Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Por qué votaré al FIT

with 43 comments

Algunos amigos me escribieron pidiéndome opinión acerca de la reciente conformación del Frente de Izquierda, en el que participan el Partido Obrero, el Partido de los Trabajadores Socialistas, Izquierda Socialista y algunos otros grupos. También un militante del FIT me preguntó si estaba dispuesto a firmar una declaración que está circulando, en apoyo al frente. En esta breve nota respondo estas preguntas (al pasar, de todas formas no creo que mi opinión en esto sea importante; mis ideas son muy marginales, y rechazadas por la mayoría de la izquierda).

Empiezo diciendo que voy a votar en las primarias de agosto y en octubre por el FIT. Lo hago por dos motivos centrales, que están conectados. En primer lugar, porque estoy en contra de la medida proscriptiva del gobierno, que ha dispuesto un sistema electoral destinado a eliminar y acallar las voces minoritarias, y entre ellas, a la izquierda. Para presentarse a elecciones en octubre el FIT deberá obtener como mínimo 300.000 votos en las “primarias” de agosto, un umbral difícil de conseguir. En segundo término, porque estoy a favor de que se exprese una corriente que declara que el centro de su campaña es la defensa de reivindicaciones elementales de la clase trabajadora. Jorge Altamira, candidato a presidente del FIT, ha precisado recientemente que los ejes de la campaña del FIT son: a) el 82% móvil para los jubilados; b) acabar con los tercerizados y la precarización del trabajo; c) un salario mínimo de $5000, que es la canasta básica que han establecido varias instituciones para la familia tipo. Es importante que una corriente de izquierda levante estas reivindicaciones en la campaña de octubre, y que de ser posible las amplifique en el Parlamento. También que denuncie a la burocracia sindical y sus patotas, y luche por la democratización de los gremios, que ha sido otro eje de la actuación de las organizaciones del FIT. Agregaría la necesidad de generalizar y aumentar el seguro de desempleo, tema que debería ser contemplado como un cuarto eje reivindicativo por el FIT.

Accesoriamente, también considero progresivo que las organizaciones trotskistas se hayan unido para esta instancia. No solo para el común de la gente, sino también para muchos “enterados” de los temas de la izquierda, resultaba incomprensible que partidos con planteos y programas tan similares se presentaran separados en las elecciones. Una candidatura y plataforma únicas ayudan a clarificar las cosas.

Sin embargo, no he firmado la declaración de apoyo al programa del frente. Esto se debe a que no me siento identificado con su programa ni con su discurso público (este último en una campaña electoral posiblemente es más importante que el programa). Las razones son fáciles de entender con una lectura siquiera superficial de las notas de este blog. No me siento representado por el discurso nacional de izquierda (del tipo “Argentina lucha por su liberación nacional”, “los yanquis saquean a la patria”, etc.); tampoco soy “estatista” (la idea de que las empresas del Estado de alguna manera son “del pueblo argentino”); y dudo que compartamos un mismo proyecto de sociedad poscapitalista, por lo memos con varias organizaciones y dirigentes del FIT (dado que esto puede llamar la atención, ver Métodos… ). En un plano más inmediato, también discrepo con caracterizaciones y tácticas. Por ejemplo, con la idea de que la economía capitalista siempre está “colapsando”; que el sistema político de la clase dominante está en “descomposición”; o con la idea de que es posible poner en práctica un programa de transición al socialismo sin acabar con el estado capitalista. También en el plano “internacional” hay diferencias importantes. Por ejemplo, recientemente expliqué por qué estoy a favor del triunfo de los sublevados que enfrentan a Khadafy en Libia, en tanto las organizaciones del Frente abogan por la derrota de la sublevación (ya que ahora serían agentes neocoloniales). Son diferencias con raíces ideológicas, imposibles de superar con solo “buena voluntad”. Pero ya las he discutido en varias notas de este blog, y no es necesario volver sobre ellas aquí. Las señalo simplemente para explicar que faltaría a la verdad si dijera que comparto el discurso y programa del Frente. De todas formas, y por lo explicado en la primera parte de esta nota, votaré al FIT. En esta decisión prima el criterio de defensa de un espacio democrático para la izquierda, por sobre las otras consideraciones. Todo lo que contribuya a acallar a las voces “discordantes”, a suprimir los espacios desde los que se apoyan las luchas reivindicativas y contra la burocracia, perjudica al movimiento obrero y popular de conjunto. Y solo lleva agua al molino del autoritarismo burgués y a fortalecer los aspectos más represivos del estado capitalista. Como he explicado también en polémicas con posiciones ultraizquierdistas, a los marxistas no puede sernos indiferentes la defensa de espacios democráticos y críticos.


Descargar en formato Word:
Por qué votaré al FIT

Written by rolandoastarita

17/05/2011 a 10:46

Publicado en General

Tagged with ,

43 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Aunque no comparto las razones de tu intención de voto -yo, como no me siento identificado con el programa ni con los partidos que lo enarbolan, voy a votar anulado-, queda muy claro tu planteo y tu posición se desprende lógicamente de todo lo que venís planteando en este blog.
    Saludos!

    Me gusta

    Fernando

    17/05/2011 at 12:23

  2. Comparto el planteo y la postura política. Lástima que no se haya podido integrar al Nuevo MAS a este frente. Todavía no me quedan muy claras las razones de su ausencia. Saludos.

    Me gusta

    Armando

    17/05/2011 at 21:07

  3. Rolando, me parece que hay una serie de cuestiones que pueden ser criticados a ciertos aspectos particulares del frente, pero no al frente en su conjunto, ni mucho menos, a la “izquierda” en general como manifestas en la nota anterior que linkeas.
    En este sentido, plantear la unidad electoral táctica, tiene que ver con esas diferenciaciones que sostenes. Que en realidad, tiene que ver con ciertas corrientes de la izquierda.
    Pero como marxista, entiendo que mas que “lo que dice” hay que tener en cuenta “lo que hace” y “en relación a que”.
    Si es desde ese punto de vista, entonces entendería tu crítica al FIT en pos de ciertas transformaciones en la práctica política de las corrientes que mencionas. Cómo militante del PTS, considero que sería mas que interesante poder contar con aportes ideológicos a la izquierda, y a la construcción -desde tu lugar, como sostenes- a un partido revolucionario, que levante las banderas del marxismo leninismo revolucionario.
    Nuevamente, saludo tu apoyo al FIT, pero entiendo que con esto no alcanza, como no alcanza aún, lo que cotidianamente hacemos desde las distintas organizaciones, y desde el PTS en particular, pero si entiendo que al hacer, uno puede equivocarse y es importante poder reconocer esos errores, sacar las conclusiones pertinentes, para implementar nuevas ideas. En este sentido, apuesto a que tu apoyo para que la izquierda no pierda un lugar de discusión frente a esta ley “K” y de la opocisión burguesa, proscriptiva (no sólo en términos cuantitativos electorales) sea un puntapié para continuar el debate abierto en pos de la herramienta política que los trabajadores necesitamos.

    Saludos cordiales.

    Facundo.

    Me gusta

    FP

    17/05/2011 at 21:12

    • Estimado Facundo, respondo con mucho retraso a tu comentario porque en realidad “se me pasó”, y acabo de recibir un mail de un amigo que me pregunta qué respondo a tu objeción. Bien, aquí va mi respuesta. En primer lugar, afirmás que “hay una serie de cuestiones a ciertos aspectos particulares del frente que pueden ser criticados, pero no al frente en su conjunto”, como hago en mi nota. No entiendo por qué no puedo discrepar con la orientación “de conjunto” del FIT. Si no estoy de acuerdo con su programa, no se trata de “ciertos” aspectos “particulares”, sino de la orientación general. Para ser preciso, no estoy de acuerdo con la declaración programática del FIT (2 de junio de 2011). En segundo término, no estoy de acuerdo en la separación que hacés entre lo que se dice y lo que se hace. Para los grupos de izquierda lo que se dice es un componente fundamental del hacer. Las campañas de agitación y propaganda están articuladas en torno “al decir”. El discurso que se despliega (las consignas, el programa que se defiende) hace al contenido del hacer. Y en una campaña electora esto todavía tiene más validez. Cuando los candidatos del FIT van a los medios, su “hacer” es hablar, explicar su programa, consignas y propuestas. En tercer término, no puedo ocultar ni disimular mis discrepancias, y por lo tanto solo puedo dar mi apoyo al FIT en la forma en que lo expreso en la nota. En cuarto término, no comprendo por qué me reclamás que presente “aportes ideológicos a la izquierda y a la construcción de un partido revolucionario”. En este blog, en libros y artículos, escribí extensamente sobre asuntos ideológicos y políticos, e incluso sobre cuestiones de militancia “práctica”. El problema entonces no es que no haya “aportado”, sino que la inmensa mayoría de la izquierda no está de acuerdo con mis posiciones. Para decirlo de la manera más clara, soy una persona completamente marginal en la izquierda argentina. Esto no lo puedo remediar (a no ser que mienta sobre mis convicciones y repita algunos de los discursos imperantes en la izquierda).

      Me gusta

      rolandoastarita

      20/06/2011 at 09:26

  4. En las primarias pienso votarlos más o menos por las mismas razones que expone el profesor Astarita.
    Pero en octubre impugnare el voto, seria hipocrita pretender que me importa aunque sea un poco que estas organizaciones lleguen a ganar.

    Saludos.

    Me gusta

    Gerardo

    17/05/2011 at 21:18

  5. Es un problema del FIT si no logra los 300.000 votos que necesita, por falencias en movilizar al electorado y porque sus propuestas no seducen a la mayoría de la gente.
    Voy a votar al FPV en agosto y en octubre.
    Saludos.

    Me gusta

    esteban

    18/05/2011 at 13:36

    • el FPV, si seduce al electorado. y lo moviliza… Quizás que use fondo del anses es una anécdota. que saquen con patotas a los empleados del indec que no querian mentir descaradamente, podría ser comprensible… Que compre dirigentes (persico, d´elia, recalde, etc. son apellidos que llevan muchos nuevos funcionarios) ya no nos asusta, pero que logren que un tipo se tome el laburo -al parecer, gratuitamente- de poner en un blog izquierdista que va a votar a los mismos que en los 90 eran liberales (si, los mismos Boudou, Scioli, Rossi, de vido, anibal, kirchner, etc … y el mismo Menem!!!) porque ahora son “nacionales y populares”… eso es más increible que la cotización de las hectáreas que la municipalidad de calafate le vendió a Cristina Fernandez.
      Aprenda, mi querido Esteban, que la izquierda K justifica y legitima… no decide la politica. Pero, más importante aún… justifica y legitima con la expectativa de un cargo o una subvención. o bien, si no queda otra, para subirse a la ola y quedar espléndido ante el auditorio.
      Aun con las diferencias que encuentro con los grupos de izquierda, yo los voto. siempre los hice, no me he fijado si son pocos o muchos para tomar esa decisión… los votos porque con diferencias y todo soy parte de ellos. porque no apunto con el dedo y digo uds. los de izquierda son pocos y estan en crisis… digo “nosotros los de izquierda somos pocos y estamos en crisis”.
      Crisis politica, ideologica, animica… de todo tipo de crisis que exista la tenemos nosotros los izquierdistas. Pero por eso no se me ocurre meter la papeleta de un partido burgues purificado en las aguas de la AAA y la Juventud Sindical en los 70, con el sólo anhelo de que “me mientan un poco”.
      saludos

      Me gusta

      roberto

      18/05/2011 at 21:52

  6. profesor, si no me equivoco, en la linea 35 del texto, que pertenece al cuarto párrafo del mismo,donde dice “…la idea de que es posible poner en práctica un programa de transicion al capitalismo sin acabar con el estado capitalista.” creo que deberia ir “…transicion al SOCIALISMO sin acabar con el estado capitalista” si me equivoco, mil disculpas.saludos

    Me gusta

    ilichito

    19/05/2011 at 02:08

    • Tenés razón. A veces pasan estas cosas, leemos un texto 10 veces y no nos damos cuenta de que se nos deslizó un disparate. Gracias por avisar.

      Me gusta

      rolandoastarita

      19/05/2011 at 08:53

  7. Yo ni me di cuenta del error igual, Rolo, no te hagas drama. Ilichito tiene razón, pero lo que quisiste decir es obvio.

    Igual una pregunta: no es un problema también hacer tanto eje en una lucha electoralista en este momento? yo creo que el electoralismo de las organizaciones del FIT surgen de una caracterizacion bastante triunfalista del momento presente… Obviamente que las reivindicaciones obreras son necesarias, pero dudo que en este momento la mejor estrategia sea la via electoral. Me pregunto si no sería más productivo que todo el activismo invertido en estas elecciones fuera dirigido hacia la lucha por sindicatos independientes que hoy parece tener más posibilidades y que además apoyaría un proceso que ciertos sectores obreros hoy ven positivamente. A mi criterio el rol de la izquierda debería ser estar ahí y llevar adelante un debate que explique el por qué de esas luchas, tal como vos Rolo lo has sostenido en otras intervenciones. Me da la impresión de que la izquierda está más concentrada en pelearle un espacio discursivo y mediático al gobierno K. Un intento que es bastante inútil porque la izquierda en realidad comparte algunas de las premisas discursivas K. No digo que Cristina sea consecuente con su discurso, pero a su idea de un capitalismo humano es dificil discutirle con una ideología de la transicion al socialismo sin acabar con el estado capitalista. Desde la perspectiva del FIT también se complica disputarle al gobierno un discurso “antimperialista”. De última, el FIT tiene una postura que para resumirlo burdamente podría ser descripta como socialdemocracia radicalizada. Frente a un gobierno con un discurso socialdemocrata tibio pero que logra presentarse como efectivo y presente, la posición del FIT los posiciona como idealistas que piden una profundización de lo mismo que pretende la política K pero con cero chances de imponerse. Sin una discusión teórico-política profunda, se puede salir de ese impasse organizandose para una elección?

    Me gusta

    Pablo (de Quilmes)

    20/06/2011 at 05:08

  8. Haré un breve repaso por las tres listas que se reclaman “anticapitalistas” y “socialistas”.
    La “Declaración Política” del FIT (14 de abril de 2011) y la “Declaración Programática” (2 de junio de 2011) no van más allá de un programa nacionalista antiimperialista, por lo tanto, burgués. Ni siquiera plantean consignas transicionales pour la galerie, como acostumbran hacer cuando el PO y el PTS se presentan por separado, por ejemplo. Votar al FIT es ayudar a la ilusión democrático burguesa.
    Por otra parte, el frente “Nuevo MAS-Asambleas del Pueblo” es un frente menos antiimperialista que democrático burgués a secas, con consignas democrático radicales (“derecho al aborto libre y gratuito”, “despenalización del consumo de marihuana”) que en su declaración programática en ningún momento hablan de la clase obrera sino de la “gente” y del “pueblo”. El “Nuevo MAS” se reclama trotskysta y va aliado con un grupo que no se reclama trotskysta y es populista. De paso, recordemos que “Asambleas del Pueblo” fue a elecciones en el pasado reciente con el MIJD de Raúl Castells… ¡y el MIJD integra la alianza que lleva al peronista gobernador de San Luis Alberto Rodríguez Saá como candidato a presidente de la república!
    Por último, tenemos a “Autodeterminación y Libertad” del jefecito sin tropa y ex trotskysta Luis Zamora, un proyecto fuera del marxismo, afín a las concepciones posestructuralistas de Foucault y Deleuze y que toma como parte de su andamiaje “teórico” a Tony Negri y su concepto de “multitud”. Este sintagma congelado, pequeñoburgués y antimarxista, se presenta a elecciones en la ciudad de Buenos Aires y no en las presidenciales.

    Son tres listas que se reclaman “anticapitalistas” y “socialistas” que tienen programas no revolucionarios.

    Votar a cualquiera de esas listas es apoyar sus proyectos políticos (objetivamente, uno vota un programa y acuerda con la dirección de esas organizaciones, el “voto crítico” no deja de ser un voto que se computa a una de esas listas…)

    Por eso, votaré anulado en la farsa de las “elecciones abiertas” y en las elecciones regionales y nacionales.

    Mientras tanto, blogs como este, sirven para seguir delimitando posiciones, debatir, rearmarse teóricamente y, quizás en un futuro no muy lejano, reagruparnos los antiestatalistas, anticapitalistas y comunistas que pensemos de manera similar en un proyecto político que deje la charca del ciberespacio.

    Saludos comunistas,
    Fernando.

    Me gusta

    Fernando

    27/06/2011 at 13:30

  9. Disculpe usted, pero desde el punto de vista metodológico incurre en una gran contradicción, casi inexplicable. Hemos leído con atención sus artículos acerca del proceso abierto en el mundo árabe y coincidimos en rasgos generales acerca del sentido revolucionario del proceso y de su importancia en la transformación de la realidad y en la lucha de los oprimidos del mundo. También coincidimos sobre el carácter de los revolucionarios en Libia, pero no podemos entender que a pesar de constatar que:

    “También en el plano “internacional” hay diferencias importantes. Por ejemplo, recientemente expliqué por qué estoy a favor del triunfo de los sublevados que enfrentan a Khadafy en Libia, en tanto las organizaciones del Frente abogan por la derrota de la sublevación (ya que ahora serían agentes neocoloniales). Son diferencias con raíces ideológicas, imposibles de superar con solo “buena voluntad”.”

    usted comience diciendo que votará al FIT. ¿Usted cree que se puede separar esta postura con las elecciones nacionales? ¿considera que podemos ubicar una táctica menor como son las elecciones en una situación neutra frente a una cuestión que por lo menos es estratégica por no decir de principios? le pediríamos que reconsidere su postura de votar al FIT mas allá de las consideraciones previas de corte exclusivamente democrática, porque allí también se equivoca, EJ: si es por una cuestión de oponerse a las restricciones del gobierno, usted, y todo democrático debería defender a Biondini que también sufre esas restricciones, pero estamos completamente seguros que usted no ha tenido ni por un momento el impulso de votar a dicho personaje. Le pedimos que abandone el sentimentalismo de izquierda por un método un tanto más principista y no vote a ninguna agrupación que si, como bien sostiene usted, estaría en medio oriente en este momento la emprendería a los tiros contra usted y todos los que defendemos a las masas árabes.
    saludos
    Roberto Jordán.

    Me gusta

    Roberto Jordán

    09/07/2011 at 13:00

    • La decisión de votar al FIT me ha generado dudas, pero no por sus argumentos, sino por el hecho de que el candidato a presidente del FIT, Jorge Altamira, ha declarado que repudia todo apoyo que no parta de coincidir con el programa del FIT. La dirección del FIT de conjunto no aclaró el asunto; de todas maneras si el FIT pide que no lo votemos, retiraría este llamado. En cuanto a su objeción, no la considero válida. Desde el punto de vista del programa, la política y los métodos, ya expliqué por qué no coincido con el FIT. Aclarado esto, sin embargo, considero que una representación parlamentaria del FIT puede ayudar a dar voz a las luchas obreras y populares, y que desde el punto de vista democrático, es importante que esas voces no desaparezcan. En este respecto le puedo presentar un ejemplo que tal vez le sea útil, dado que -según vi en el sitio al que referenció sus posicioes- usted se declara partidario de la posición de Trotsky. En 1936 Trotsky hizo una extensa y fundada crítica al programa y la estrategia del Frente Popular, que estaba conformado por políticos burgueses, la socialdemocracia y los stalinistas. De todas formas, en vísperas de las elecciones de ese año en España había un extendido movimiento entre los trabajadores para votar al FP. Una razón fundamental era que el FP prometía la liberación de los militantes que estaban presos desde el intento fallido de insurrección de 1934. Los trotskistas no se opusieron a ese voto y el triunfo del FP permitió la salida de los presos. Esto es, aclarado el tema del programa y la estrategia, el voto se convertía en un problema táctico, atravesado por una cuestión democrática. Con esto tampoco estoy diciendo que el programa del FIT sea igual al del Frente Popular español de 1936, simplemente estoy mostrando un ejemplo de cómo se pueden combinar la crítica a un programa y estrategia con una decisión de voto. Observe también que al mismo tiempo los stalinistas estaban matando a los revolucionarios en la URSS y en muchas partes de Europa, y que trataban de asesinar al propio Trotsky. Esto no impidió que Trotsky planteara, en España, la necesidad de militar en unidad de acción con el FP cuando se produjo la insurrección de los fascistas.

      Me gusta

      rolandoastarita

      10/07/2011 at 10:16

  10. Hola Rolo. Estoy suiguiendo atentamente el debate generado en torno al FIT. Aqui en Trelew activa el PTS y el MIR, Tambien el MST.
    Las posiciones que se escuchan son mayoritariamente un apoyo critico al FIT, similar a tus planteos. Desconcierta mucho la actitud de Altamira, y el silencio del resto del FIT.
    Actualmente Altamira cambio su posicion, demostrando sino oportunismo, muy poco respeto por los compañeros que,aunque con diferencias, nos ilusionamos en un avance humano de la militancia Marxista.
    Discutir el CONTENIDO HUMANO que expresan las actitudes individuales, surge cada vez mas necesario.
    Convencido, mas con pocas ganas, me sumo al llamado por los 400.000 votos.
    Hasta luego.

    Me gusta

    Nahuel

    05/08/2011 at 18:51

    • Sí, no se entiende esto. Primero Altamira escribe que los que llamamos a votar al FIT, aunque no estamos de acuerdo con su programa, somos oportunistas. Es casi un insulto, y también algo ridículo, porque un oportunista busca beneficios subalternos (¿votando al FIT?). Pedí que se aclarara si se solicitaba que retiráramos el apoyo, pero no hubo respuesta de la dirección del FIT (sí de militantes de partidos que integran el FIT y no estaban de acuerdo con lo que dijo Altamira). Pasan los días y me encuentro con que Altamira pide el voto para defender un espacio de izquierda. Ahora no pone como condición estar de acuerdo con el programa del FIT. Pero tampoco aclara si sigue pensando que somos oportunistas. En estas condiciones se invita a una reunión abierta del FIT para discutir cómo enfrentar a la proscripción. Preferí no concurrir a esa reunión. No deseaba reunirme con gente que en el fondo piensa que estoy ahí por oportunismo político. En la izquierda se necesita otra forma de trato y relación. No se puede insultar un día, y al tiempo actuar como si aquí no pasara nada.

      Me gusta

      rolandoastarita

      05/08/2011 at 19:37

    • Aquí hay algo que revisar…
      En santa fe se votaron cargos provinciales y municipales el pasado 24/07/2011. A nivel provincial la izquierda del FIT apareció “unida” bajo el sello del P.O., pero a nivel municipal en Rosario (desde allí escribo) me encontré que por un lado tenia un sello del P.O. y por el otro el del P.T.S.
      Me escribo con un cro. de una organización de izquierda (distinta a las dos mencionadas y de menor peso) porque este me hace llegar una declaración de adhesión a actividades del frente en la ciudad… y lo consulto porque observo que el P.O. no estampa su firma. Este cro. me comenta que el P.O. asistió a una reunión abierta a militantes y activistas varios, en donde ninguneó a todo el mundo, y luego ni siquiera asistió a las siguientes, en donde se intentaban hacer actividades en común.
      Ojalá esto desentonara con lo hecho en las últimas (2, 3, 4, n????) décadas
      Adonde miremos: elecciones, análisis, inserción en la clase obrera, agrupamientos, unidad de acción, etc., los izquierdistas no juntamos porotos ni para lograr el objetivo de tocar fondo.
      Todos los intentos de recomposición, más o menos serios, tocaron su techo con la revista Reunión y la intersindical clasista cuyo nombre se me acaba de escapar de la memoria. Toda reorganización cae herida de muerte, más o menos por los mismos motivos (podríamos agregar en los últimos tiempos, la ola k).
      Estaría bueno votar al FIT y luego encarar, una vez más (y todas las que hagan falta) un debate sobre la reconstrucción de la izquierda y el marxismo como corriente de análisis y de intervención política.
      Tengo una gran confusión al respecto, de ahí el planteo…
      y la única certeza es que los que votamos al FIT, por fuera del PTS y el PO, debemos recurrir a un gran esfuerzo para hacerlo “a pesar de …” S
      iendo tan trágica la situación debiera ser más sencillo
      saludos

      Me gusta

      roberto

      06/08/2011 at 19:46

  11. Compañero Rolando. Hace un mes, en unos comentarios enviados a la nota ‘Indignados, izquierda y acción política’ me tomé el atrevimiento de ponerlo en guardia respecto de las posiciones del Partido Obrero en lo que respecta al apoyo democrático o cualquier forma de solidaridad electoral que no partiera de la coincidencia con el programa del frente. También le señalé que los demás integrantes del frente miraron para otro lado y al mismo tiempo que organizaciones como el MAS, que hoy apoyan sus máximas candidaturas, agudizaron la crítica cuando quedaron afuera. En retrospectiva, hoy puedo afirmar que el diagnóstico de oportunismo electoralista de estos grupos está enteramente confirmado. El FIT, asustado por los magros resultados electorales previos, por acción u omisión hoy llama a ‘cortar boleta’ y el MAS, que se llena la boca del decir que ‘Si votás a Cristina, votás a la burocracia sindical’ hoy apoya un candidato a presidente que llama a votarla y uno a vice que se hace el sota. No se puede caer en el juego fácil de demonizar a Altamira. Son cómplices, por que lo único que les interesa es no quedar afuera de la maquinaria electoral, con todo lo que ello implica. En aquel momento, le expuse mis posiciones de principio respecto de la cuestión electoral. No le exijo que las comparta. Solo le pido que reflexione acerca del llamado a votar a la que se perfila como una colectora ‘revolucionaria’. La cuestión no pasa por lo que los dirigentes de estos grupos puedan pensar de nosotros, puesto que, si llamamos a votarlos seremos oportunistas, si no, sectarios o algo peor. En lo personal, me tiene sin cuidado. Lo que está en juego es la educación del movimiento obrero. Aquí el asunto que se dirime no es la libertad de los presos políticos, ni el frente único contra el fascismo, sino, poner el la balanza, de un lado, algún cargo legislativo- así fuese al servicio de las luchas- y del otro, el precio político a pagar por ello, consistente en la afirmación (y ausencia de negación) del llamado a votar a patrones y obreros.
    No está en mi espíritu ofenderlo a usted, ni a ningún compañero que ha manifestado su decisión de votar al FIT así sea de mala gana. Sin que ello signifique denostar a ningún honesto compañero que, pese a todo, decida proporcionar a la izquierda la solidaridad de su voto, hoy más que nunca, estoy convencido de la necesidad de repudiar la farsa electoral e impulsar un voto programático.
    Le agradezco su atención y la de los lectores de su blog.

    Me gusta

    AP

    07/08/2011 at 21:46

  12. http://www.lanacion.com.ar/1396056-altamira
    El FIT esta haciendo los más grandes esfuerzos para que ni los militantes de toda la vida los voten!!!!

    Me gusta

    Gerardo

    09/08/2011 at 09:11

    • Gerardo; Jorge Rial apoya … al frente … Altamira se compromete a defender la ironia si es gobierno … que nos falta… Ricardo Fort en el acto de cierre de campaña?
      Gracias por el aporte… voy tachando los días como un preso … espero que esto pase pronto

      Me gusta

      roberto

      09/08/2011 at 20:23

    • Gracias por el dato, no lo conocía. Ahora se han pasado al otro extremo, cualquier recurso es bueno, incluso dar vuelo a una burla. Hasta hace poco éramos oportunistas los que llamamos a votar al FIT, desde una posición crítica, presentando argumentos. Ahora no es oportunista apoyar un eslogan (“un milagro para Altamira”) que sirve para tomar el asunto a la joda. Da la impresión de que algunos han perdido cualquier criterio. Debería haber algo de coherencia en lo que se dice y hace.

      Me gusta

      rolandoastarita

      10/08/2011 at 09:34

    • Totalmente de acuerdo.

      Lo que a mi me preocupa es; yo por lo menos doy, o daba sinceramente ya no tengo nada claro, un apoyo critico sobre todo porque creo en la importancia de que se rompa la homogeneidad de los discursos que se presentan en el congreso y por la visibilidad que puede generar para un discurso que minimamente desentone con el hegemonico de la burguesia. Pero cada vez tengo menos claro si estos figurones pueden desarrollar un discurso que a las clases oprimidas les ayude de alguna forma.

      Me gusta

      Gerardo

      10/08/2011 at 12:07

    • Gerardo

      10/08/2011 at 12:00

  13. Da pena ver como Altamira le hace el juego al grupo Clarin y habla de nimiedades personales en algunas entrevistas (Pe. que no es bueno jugando Golf, etc.). Creo que se esta transformando en un Carrillo local.

    Me gusta

    claudio

    12/08/2011 at 18:10

  14. Compañero Rolo. Salvo por su breve comentario en la última nota publicada y por algunas observaciones al pié sobre las polémicas desatadas en torno al ‘brindis’, no se si usted a trabajado algún balance más exhaustivo del resultado de las PASO y de las perspectivas que se abren, al Frente de Izquierda en particular. No se si esto merece una nota completa, pero, dada la euforia que suelen despertar este tipo de resultados y polémicas, me interesaría conocer su parecer, en particular sobre el reciente discurso de Altamira en que sostiene que todos aquellos que critican al frente o lo atacan trabajan activamente en contra de los intereses de la clase obrera, afirmación, que me ofende y repugna. También incluye, entre otras cosas que podrían detallarse, la idea de que, en el fondo, los que votaron al frente es por que coinciden con su programa (Una especie de voto crítico ‘hipócrita’). En este respecto, más allá que no coincida con este balance surrealista, yo pienso que el voto solidario (por motivos democráticos u otros) desempeñó un papel crucial en esta votación ‘de cotillón’ y no implica resultados análogos en Octubre y aún si esta prognosis ‘derrotista’ pudiera ser desmentida por los hechos, no cambia el fondo de la cuestión. Respecto de la polémica desatada (que no es la única) acerca del ‘brindis’, usted parece compartir argumentos de ambos contendientes. Hubo ‘error político’ y también apresuramiento en el tratamiento público de la cuestión. Coincido con que el brindis fue un grave error político, pero, en primer lugar, me parece que deberíamos investigar más profundo sobre las raíces del ‘error político’. A menos que creamos que este deriva de algún proceso psicológico del individuo (cierta megalomanía, sueños fatuos acerca las reales intenciones del enemigo, fácil influenciabilidad, alzhaimer incipiente ) lo más coherente es pensar, más luego de la ausencia de autocrítica y defensa acerrima por el partido, en toda una concepción política acerca de la intervención electoral. Por otra parte, no debemos olvidar que un principio sectario por excelencia es la infalibilidad del líder y esto no puede ser cuestionado sin que implique que el edificio burocrático se resquebraje. Lenin decía que hombre inteligente, no es el que no se equivoca, sino, el que no comente errores graves y determina inmediatamente las acciones para corregirlos. Lo importante era ir a las raíces políticas y sobre todo teóricas del error. Los compañeros del PTS parecen apuntar en ese sentido cuando en un artículo reciente acerca de las perspectivas del frente sostienen que ‘de ahora en más’ sufrirá ingentes presiones del enemigo para que se integre como ‘pata izquierda del sistema’. De todos modos, me parece que la discusión está sembrada de hipocresías. El PO no sabía que Gelblung estaba querellado. O sea, un connotado colaborador ideológico de la dictadura que recientemente llamó sabandija a un compañero de izquierda procesado por manifestar contra el terrorismo de estado israelí, es merecedor de auspicios comunes en razón de su situación judicial? Por su lado, la inocente excusa del PTS es comparable. ¿Su posición acerca de los brindis con el enemigo de clase es condicional a que se alcance el piso de los 400.000 votos? En el colmo de esta cosa de locos (por llamarlo de una manera benévola) PO le echa en cara en una carta pública, pertenecer a una corriente que alababa a la mujer de Videla y se negaba a luchar por los desaparecidos. ¿Que es esto? ¿Un pleito de meretrices por la estima de su honra? Menos mal que tengo a mano la palangana.
    Compañero Rolo ¿Como hago para siquiera remotamente imaginar votar esto?
    He tratado de sopesar fríamente todos los argumentos, sobre todo, la presencia de estas organizaciones como impulsoras de la lucha y el potencial servicio que los cargos legislativos podrían desempeñar, pero no logran inclinar la balanza. Tal vez yo sea un sectario incorregible. A propósito, que piensa del reciente artículo de M. Ramal llamando a pasar el ‘Programa de Transición’ por el Parlamento, contando con un futuro bloque. ¿Votarán la toma del poder?
    Discúlpeme la ironía. Es que no se aguanta y más con este frío.
    Gracias por la atención y la de los lectores de su blog.

    Me gusta

    AP

    26/08/2011 at 15:36

    • Acerca del resultado electoral de la izquierda, considero que lo fundamental es que sigue siendo muy minoritaria; trato la cuestión en la nota sobre ideología. No tengo elementos para opinar cuánto del voto al FIT corresponde a “voto solidario” y cuánto a gente que está de acuerdo con su programa y política. No conocía la afirmación de Altamira sobre que aquellos que criticamos el programa y política del FIT activamos contra los intereses de la clase obrera, pero no me sorprende. Hace tiempo que critico estos métodos (puede verse la nota que está en el blog, al respecto). Sobre el brindis, di mi opinión ante una consulta, en estos “comentarios”. De todas formas mi crítica al FIT es anterior y bastante más amplia. La crítica a su programa y política de agitación por consignas transicionales la hice años atrás (“Crítica al Programa de Transición”) y no tengo por qué repetirla. He criticado las posiciones nacionalistas de izquierda, que levantan la liberación nacional para Argentina (en mi último libro; la polémica sobre Libia, etc.). También he criticado la posición pro-estatista (defensa del capitalismo de Estado) en notas que pueden consultarse en el blog. Soy de la opinión de que estas posiciones encierran fuertes elementos hacia la conciliación de clases. En este marco, lo del brindis me parece un episodio, de importancia relativa. Por supuesto, cuando decidí el voto al FIT, tenía presente todas estas diferencias. Por este motivo dije que votaba aunque no acordaba con el programa, la estrategia, la política ni los métodos del FIT. No tengo mucho más que decir al respecto.

      Me gusta

      rolandoastarita

      27/08/2011 at 09:26

  15. Compañero Rolando. A lo largo de este blog, varias veces hemos intercambiado opiniones sobre la importancia de la formación del FIT y la posibilidad o pertinencia de votarlo, así sea de modo crítico. Yo ya he puesto, negro sobre blanco, mi postura y no es necesario repetirla. También he advertido que, en mi opinión, solo se trataba de un ‘frente de supervivencia’ destinado a mantenerse freezado en los intervalos que separan las campañas electorales. Hoy los acontecimientos parecen darme la razón. Importantes referentes de las organizaciones integrantes, luego de mucho hablar sobre la continuidad en la lucha y hasta de la perspectiva necesaria de avanzar, nada menos, que hacia la unidad de los partidos, reconocen que el FIT está en punto muerto. La reciente ‘Asamblea de intelectuales del FIT’ se tornó en campo de batalla de las disputas de aparato subyacentes y terminó de modo bastante escandaloso. En este aspecto, es interesante consultar el relato vivo que ofreció E. Sartelli desde las páginas de su revista. Hay una escalada de cartas numeradas entre PTS y PO , con Izquierda Socialista mirando para el costado. El debate sobre la ‘unidad’, cada vez se va difuminando en el horizonte, estrangulado entre la charca dilatoria y la rosca lisa y llana. En su momento, usted hizo referencia a una explicación del eterno fraccionamiento del trotskismo, pero nunca me quedó clara. Yo, en cambio aludí directamente a una concepción de organización mesiánica y substituista, con eje en la construcción del aparato destinado a la apropiación del poder. Sartelli, en cambio, habla de la mezquindad de las direcciones ante los desafíos revolucionarios que se preparan. Dado que tanto usted como yo (creo) pensamos que los dirigentes son solo un exponente de una teoría-programa, me gustaría, si es que le parece prudente manifestarse, conocer su opinión sobre el por que de tan pertinaz divisionismo. En caso que no le parezca conveniente inmiscuirse en estos asuntos (Cosa que no creo, dado que desde el propio FIT se llamó a que intervengan independientes en futuras discusiones) no hay problema, simplemente ignore mi inquietud.
    Gracias por su atención.

    Me gusta

    AP

    26/03/2012 at 00:14

    • Lo que planteé en un escrito de hace ya varios años (lo publiqué en Debate Marxista) es que una razón que puede ayudar a explicar las incesantes divisiones en las organizaciones trotskistas tiene que ver con su orientación “agitativista”. Esto porque ponen el énfasis en determinar “la” consigna exacta que, supuestamente, debería agitarse en cada momento, y en forma totalmente homogénea. Es la idea de Trotsky de que si algunos cientos de militantes centran su actividad en la agitación unificada de 1 o 2 demandas, pueden tener el efecto de varios miles. Todo esto da lugar a que se sobrevalore en extremo el que la organización sea absolutamente homogénea en las líneas tácticas. Una vez decidida “la” consigna, toda disidencia es considerada un estorbo. Además, en caso de que haya disidencias serias, se piensa que el mal menor es hacer “experiencias separadas”, porque cada grupo o fracción está convencido de que, en la medida en que lleve adelante la agitación que ha decidido, rápidamente movilizará a los trabajadores y superará las dificultades. Por último, la organización se habitúa a considerar la agitación, con vistas a movilizar, el centro de la actividad. Los fundamentos teóricos de por qué tal o cual demanda, pasan a segundo plano, porque lo importante es encontrar las “consignas solución transicionales” que sean, en principio, pasibles de ser asumidas por el movimiento. En este clima, es muy difícil procesar diferencias teóricas. Los llamados “fundamentos” solo sirven para avalar la campaña de agitación que se ha decidido (de ahí también la costumbre de discutir en base a citas de autoridad, en especial de Trotsky). Pero entonces también es muy difícil procesar las diferencias mediante debates, o mantener la unidad a pesar de las diferencias tácticas. Muchos de estos problemas en realidad ya están presentes en uno de los primeros trabajos de Trotsky, “Nuestras tareas políticas”. No se ha dado a este texto la importancia que tiene. O, en todo caso, se le ha dado importancia por el famoso pronóstico de Trotsky, acerca de que, con un régimen de centralismo democrático “leninista”, el Comité Central absorbería al partido, y el Secretario General al Comité Central. En ese folleto Trotsky defiende un tipo de partido que centra su actividad en la agitación de consignas para moviliza. Anoto que incluso critica la práctica de los cursos de marxismo para los trabajadores, que eran tradición en la vieja socialdemocracia, con el argumento de que la teoría es para la inteligentsia, y que los trabajadores necesitan consignas “prácticas” (cualquier semejanza con argumentos actuales NO es casualidad). Este esquema de organización lo mantiene Trotsky en los años 1930, y de alguna manera subyace a la táctica-proceso-agitación transicional que recomienda. Hay entonces una unidad entre esta concepción de hacer política y la forma organizativa. Y hay una relación entre esa forma organizativa y el permanente divisionismo. Esto puede ayudar a explicar por qué las divisiones entre grupos que siguen reivindicándose del mismo programa (PT), de la misma teoría (la teoría de la revolución permanente), de los mismos patrones organizativos, etc.

      Me gusta

      rolandoastarita

      26/03/2012 at 08:51

    • Le agradezco se haya ocupado de la inquietud. Me aclaró cual es su punto, aunque, como usted dice, es una de las razones que pueden contribuir a explicar el problema. El que acierta con la consigna apropiada ‘gana’, ergo, para ganar, es necesario evitar la contaminación y formar una organización monolítica hasta en la última coma. Pero el problema resulta ser que, en general, las formulaciones ‘consignísticas’ de los partidos trotskistas son muy similares, cuando no, indistinguibles, con lo cual, sería muy difícil que se comprometiera la ‘pureza’ de la línea, por eso, constantemente, se ven forzados a chicanearse con tal o cual ‘compromiso’ espurio del rival. Mi interpretación es un tanto más prosaica. Cuando un aparato se cristaliza, se defiende y todo lo externo es visto como una amenaza, no a la línea, sino, a la supervivencia y crecimiento del aparato. No estoy en condiciones de afirmar si esto es una malformación del ‘centralismo democrático’ en condiciones de marginalidad y retroceso ideológico de la clase obrera, o si hunde sus raíces en este. Me parece que sobrevuela una concepción elitista de la revolución, una especie de ‘neoplatonismo’ en el cual, el logos de la verdad y la virtud se encarna en un ‘instrumento desinteresado’ que en los casos que tenemos bajo análisis, se corporiza en cada partido y lleva a la autoproclamación. En mi opinión, el problema tiene que ver con la idea de que, en razón de los supuestos planteados, quien debe tomar el poder en una revolución es el partido de vanguardia y no la clase obrera autoorganizada, cuyos sectores más activos y lúcidos orientan la lucha por el poder y la ulterior transición. Va de suyo, que, para lograr el cometido, cada vanguardia en particular debe inmunizarse del resto y en lo posible doblegarlo o incluso aplastarlo, por eso, dado que cada quien es poseedor de la verdad (y por consiguiente la capacidad de formular consignas exáctas) lo que resta es solo ‘maniobra’ contra otros aspirantes al poder burocrático del aparato. Esto no es solo una teoría, son hechos que pueden rastrearse a lo largo de la historia de la Cuarta Internacional y no solo de esta, dado que otras corrientes herederas del bolchevismo, poco afectas al ‘consignismo’ y por el contrario, caras a la propaganda máxima, reproducen el mismo panorama de división y aislamiento, con frecuente aplicación de los métodos que conocemos y que muchos hemos experimentado en carne propia. Observe lo que está ocurriendo con el FIT y se dará cuenta que el problema no pasa por la exáctitud de las consignas, sino por fríos cálculos de aparato. Espero que le sirvan de algo estas disgresiones a usted y a los lectores del blog. Tal vez haya una concurrencia de factores determinantes que se alimentan mutuamente.

      Me gusta

      AP

      26/03/2012 at 22:00

  16. Hoy estaba mirando ‘Los ocho escalones’ un concurso televisivo de preguntas por diversos premios bastante truchado. La sorpresa fue cuando aparecieron Pitrola, G.Solano y otros dos compañeros compitiendo en bloque. Notable el intercambio de flores entre participantes y panel. Iimpresionante como se agrandaba Pitrola cuando le decían ‘señor diputado’ . Ahora dice que le pusieron el saco y la corbata. ¿Le pusieron? Al final ganaron 20.000 pesos. Lo bueno fue que los donaron para los obreros de Lear.A veces me pregunto por que mejor no donan un cacho de la torta que están levantando. ¿Que será lo próximo? ¿Cristian Castillo compitiendo en el Acuadance con Altamira de jurado?

    Me gusta

    AP

    01/11/2014 at 22:15

  17. Otro hito en la lucha por la unidad de la vanguardia combativa. Tres actos de la izquierda trotskista. Izquierda socialista en Platense. PTS planificando el propio para en 6 N en Argentino Juniors y PO preparándose para el 8N con el encuentro de ellos consigo mismos en el Luna. Por supuesto firmes en la brecha para el 2015 con la cooperativa electoralera¡

    Me gusta

    AP

    02/11/2014 at 11:51

  18. PD: ¡El FIT corre peligro¡ Parece ser que que el acto de Luna es auspiciante de la candidatura de Altamira a Presidente ( no se por que lo presentía) por su rol de gran timonel ‘El gran traccionador de votos’ y esto ya habría motivado el anuncio por parte de PTS de que lanzarán sus propios candidatos a presidente y gobernador. Como contrapartida, el PO ya estaría amenazando con no entregar la banca ‘rotativa’ de Pitrola en enero. Es una reedición de la escalation ocurrida en las elecciones pasadas. Predicción: PTS arruga de nuevo. No me toquen la una que me pongo loco¡

    Me gusta

    AP

    02/11/2014 at 12:42

    • Y vos que creías que lo de Altamira y sus dudas acerca del control obrero en épocas normales se trataba de una maduración política…

      Me gusta

      Hugo

      03/11/2014 at 15:04

    • Y arrugó el PTS nomás…

      Me gusta

      Santiago

      18/02/2015 at 11:54

  19. Fe de errores. ‘No me toquen la urna que me pongo loco’. Hugo. Yo nunca lo escuché ni lo leí. Tal vez es por llevarle demasiado el apunte a lo que afirma el PTS en su polémica sobre cooperativas y control obrero. Igual, queda el beneficio de la duda. No suena demasiado lógico, pero, a veces, en el afán de polemizar los dirigentes cometen ciertos lapsus.

    Me gusta

    AP

    03/11/2014 at 21:54

  20. Hoy volví a leer las tesis y resoluciones de la Tercera Internacional. Escrutando las resoluciones del Cuarto Congreso me topé con algo que tenía olvidado. La Tercera resolvía -ojo no recomendaba- que las listas electorales de los partidos comunistas estuvieran integradas en un 90% por obreros en actividad, de fábricas y talleres, proletarios agrícolas. El 10% restante debía ser aprobado y controlado por una comisión obrera específica. Que distancia respecto de la actualidad, donde las candidaturas ‘expectables’ son monopolizadas por rentados vitalicios y profesores universitarios que viven de licencia. En fín. Como ha cambiado la vida, ya nadie se pesca nada, está la penicilina¡

    Me gusta

    AP

    09/11/2014 at 13:05

  21. No se si algún compañero tuvo la ocasión de escuchar el discurso de cierre del acto del Partido Obrero a cargo del compañero Altamira. Dedicó gran parte del mismo a polemizar con el fantasma del PTS. El FIT vendría a ser una expresión de ‘Frente único Obrero’ en el que debe primar la centralización en el objetivo. Comparó a las elecciones con la toma de un puente, equiparado al poder de la burguesía. Parecía estar hablando de la toma de la Bastilla o el Palacio de Invierno. No aclaró que debía ser bajo las candidaturas de su partido, pero se traslució claramente. Que internas ni que ocho cuartos. Ratificó hasta el cansancio que, se está produciendo la confluencia entre el movimiento obrero y ‘la izquierda’ vale decir, PO lo que plantea la oportunidad histórica de acceder al gobierno. Parece ser que en Argentina hubo siete golpes de estado, toda vez que la clase obrera se acercó a la presidencia. Quedó flotando la idea que, en este caso, si hay ‘golpe’ frente al imparable ascenso electoral de la izquierda, se va a desatar la insurrección. En ‘Salta la Trotska’ vamos por la intendencia y la provincia entera. Con la Asamblea Constituyente vamos a demostrar como se pone en práctica un programa de transición y va a cundir el ejemplo. Un final para alquilar balcones: Quien conspira contra el FIT, no solo traiciona a su clase, sino, a su país, por que el país es de las masas trabajadoras que lo deben ‘reconquistar’ . La nota de color. celebró la ‘concentración’ con que se seguía le discurso. Mientras tanto, el compañero Pitrola se entretenía con su celular.

    Me gusta

    AP

    11/11/2014 at 14:27

  22. Una perlita que se me pasó: Venimos de un período de luchas ‘no diría derrotadas’ más bien ‘No triunfantes’. Verdaderamente esclarecedor. Electrizante el informe de Diego Rojas. Por empezar, ve doble. Imperdible el balance del discurso a cargo del PTS. Ahora resulta que el FIT ya no es ‘Frente único obrero’ tampoco ‘Frente electoral’ . Es un ‘bloque político’ para intervenir en las elecciones. Parece escrito por Fidel Pintos.

    Me gusta

    AP

    11/11/2014 at 21:09

  23. Último momento. Imperdibles declaraciones de Altamira a La Nación: “El Frente de Izquierda es un frente oportunista. Cada uno viene por su conveniencia. De este frente te quedas porque no te podés ir. El suicidio existe, pero a nadie le conviene.” Dicen que a confesión de parte, relevo de pruebas. Notable ejemplo de pragmatismo electoralero, ma que frente único ni que ocho cuartos, lo importante es juntar votos. Además las encuestas le dan entre un 4 y un 5% a su persona. Por eso las internas son al pedo. Para culminar, nos alecciona con un clásico de la ‘machine votes’ de yankilandia: ‘Si algo no está roto, para que arreglarlo’. Letales argumentos para los miserables, impíos, asquerosos abstencionistas que conspiran contra la izquierda y su propio país.

    Me gusta

    AP

    16/12/2014 at 14:00

  24. Rolando, ¿tu posición es la misma para las elecciones de 2015? ¿Pensás que hay que votar al FIT como única opción de la clase más allá de las profundas diferencias?

    Saludos.

    Me gusta

    Santiago

    18/02/2015 at 12:02

    • Por ahora mantengo esta posición. Por ahora el FIT es la única alternativa de izquierda, y que se referencia en el marxismo (aun con todos los problemas que le veo a esto último), que se presenta a elecciones.

      Me gusta

      rolandoastarita

      19/02/2015 at 11:42

  25. Rolo,

    Es correcto que los revolucionarios se presenten a elecciones para puestos ejecutivos?

    Me gusta

    Carver

    28/07/2015 at 12:26


Dejá tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: