con 25 pesos diarios. La cifra era tan ridículamente baja que el propio INDEC tuvo que aclarar que estaba convencido de que nadie podía satisfacer en Argentina sus necesidades alimentarias con 6 pesos por día. No obstante, esa cifra se tomaba para medir la indigencia. En cuanto a la pobreza, el INDEC calculaba la Canasta Básica Total (incluye luz, gas, transporte y otros bienes necesarios, además de alimentos), también para una familia tipo, en 1784 pesos mensuales. Otra cifra ridículamente baja, que nadie tomaba en serio.

Por lo tanto, el ministro Kicillof también miente cuando dice que el Gobierno K no quiso ocultar la pobreza y la indigencia en Argentina. Lo cierto es que, con el Ministerio de Economía a la cabeza (¿de quién depende si no el INDEC?), se manipularon los datos de la inflación hasta un grado tal que no hubo manera de seguir manteniendo la farsa de las estadísticas sobre pobreza. Es por esta razón, y no por ningún problema de “empalme” (que habitualmente hace cualquier estadístico), que desde hace más de un año el INDEC dejó de publicar los datos de la pobreza y la indigencia. Y la cuestión se solucionaría midiendo la CBT o la CBA con los precios reales de hoy, y en base a las necesidades que tiene cualquier familia, que son mayores de lo que generalmente se calcula (por caso, hay que incorporar los gastos de alquileres).

En segundo lugar, en esta cuestión está implicado un derecho democrático, que es a estar informado. Es que los burócratas se consideran por encima de la sociedad –encarnan al sacrosanto Estado- y se creen con el derecho de decidir qué se informa y qué no se informa. Y como el burócrata-ministro-K-progresista ha decidido que no es “progresista” informar las cifras de la pobreza e indigencia, pues no se informa. Parecería que los organismos públicos de estadísticas tienen que someterse a su particular y miserable interés de facción. Máxime porque sabe que en algún momento tendría que defender las cifras que presente frente a otros investigadores sociales que lo interpelarán con otros datos y presentarán otras conclusiones (que tampoco son quinientas). Naturalmente, en el estrecho horizonte mental del burócrata, esto no tiene cabida siquiera.

Pero lo cierto es que la información veraz (o lo más acercada a la realidad) sobre la pobreza, la indigencia, la desocupación y las diferencias de ingresos y riqueza, para citar solo algunos ítems, ayudaría a echar luz sobre la naturaleza de la sociedad, sobre sus tendencias y contradicciones. Animaría entonces a “estigmatizar” a una civilización sustentada en la explotación del trabajo, que genera miseria en un polo; y riqueza y poder en el otro, y de manera creciente. Y ayudaría también a “estigmatizar” como vulgares impostores (que se presentan a sí mismos como “izquierdistas”) a los que, usando su poder y su riqueza, quieren ocultar los datos que pueden ayudar a entender el porqué de la manera de actuar de los que tienen poder.

Subrayo que no estoy hablando de una reivindicación ultraizquierdista, sino de un derecho democrático elemental, que afecta al conocimiento de una realidad que no se puede construir en base al discurso, y menos, en base al engaño y el cinismo.

En tercer lugar, en todo esto está imbricada una perspectiva ética. Aquí hay que tener presente que en cualquier afirmación, hipótesis de trabajo o tesis referida a la economía de una sociedad, lo fáctico y lo ético-normativo están indisolublemente entrelazados. Se trata, por supuesto, de una perspectiva opuesta a la que defiende la economía neoclásica, influenciada por el positivismo (al menos, desde Lionel Robbins en adelante). Es que para la economía neoclásica positivista, por un lado están los hechos, los únicos pasibles de ser estudiados científicamente, y por otra parte, los valores. Así, según este enfoque, un economista no puede decidir, científicamente, si es mejor otorgar un subsidio de $100 a un niño de una villa, o a uno que es hijo de un millonario (“las utilidades interpersonales no son comparables”). La decisión de qué es mejor solo puede tomarse a partir de una escala de valores que es subjetiva, nos dice el neoclásico. De la misma manera, no habría manera de determinar científicamente qué es un pobre en esta sociedad; a lo sumo, se podría decir qué ingreso recibe determinado grupo social (hecho fáctico), pero no meterse con una cuestión tan “valorativa” como definir qué es pobreza. Todo un subterfugio para que el burócrata-ministro eluda incursionar en el resbaladizo terreno de las condiciones reales en que viven la vida real millones de personas que están sumergidas en la indigencia o en la pobreza (por eso el “hay 500 mediciones”, “es muy relativo”, “no se puede saber”, etcétera, etcétera).

Pero esa dicotomía no la encontramos en la economía clásica ni en Marx (sobre la ética en Marx, véase aquí). Tampoco existe en los economistas “heterodoxos”, por ejemplo, de la corriente poskeynesiana de Cambridge; ni está en Amartya Sen (influenciado por Aristóteles y Smith). ¿Qué tiene que ver esto con el tema de la nota? Muy simple: está íntimamente vinculado con los focos de atención y los silencios teóricos. Como explican Howard y King, refiriéndose a la concepción de Marx, en ella no existe la dicotomía entre descripción y valoración, ya que ambas siempre se dan dentro de ciertas estructuras que se ubican en un marco cultural de referencia. Pero por eso existe una parcialidad que es inherente a toda elaboración conceptual, ya que no puede dejar de haber selección de cualquier información. En otros términos, toda dicotomía entre lo normativo y lo positivo está limitada al foco teórico que se emplea, y siempre habrá silencios determinados por ese mismo foco teórico (Howard, M. C. y J. E. King (2001): “Where Marx was right: Towards a more secure foundation for heterodox economics” Cambridge Journal of Economics, vol. 25, pp. 785-807).

Retengamos: “silencios determinados por ese mismo foco teórico”. Es elemental  –aunque se pasa por alto en las facultades de Economics- y ha sido reafirmado hace pocos años por la crítica de Vivian Walsh y Hilary Putnam al positivismo neoclásico en economía (The End of Value-Free Economics). Pero hay que precisar que el foco es también político. Por eso, el silencio acerca de la pobreza por parte del ministro camporista es tan revelador de su naturaleza social como lo es esa alta funcionaria K diciéndole a un inundado que lo ha perdido todo que “tengo diez mansiones y vos sos un vago sinvergüenza”. Por eso también, el funcionario burócrata (ministro, jefe de gabinete, y similares “altos dignatarios”) que afirma que conocer la cifra de la pobreza no es de su interés, está poniendo de relieve una concepción que es marco conceptual y razón última de su (desde lo ético) nauseabundo silencio.

Descargar el documento:
[varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como]:
“Las mentiras de un ministro, estigmatización y ética”

 

Written by rolandoastarita

27/03/2015 at 16:24

Polémica sobre una K-teoría de desarrollo: ¿qué balance?

with one comment

Una de las cuestiones que más dificultan el progreso del pensamiento en las ciencias sociales y la clarificación de conceptos en los debates, es la ausencia de balances y de constatación entre lo que se afirma y lo que sucede en el mundo real. Esta reflexión viene a propósito de un cruce polémico que mantuve con un grupo de economistas kirchneristas, Fabián Amico, Alejandro Fiorito y Guillermo Hang –investigadores del Centro de Economía y Finanzas para el Desarrollo de la Argentina, CEFIDAR- hace aproximadamente cuatro años. Si bien la polémica comprendió diversos temas –teoría cuantitativa y ley de Say, rol del déficit fiscal, ciclo económico, tasa de interés- (puede consultarse aquí, aquí, aquí, aquí y aquí), hubo una cuestión que posiblemente haya sido la diferencia central: la tesis de Amico, Fiorito y Hang (en adelante AFH) que decía que la etapa de crecimiento de la economía argentina iniciada en 2002 había sido la más exitosa de su historia, y que esto confirmaba que bastaba con la expansión de la demanda para que hubiera inversión (véase Amico, Fiorito y Hang, “Producto potencial y demanda en el largo plazo: hechos estilizados y reflexiones sobre el caso argentino reciente”, CEFIDAR 35, enero 2011).

Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

25/03/2015 at 15:22

Cuba: crisis, globalización y giro al mercado (11)

with 14 comments

La parte 10 de esta nota, aquí  Los efectos del régimen burocrático

En la crítica a Claudio Katz, que he citado en la parte anterior de la nota, Guillermo Almeyra se pregunta “sobre los efectos políticos y morales”, en escala internacional y en la misma Cuba, de la línea política seguida por el castrismo. La pregunta de Almeyra nos parece central, ya que el éxito de la transición al socialismo depende de que sea apoyado por otros procesos revolucionarios a escala internacional. Por eso, la manera en que son asimiladas, por parte de los trabajadores que viven bajo el capitalismo, las orientaciones de los Estados “socialistas”, tiene una importancia difícil de exagerar: el futuro de un proyecto anticapitalista y emancipador solo se sostiene si los pueblos consideran viable la construcción de una sociedad sin explotadores ni opresores. Una cuestión que atañe a los que viven bajo el dominio del modo de producción capitalista, como a los que lo hacen en los “socialismos reales”.

Naturalmente, esa comprensión está mediada por la propaganda capitalista (o imperialista); pero también por los testimonios de gente común que viaja hacia o desde los países “socialistas”, así como por múltiples canales de información, que se han ido extendiendo y profundizando con la globalización de las comunicaciones y la intensificación de los viajes.

Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

21/03/2015 at 14:03

Cuba: crisis, globalización y giro al mercado (10)

with 5 comments

  La parte 9 de la nota, aquí

La política exterior, expresión del régimen burocrático

En las partes anteriores de la nota hemos puesto el foco en la política interior de la dirección cubana. Ahora el análisis se centra en la política exterior, que está orgánicamente vinculada con la naturaleza del régimen burocrático que rige en la isla: la política exterior de la dirección cubana es la continuación de su política interior, pero a su vez refuerza el régimen burocrático. Por eso también esta vinculación constituye el elemento de unidad que subyace en posiciones de política exterior que, a primera vista, aparecen como opuestas, y hasta contradictorias. Para ejemplificar lo que queremos significar, veamos el siguiente pasaje en el que Guillermo Almeyra describe, críticamente, la política exterior de Cuba. Dice:

“¿Quién puede negar la necesidad de apoyarse en la entonces Unión Soviética para reducir el costo del bloqueo estadounidense? ¿Pero era necesario decir que Brezhnev era un gran marxista, apoyar la invasión a Checoeslovaquia en 1968 o considerar que los consejos obreros húngaros o la movilización de la clase obrera polaca en 1980 estaban instigados por la CIA? ¿Quién podría oponerse a la intervención revolucionaria en África? ¿Pero era necesario apoyar al sangriento dictador Teodoro Obiang, de Guinea Ecuatorial, declarar gran marxista al somalí Siad Barre, agente de Estados Unidos, sostener la dictadura etíope de Haile Mariam, que oprimía a los eritreos? ¿La necesidad de romper el aislamiento en el campo diplomático latinoamericano imponía necesariamente reconocer el fraude en México y reconocer antes que nadie a Salinas de Gortari en medio de la movilización popular que lo resistía o apoyar como “antiimperialista “al dictador argentino Videla? ¿La necesidad de recurrir al turismo debe por fuerza llevar a construir lujosos campos de golf o marinas exclusivas? ¿No habría que preguntarse sobre los efectos políticos y morales de esa línea en escala internacional y en la misma Cuba? (“Notas a la “Epopeya Cubana” de Claudio Katz” (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=193372).

Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

15/03/2015 at 18:34

Cuba: crisis, globalización y giro al mercado (9)

with 3 comments

La parte 8 de la nota, aquí

Necesidades sociales

En 1959, a poco del triunfo revolucionario, Fidel Castro aseguraba que “…convertiremos a Cuba en el país más próspero de América, hemos dicho que el pueblo de Cuba alcanzará el nivel de vida más alto que ningún otro país del mundo” (discurso del 13/03/1959). Y pocos días antes, el 16 de febrero, había afirmado que “en el curso de breves años” el estándar de vida del cubano sería superior al de EEUU y la URSS. Lo cual exigía superar el nivel más alto de las fuerzas productivas alcanzado por el capitalismo; lo que se acompañaría de la eliminación de las desigualdades sociales. La convocatoria al esfuerzo de la población para construir el socialismo tenía esa meta última. La idea era que la combinación de economía estatizada y plan, por un lado, y movilización consciente de las masas, por el otro, superaría todos los obstáculos. En este respecto, el pronóstico cubano tenía rasgos comunes con los que hacían soviéticos y maoístas en los 1950 y 1960, cuando también aseguraban que en el término de algunas décadas la URSS y China superarían a los países más avanzados del planeta.

En una próxima nota analizaré con algún detalle los elementos de voluntarismo y subjetivismo que subyacían en estos programas, y que brindaron una justificación teórica para el lanzamiento de grandes “saltos históricos”. Entre ellos, la colectivización forzosa en la URSS, a partir de 1929; el Gran Salto Adelante, en China, entre 1957 y 1961; y la colectivización rápida en Cuba, así como la campaña por la zafra de los 10 millones de toneladas de azúcar, en 1970. Por ahora diremos que la presente realidad social de Cuba está lejos de lo que preveía la dirección castrista en 1959, sin que haya, por otra parte, un balance de por qué las cosas no fueron como se dijo que serían. Esto tal vez explique lo que Padura –en La neblina del ayer- pone en boca de uno de sus personajes: “Hay cansancio histórico”. Es que después de décadas de increíbles sacrificios, el cubano “de a pie” afronta muchas dificultades para sobrellevar la vida cotidiana.

Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

05/03/2015 at 15:57

Cuba: crisis, globalización y giro al mercado (8)

with 2 comments

La parte 7 de la nota, aquí

Otras expresiones de extrañamiento 

La distancia entre la dirigencia y el pueblo común en Cuba se refleja, aunque de forma muy parcial, incluso en los medios oficiales, que llegan a denunciar la “vagancia” de sectores sociales. Por ejemplo, en Granma: “… la mayoría de los cubanos (…) escuchamos a diario en nuestros barrios, centros de trabajo y demás, (…) que la vagancia injustificada en Cuba es un mal que hay que atacar con firmeza y acabar de resolver… ” Y agrega que se trata de “vagos conscientes y muchos hasta confesos” (Jorge Llorente López, “Ni desempleados, ni desocupados, simplemente vagos”, Granma 28/11/14, http://www.granma.cu/cartas/2014-11-28/ni-desempleados-ni-desocupados-simplemente-vagos; véase también el intercambio de opiniones asociado a la nota). Y Raúl Castro reconoció que “uno de los más difíciles retos del trabajo político es lograr que los trabajadores se sientan dueños colectivos de las riquezas de la sociedad y actúen en consecuencia…” (Agencia Cubana de Noticias http://www.ain.cu/2006/septiembre/27asdisciplina.htm). Casi medio siglo después del triunfo de la Revolución desde la más alta dirección cubana se admitía que los trabajadores no se sentían dueños de los medios de producción ni de las riquezas de la sociedad.

Por otra parte, desde las esferas oficiales se reconoce que existe un sector importante de la juventud que dice no interesarse por la política. En una nota publicada el año pasado en Juventud Rebelde, se habla del fenómeno y se lo explica como producto de la penetración de la ideología neoliberal “en la conciencia de los más débiles” (Yoerky Sánchez Cuellar, “Maikel el (a)político”, http://www.juventudrebelde.cu/opinion/2014-03-01/maikel-el-apolitico/). En respuesta al argumento del periodista, un lector afirma que “la política es para los políticos, después de todo, se reúnen a puertas cerradas, deciden por nosotros, y después nos dicen que es para bien de nosotros mismos…” (énfasis agregado).

Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

26/02/2015 at 17:04

Taller de lectura de “El Capital” en FyL, UBA

with 7 comments

Muchas veces me han preguntado por cursos de El Capital. Reproduzco aquí una convocatoria a participar de los talleres de lectura que se realizan anualmente en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires; se han realizado talleres con la misma orientación también en Rosario. 
 
Convocatoria pública y abierta
Taller de lectura de
El capital 2015
Sábado 14 de marzo, 15.00 hs.
Aula 218, Facultad de Filosofía y Letras (UBA)

Invitamos a participar del taller que se inicia en 2015 y de todos los restantes que están en funcionamiento actualmente. Se trata de talleres auto-organizados, gratuitos, horizontales y de convocatoria permanente. No se requiere ningún conocimiento previo para participar, solamente las ganas de trabajar colectivamente uno de los libros más citados y menos leídos de la teoría social.

tallerdelecturadeelcapital@yahoo.com.ar

Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

25/02/2015 at 10:29

Publicado en General

Cuba: crisis, globalización y giro al mercado (7)

with 6 comments

La parte 6 de la nota aquí.

Acumulación y ascenso de las FAR

En un entorno de escasez de bienes y recursos, el control del Estado y de la economía estatizada brinda oportunidades para el enriquecimiento rápido. Se produce entonces una “acumulación primitiva”, un concepto con el que quiero destacar el rol de los mecanismos de violencia político- estatal (corrupción, robo, fraude) para la concentración de riqueza en algunas manos. Esta riqueza, llegado el momento, se volcará a la acumulación libre de capital. Cito de nuevo al militante del PC cubano Esteban Morales Domínguez: “Cuando observamos detenidamente la situación interna de Cuba hoy, no podemos tener duda de que la contrarrevolución, poco a poco, va tomando posiciones en ciertos niveles del Estado y del Gobierno. Sin duda, se va haciendo evidente de que hay gentes en posiciones de gobierno y estatal, que se están apalancando financieramente, para cuando la Revolución se caiga, y otros, que pueden tener casi todo preparado para producir el traspaso de los bienes estatales a manos privadas, como tuvo lugar en la antigua URSS” (véase http://estebanmoralesdominguez.blogspot.com.ar/2010/07/corrupcion-la-verdadera.html, énfasis añadidos).

Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

19/02/2015 at 15:47

Ante la marcha convocada para el 18 F

with 16 comments

En la sección Comentarios del blog me han preguntado mi opinión acerca de la marcha convocada para el 18 de febrero, por el caso Nisman. En esta nota explico las razones de por qué considero que no tiene sentido que la izquierda forme parte o convoque a esta marcha.

Convocatoria y consignas

En términos generales, podemos decir que la conveniencia de participar en una movilización está determinada por quién la convoca y por las consignas convocantes, en una coyuntura dada. Coyuntura que hay que analizar a la luz de una teoría que ponga el foco en la lucha de clases, y en la función de las instituciones estatales en el capitalismo.

Empecemos entonces señalando que esta marcha está llamada por “la comunidad judicial”, más precisamente, por los fiscales enfrentados a Gils Carbó. O sea, por gente que es parte esencial del aparato represivo del Estado y que estuvo, y sigue estando, comprometida con los servicios de inteligencia. A igual que están comprometidos con los servicios de inteligencia Gils Carbó y los fiscales K que la siguen. Todos, en este respecto, tienen una función de clase definida. En rigor, estos fiscales no han hecho prácticamente nada por frenar, a lo largo de años, los cientos y miles de atropellos contra trabajadores y el pueblo humilde; o contra la militancia y partidos de izquierda, o las organizaciones sociales “críticas y díscolas”.

Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

12/02/2015 at 13:13

Productividad, “¿payasada burguesa?”

with 40 comments

En varias partes de la nota “Cuba: crisis, globalización y giro al mercado”, subrayé que la baja productividad está en el centro de las dificultades de la economía cubana (y en general, de cualquier programa de construir el socialismo en un solo país, y atrasado). El problema ha sido reconocido por el gobierno, el Partido Comunista y la Central de Trabajadores de Cuba. En una próxima parte de la nota volveré al tema. Mi planteo es que la baja productividad no solo es producto del atraso tecnológico, sino también está afectada por la relación de la clase obrera con los medios de producción; relación que es mediada por la administración burocrática.

Pues bien, en la sección “Comentarios” de este blog, un defensor de los modelos burocráticos stalinistas sostuvo, en crítica a mi enfoque, que la cuestión de la productividad es “una payasada burguesa”, propia de los economistas defensores del capitalismo. Aunque parezca increíble, este es el nivel de argumentación de algunos “marxistas” que pululan en la izquierda nacional-estatista “ad usum

Lo cierto es que la productividad es clave para la comprensión de la crítica de Marx a la economía burguesa (¿cómo se puede entender la ley del valor trabajo si no se entiende qué es productividad?), y también juega un rol decisivo en cualquier proyecto de construcción socialista. Por caso, en La revolución traicionada, Trotsky cita a Marx cuando decía que “a la economía de tiempo se reduce en definitiva toda la economía”. Y agregaba: “El socialismo no se justificaría por la sola supresión de la explotación; es preciso que asegure a la sociedad una mayor economía del tiempo que el capitalismo”.

Leer el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

05/02/2015 at 16:39

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.677 seguidores