Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Bonafini-Milani y una polémica de 2001

with 8 comments

BonafiniMilaniEn su edición de diciembre la publicación de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Ni un paso atrás, trae una entrevista de Hebe Bonafini con el general César Milani. La nota está titulada “La madre y el general”, y ha sido presentada como un “encuentro histórico”.

Para los lectores del blog que no viven en Argentina, informo que el gobierno de Cristina Kirchner ha promovido recientemente a Milani al cargo de Jefe del Estado Mayor del Ejército, y ahora busca su nombramiento como general en Jefe. Pero encuentra obstáculos, ya que Milani está involucrado en causas judiciales por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura. Entre ellas, por la desaparición del Alberto Agapito Ledo, soldado conscripto oriundo de La Rioja. Al momento de su desaparición, en 1976, Ledo era asistente de Milani, y se lo hizo figurar como desertor, a igual que ocurrió con otros soldados desaparecidos. Milani también está acusado por los hermanos Ramón y Alfredo Olivera de haber participado en el traslado de su padre y de otros detenidos a sede judicial y de haberles realizado apremios ilegales. Estas acusaciones están avaladas por el Centro de Estudios Legales y Sociales (cercano al gobierno). El CELS asimismo informa que Milani sería uno de los responsables de la privación ilegítima de la libertad de Oscar Plutarco Shaller, un periodista de La Rioja, que ahora vive en Cuba. El premio Nobel Pérez Esquivel también ha pedido que no se ascienda a Milani en tanto continúe involucrado en estas causas.

En la entrevista Milani se defiende de esas acusaciones, diciendo que nunca torturó ni secuestró, y que todo se trata de una operación de los “multimedios monopólicos” y de la oposición, que busca perjudicar a la Presidenta. Bonafini consiente. En ningún momento insinúa siquiera que las acusaciones a Milani están sostenidas por la Asociación Madres de Plaza de Mayo de La Rioja, por ex detenidos, el CELS y Pérez Esquivel. Bonafini y Milani también acuerdan en que el Ejército “participe activamente de un proyecto nacional” y trabaje en barrios y villas. “Hebe, con ayuda de ustedes, el Ejército está dispuesto a ir por todos los cambios”, dice Milani. Y considera la posibilidad de hacer “algo con la Universidad de las Madres. Algún seminario o algún curso”.

Es importante ubicar estas declaraciones en la senda del discurso de Milani cuando juró como Jefe del Estado Mayor, el pasado 3 de julio, y anunció su intención de poner al Ejército al servicio “de la defensa y el desarrollo nacional”. Proyecto con el que Bonafini acuerda, y es avalado por casi la totalidad de la izquierda kirchnerista. Para estos sectores, la aceptación de Milani es un “costo” que hay que digerir, en aras de avanzar en la “unidad pueblo – Ejército”. Esto es, una forma de colaboración de clases entre los explotados y una de las principales instituciones del Estado capitalista, a fin de incrementar el poder de esta última. Lo que se juega aquí es un programa burgués que pasa no sólo por la legitimación de las fuerzas armadas ante la población, sino también por colocarlas en un rol político más relevante. En este respecto, se diferencia del proyecto liberal con relación a las fuerzas armadas que expresa, por ejemplo, La Nación. Este último pide terminar con todo tipo de cuestionamiento a lo actuado por los militares en los 1970, y visualiza para el Ejército un rol menos comprometido con la política cotidiana. Lo cual no impide que históricamente el sector liberal haya sido columna vertebral de sangrientas dictaduras militares en Argentina. Por eso, podemos decir que se trata de dos proyectos igualmente reaccionarios.

 Volviendo ahora a la posición de Bonafini, estamos en la estación final de un largo proceso de renuncia de las posiciones que fueron fundacionales de Madres de Plaza de Mayo. Esto es, la entrevista no es un rayo en día sereno. Por eso, me parece apropiado publicar aquí la crítica que realicé a Hebe Bonafini con motivo de su apoyo del ataque de Al Qaeda a las Torres Gemelas, en 2001. Por supuesto, las circunstancias son distintas, y también lo es la posición de Bonafini: en 2001 todavía era impensable que saliera en defensa de un personaje como Milani. Sin embargo, en aquella crítica señalaba que la presidenta de la Asociación de las Madres ya adoptaba posiciones nacionalistas y reaccionarias, que desnudaban un proyecto de sociedad con el que personalmente no tenía nada que ver. Cuando hablo de un proyecto de sociedad me refiero a una noción de lo que debería importar en una sociedad libre de opresión y explotación. La exaltación nacionalista la mayor parte de las veces es funcional a proyectos autoritarios de sociedad, incluso brutalmente represivos. Hay una lógica de hierro entre la estrategia de “cerrar las filas del frente nacional”, y terminar defendiendo a represores, lúmpenes corruptos y burócratas de todo tipo, para atacar a la izquierda, a los activistas obreros y del pueblo, y a los críticos. La cumbre es un Milani dictando cursos universitarios en derechos humanos, y sus víctimas silenciadas. Esa dinámica, nacionalista y reaccionaria, se potencia, naturalmente, cuando se actúa con el criterio del “vale todo”. Por este camino, la defensa, o no, de derechos humanos, pasa a ser una cuestión de mero oportunismo (ver aquí). Reafirmo también lo que dije en aquel momento: nadie tiene derecho a arrogarse la representación de los desaparecidos. Menos aún, si se quiere, cuando se está lavando la cara de un acusado de participar en el genocidio de los compañeros.

Reproduzco entonces aquí aquella crítica y renuncia a la Universidad Popular Madres de la Plaza de Mayo. Esta crítica fue respondida por Bonafini con una sarta de insultos, del tipo acusarme de ser agente de los radicales (lo que motivó una respuesta de mi parte).  

Crítica al discurso de Hebe Bonafini y renuncia a la UPMPM (16 de octubre de 2001)

En lo que sigue no me voy a referir a las consecuencias políticas e ideológicas -completamente perniciosas- del atentado del 11 de septiembre con relación a la clase obrera y la lucha de los oprimidos. Al respecto, hicimos un análisis que publica Debate Marxista N°3. Aquí me voy a limitar a criticar los argumentos presentados por Bonafini en su discurso en ocasión de la clase especial y pública “Sobre la guerra imperialista” de la Universidad Popular de las Madres de Plaza de Mayo.

El razonamiento de Bonafini procede según los siguientes pasos: en primer lugar, identifica al capitalismo con Estados Unidos. Esto es, para ella el capital no es una relación social, sino un país, incluido su pueblo y todos los que viven en él. En segundo lugar, identifica la lucha contra el capital con la matanza de capitalistas, que, como ya dijimos, han sido identificados con los habitantes de Estados Unidos; de ahí que diga que el 11 de septiembre “no murieron pobres” sino “enemigos”. En tercer término, identifica a los enemigos del capitalismo con los “pueblos” que se alegran por la muerte de los estadounidenses. Sobre esto – y su ideal de “venganza”, que trato luego- Hebe Bonafini construye su apología del ataque del 11 de septiembre, explica su brindis y su alegría por lo ocurrido.

Estos razonamientos se expresan desde pretendidas posiciones socialistas y progresistas. Pero no tienen nada que ver con el socialismo. En primer lugar, porque jamás el socialismo planteó que la superación del capitalismo consiste en matar burgueses. Mucho menos que consistiera en matar al conjunto de las poblaciones que viven en los países capitalistas más poderosos. Para el socialismo, la superación del capitalismo implica la abolición de la propiedad privada del capital; en absoluto es sinónimo de la desaparición física de los capitalistas. Pero además, para la concepción socialista se trata de una lucha que realizarán las masas explotadas, que por eso mismo deberán independizarse y diferenciarse de los líderes y regímenes explotadores, sean éstos capitalistas o precapitalistas. Por lo cual el socialismo jamás podría confundir a Ben Laden con un revolucionario, ni a un régimen como el de los talibanes con el “progreso y la civilización”.

En segundo lugar, porque el socialismo jamás ha defendido la matanza indiscriminada de personas. En este respecto, somos conscientes de que la revolución socialista no será un camino de rosas. La idea de la transformación pacífica de la sociedad capitalista en socialista es una utopía, como lo demuestran trágicamente las experiencias de Chile, Indonesia y tantas otras. Cuando los pueblos quieren tomar su destino en sus manos, enfrentan invariablemente la más violenta de las represiones, y deben responder con los medios necesarios. Pero las acciones de este tipo serán adoptadas en tanto sean imprescindibles y serán limitadas a objetivos precisos. En esto rescatamos el enfoque con que Marx analizó y defendió en su momento el empleo de la violencia por parte de los Comuneros del París insurrecto de 1870-71, y el abismo que los separaba del proceder de sus verdugos. Marx destacaba que los Comuneros fusilaron rehenes sólo después de que la burguesía se negara repetidas veces a avenirse a un canje de prisioneros y sólo cuando se vieron acorralados y atacados por todos los frentes. E incluso en esa instancia las muertes fueron limitadas. Nunca la Comuna se propuso la muerte a mansalva ni la tortura de prisioneros. Por contrapartida, la muerte indiscriminada fue el proceder y la política de la burguesía, ávida de aplastar en sangre la rebelión de los trabajadores. Fue la burguesía la que sí asesinó “en masa a sangre fría”, la que demostró “desdén en la matanza para la edad y el sexo” e “indiferencia ante la matanza de personas completamente ajenas a la contienda” (los entrecomillados son de Marx). Una manera de actuar que se repitió en todas y cada una de las grandes represiones de la burguesía contra las masas explotadas. Que se manifiesta también en la indiferencia que tienen el Gobierno de Estados Unidos y todos los que lo apoyan para matar  indiscriminadamente en Afganistán, en Irak, en Sudán y en tantos otros lugares. Pero, insistimos, éstos no son los métodos de la lucha obrera y socialista que reivindica el marxismo. Porque no nos colocamos a la altura de esos carniceros sin límites es que no somos indiferentes “ante la matanza de personas completamente ajenas a la contienda”, ni nos alegramos o brindamos por lo ocurrido en las Torres y por la suerte corrida por los pasajeros de los aviones estrellados.

Bonafini también afirma que el ataque del 11/09 constituye una “venganza” por los desaparecidos y torturados, por los oprimidos y atacados por el imperialismo. “Vengar” significa causar daño a personas como respuesta a un ataque recibido; es “pagar con la misma moneda” para sacarse una espina y tomar revancha.

Pues bien, hay que decir que el objetivo del socialismo no es la “venganza”. Para aclarar este punto, sigamos hasta el fin esta lógica de la “venganza”: implica que si el enemigo tortura, nosotros torturaremos; si el enemigo secuestra, nosotros secuestraremos; si el enemigo explota, nosotros explotaremos a los antiguos explotadores cuando “la tortilla se dé vuelta”. O sea, reproduciremos toda la mierda de esta sociedad, punto por punto, en cuanto tengamos el poder para hacerlo. En conclusión, postularíamos una nueva sociedad burocrática y represiva. Esta es la matriz de todo stalinismo, éste es el camino más rápido para llegar a los campos de concentración “en nombre del socialismo”, a las torturas de los opositores “en nombre del socialismo”, a las muertes masivas perpetradas por los Khmer rojos “en nombre del socialismo”.

Nada de esto es socialismo. Una vez más, nuestra “venganza” será acabar con la explotación, con la miseria, con la humillación y el agravio de miles de millones de seres humanos, acabando con la propiedad privada de los medios de producción. Lo que, por supuesto, es muy distinto a querer matar gente y destruir edificios por “venganza”.

Pero hay más. Hebe Bonafini exalta el peor de los nacionalismos. Hace culpable a todo un pueblo, el norteamericano, porque “calló y aplaudió las guerras” y afirma que las guerras existieron “porque el pueblo norteamericano las aplaudió”. Conclusión, las guerras son culpa colectiva de un pueblo. Una vez más, el sistema capitalista es absuelto, en la particular explicación “socialista” de las guerras de Bonafini (¿y acaso pretende también que todas las guerras desde el siglo 16 en adelante fueron culpa del pueblo norteamericano?). Como también son librados de toda responsabilidad los gobiernos y regímenes burocráticos, no capitalistas (¿la guerra entre Camboya y Vietnam fue culpa del pueblo norteamericano? ¿la guerra de los soviéticos en Afganistán?). Las contradicciones sociales y económicas que llevan a los conflictos armados entre países son dejadas de lado, porque lo que importan son las culpas de los “pueblos”. Pero siguiendo con este razonamiento, debería señalarse como culpables colectivos por crímenes de guerra a los pueblos de todos los países industrializados. ¿No sería entonces progresiva una guerra bacteriológica en gran escala, que acabe de una buena vez con todos esos “culpables”?

Pero además, una característica de todo nacionalista es que limita sus argumentos “al otro”, y no mira hacia “su” pueblo. Como no nos atan los prejuicios nacionalistas, aplicaremos la argumentación de Hebe Bonafini a los argentinos. ¿Acaso no fue Argentina agresora de Paraguay, país al que devastó de la manera más brutal? ¿No fueron argentinos los que exterminaron a las poblaciones indígenas autóctonas? ¿No fueron argentinos los que protegieron a los peores genocidas de la historia, los nazis refugiados después de la guerra? ¿No fueron argentinos los que aplaudieron al gobierno que protegía a esos asesinos? ¿No son argentinos los que honran la memoria de los genocidas de los indígenas o de los paraguayos? ¿No son argentinos los que votaron por el gobierno que apoyó los ataques de Estados Unidos a Irak y su bloqueo? ¿No son argentinos los que discriminan -masivamente- a bolivianos, peruanos y a gente de raíz indígena? Conclusión, el pueblo argentino de conjunto es culpable. Por lo que es hora de brindar por nuestra propia muerte colectiva.

Ni hace falta señalar que todo esto no tiene nada que ver con las concepciones socialistas. Pero lo más lamentable es que Bonafini repite así la lógica del enemigo, que criminaliza pueblos, culturas, colectividades enteras (como se hace a diario en los grandes medios). Es la forma de razonar también de los regímenes retrógrados de Medio Oriente, de los talibanes y de Ben Laden. La coincidencia en el método (matanza indiscriminada) tiene su sustento en la coincidencia en la exaltación del odio nacionalista. El programa de este “progresismo” se reduce así al castigo de pueblos enteros, declarados “culpables” ante el inapelable tribunal de la historia en que se han erigido Ben Laden y todos los que lo apoyan, por un lado, y Bush y todos los que lo apoyan por el otro. Una vez más, ya no como socialistas, sino como simples partidarios del progreso humano, no tenemos nada que ver con esto.

Por último, Bonafini se atribuye ser la voz de los desaparecidos. “Somos la voz de nuestros hijos”, dice en su discurso, comprendiendo por “nuestros hijos” el colectivo de los compañeros desaparecidos. En este punto, hablo de manera muy personal como ex-detenido desaparecido. Hasta ahora nunca lo había hecho, pero me siento impulsado a hacerlo porque hay cosas que superan todo lo tolerable. Hablo para decir que, habiendo sido torturado por las fuerzas de la represión, jamás me planteé como objetivo la venganza personal, ni aplicar el “ojo por ojo y diente por diente” a mis torturadores. Mi “venganza” sigue siendo la lucha por una sociedad sin clases, no por reproducir lo podrido y brutal de esta sociedad en el cuerpo de otros. Pero, en segundo lugar, y por encima de lo personal, afirmo esto en nombre de amigos y compañeros de militancia que desaparecieron: ninguno de ellos expresó -por lo menos hasta el momento de su desaparición- las ideas que hoy Bonafini se cree autorizada a verter en su nombre. Más en general, y con todo el respeto que merece la trayectoria y la lucha de Hebe Bonafini, estoy convencido de que nadie tiene el derecho, por más que haya luchado por los derechos humanos y por más que haya sufrido, a hablar en nombre de tantos compañeros, que por lo demás tuvieron posiciones bastante diversas y hasta opuestas en muchos respectos. Si Bonafini asegura que no es “falsa” y que dice lo que piensa, tampoco como socialista tengo “pelos en la lengua” para decir lo que pienso. Y lo que pienso es esto: es hora de que cada cual hable por sus propias posiciones o las de la tendencia política a la que pertenece. Que nadie pretenda encumbrar sus opiniones con el supuesto manto de autoridad que da el sacrificio de los compañeros desaparecidos. Lo considero un procedimiento inaceptable que, por otra parte -y una vez más- me recuerda las peores prácticas stalinistas.

En vista de todo lo anterior, es necesario concluir que estamos ante divergencias que atañen a los principios mismos de las concepciones socialistas que defiendo. Mi colaboración y participación en la Universidad de las Madres se realizó en tanto creía que había una base común, en objetivos y pensamientos sociales, a pesar de diferencias de enfoques en muchos aspectos de política o táctica. Es claro, además, que el carácter de nuestra participación en la Universidad (que no es asimilable a la participación en cualquier otra institución de enseñanza) implica necesariamente compartir esa base. La posición de Hebe Bonafini que acabo de examinar -apoyada por las más altas autoridades de la Universidad- elimina ese terreno común sobre la que creía apoyar mi colaboración. Por esta razón, y en tanto no se rectifiquen estas posturas que acabo de criticar, he decidido dejar de dictar clases en la Universidad de Madres de Plaza de Mayo.

Descargar el documento:
[varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como]
“Bonafini – Milani y una polémica de 2001”

Written by rolandoastarita

17/12/2013 a 16:36

8 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Lo que estamos viendo es la realización de un programa que la Asociación Madres de Plaza de Mayo ya venía mostrando hace tiempo.
    Es sorprendente la respuesta de Bonafini a los sectores de Madres Línea fundadora que impugnan a Milani, desautorizandolas por haber aceptado la indemnización en su momento. Las integrantes de AMPM no habrán aceptado las indemnizaciones. Pero los fondos que recibieron en los últmos años de parte del gobierno deben superar con creces la cifra de la indemnizaciones. Además, fue a cambio de la independencia política: eso es venderse.
    Por otro lado, me pregunto si no es la propia lucha por los “Derechos Humanos” la que genera estas situaciones, ya que en definitiva no está cuestionando el carácter de clase del Estado. Simplemente es el reclamo porque el Estado respete los derechos individuales de los ciudadanos.

    Me gusta

    sebastián

    20/12/2013 at 09:57

  2. que tal me presento soy Hugo la nota esta muy buena hace recrear argumento contra la cultura moreno-estalinista no es para publicar sino para pedirle si todavía tienen las revistas Debate Marxista necesito todos los números, con el grupo que estoy siempre hablaron de tal revista pero nunca pude leerlas por que las extraviaron etc.
    si la tienen de archivo o digitalizada me la podrían enviar y decir costos desde ya gracia

    Me gusta

    Hugo

    24/12/2013 at 10:48

    • Hugo; tengo algunos links de DM, y tengo alguno escaneos, y no sé si ya estamos en contacto o no, pero junto a algunos cros. estamos tratando de organizarnos de alguna manera para impulsar un reagrupamiento con posiciones que Rolo viene defendiendo desde hace algún tiempo. mi dirección de correo es robertoparodi@hotmail.com.ar y puede escribirme para lo que guste

      Me gusta

      propuestadebloque

      24/12/2013 at 14:25

    • Hugo, próximamente estará online todo el material publicado en Debate Marxista. La página que será http://debatemarxista.com.ar/ (aún no funciona)

      Me gusta

      astadiego

      24/12/2013 at 14:31

  3. Rolando,
    Muy bueno el artículo. Sobre todo, y se que es complicado pararse en el rol de “victima”, cuando lo que reivindicas no justamente el ser victima sino un programa de liberación. Ya no es cárcel o punicion a tal o cual represor (que ciertamente se la merece) sino reivindicar el nucleo mismo por lo cual muchos compañeros fueron secuestrados, ejecutados o detenidos. Creo que desde la izquierda mucha veces se confunde la lucha contra la opresión como lucha contra los opresores, el límite entre ambos muchas veces es difuso pero no inexistente.
    Con respecto a la lucha por los derechos humanos, amén de que pueda acusarse de “reformismo” o lo que sea, no me parece mal como herramienta desde el discurso burgues, en definitiva el socialismo persupone muchas veces un mundo burgues y sus contradicciones. Pero en el caso de madres de plaza de mayo el problema es cuando se usan los derechos humanos para encubrir un proyecto político. Creo que somos varios los que hemos visto a Hebe y su organización expulsar de la lucha de los derechos humanos a muchos compañeros.
    Estas posiciones hicieron que Asociación Madres de Plaza de Mayo se conviertan en la constructura más grande del país, vacíen de muchos docentes históricos (Nestor Kohan, por ejemplo) que tenían en su universidad por apoyar un gobierno burgues e incluso negar sin más violaciones de los derechos humanos.

    Me gusta

    bla

    24/12/2013 at 11:52

  4. Rolo

    no se donde hacerle esta pregunta, ¿Todo lo que hizo el gonbierno de los Kirchner referido a los juicios contra los militares por la dictadura seguira en un futuro gobierno de Massa Scioli o Macri eso no es diferente entre gobiernos que pueden tener la misma politica economica pero diferir en algo tan importante como los juicios?

    Me gusta

    Paula

    27/10/2014 at 14:45

    • Siempre puede haber algún cambio. Por ejemplo, los Kirchner en 1983 defendieron al candidato del PJ que planteaba una anmistía para los militares. Luego, en los 1990, apoyaron a Menem (llegaron a decir que era el mejor presidente que había tenido Argentina después de Perón), y siguieron haciéndolo incluso cuando liberó a milicos condenados. Por lo tanto, siempre es posible algún cambio.

      Me gusta

      rolandoastarita

      27/10/2014 at 19:53

  5. Soy un sectario ultra si lo primero que pienso por la detenciòn de hebe es “no es una de las nuestras”?

    Me gusta

    carver

    04/08/2016 at 20:07


Dejá tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: